LAS PRO­PIAS RE­GLAS

Caras (Chile) - - MÚSICA - Por Da­vid Pon­ce Fo­tos Car­los Mü­ller

VEIN­TE AÑOS CUM­PLE LOS TRES UN­PLUG­GED, MU­CHO MÁS QUE UN ME­RO DIS­CO EXI­TO­SO: UN CAM­BIO DE TI­MÓN GE­NE­RA­CIO­NAL EN LOS GUS­TOS DE UNA AU­DIEN­CIA COM­PLE­TA.

Cuan­do al­guien in­di­ca en una di­rec­ción con el de­do, la op­ción mio­pe es que­dar­se vien­do el de­do y la otra, la des­pier­ta, es mi­rar ha­cia el rum­bo al que apun­ta ese ges­to. Es­to úl­ti­mo es lo que hi­cie­ron Los Tres ha­ce jus­to vein­te años, por par­ti­da do­ble, co­mo apren­di­ces y co­mo re­fe­ren­tes. Apren­die­ron a tra­du­cir una ten­den­cia a un len­gua­je pro­pio. Y re­fi­rie­ron ese ca­mino a otros.

El con­cier­to que el gru­po dio el 14 de sep­tiem­bre de 1995 pa­ra la se­rie Un­plug­ged del ca­nal MTV, cu­yo dis­co (Los Tres un­plug­ged, de 1996) cum­ple aho­ra vein­te años, es re­le­van­te por­que el gru­po ga­nó ahí una fron­te­ra iné­di­ta: fue­ron los pri­me­ros mú­si­cos chi­le­nos en lle­gar a ese po­dio. Y por­que ga­na­ron en sus tér­mi­nos: lo ru­bri­ca­ron con tres co­vers, y por una vez ese mo­dis­mo es in­su­fi­cien­te aquí por­que, le­jos de can­tar ver­sio­nes de al­go en in­glés, Los Tres fue­ron a Mia­mi a to­car dos cue­cas y un jazz gua­cha­ca de Ro­ber­to Pa­rra San­do­val en la ins­pi­ra­ción.

To­car can­cio­nes de otros pue­de ser apren­di­za­je, ho­me­na­je u oportunismo, pe­ro con­ta­das ve­ces es reivin­di­ca­ción co­mo aquí. Los Tres co­no­cían bien a The Smiths, ban­da in­de­pen­dien­te in­gle­sa que en los ’80 ha­bía gra­ba­do con la ex es­tre­lla pop bri­tá­ni­ca San­die Shaw. Lo ob­vio con esa es­cue­la era apren­der­se una can­ción de San­die Shaw.

Pe­ro lo des­pier­to era no re­pe­tir ese ges­to, sino apli­car­lo aquí, y en­ton­ces gra­bar con una es­tre­lla pop chi­le­na: Ce­ci­lia. Y con Buddy Ri­chard. Y lle­gar a MTV a reivin­di­car a Ro­ber­to Pa­rra.

Los Tres un­plug­ged es an­te to­do un ejem­plo de có­mo acer­tar de lleno, en el mo­men­to más ade­cua­do y el lu­gar exac­to, es de­cir a me­dia­dos de los ’90, épo­ca del au­ge del rock al­ter­na­ti­vo y del rock la­ti­noa­me­ri­cano, y en MTV, pa­ra en­ton­ces la fac­to­ría que de­ter­mi­na­ba esos gus­tos ju­ve­ni­les a to­do el con­ti­nen­te.

Acier­tos así pro­du­cen cam­bios de men­ta­li­dad. Hay un an­tes y un des­pués de ese dis­co. Hoy es fá­cil ol­vi­dar o ig­no­rar ese pre­ce­den­te, cuan­do ya se han con­so­li­da­do la cue­ca, la cum­bia, la me­mo­ria de Vio­le­ta Pa­rra o Víc­tor Ja­ra y cuan­do el mo­vi­mien­to gua­cha­ca apa­re­ce has­ta en la por­ta­da de LUN. Pe­ro en 1995 ni un gru­po de rock fa­mo­so sa­bía to­car cue­cas, las modas eran grun­ge, funk, hip-hop, brit­pop o elec­tró­ni­ca y el mo­de­lo de ex­por­ta­ción de un gru­po chi­leno era el pop cos­mo­po­li­ta con que La Ley lo­gra­ba la proeza de con­quis­tar Mé­xi­co. Son dos ejem­plos po­la­res. La Ley en sus shows del ’95 en Mé­xi­co es­ta­ba to­can­do co­vers de Bo­wie o los Sto­nes pa­ra que to­dos en­ten­die­ran. Los Tres en su vi­si­ta del ’95 a Mia­mi to­ca­ron cue­cas de Ro­ber­to Pa­rra que no en­ten­de­ría ni Pi­tá­go­ras: un nue­vo or­den que de­ter­mi­nó el cam­bio de gus­to de una au­dien­cia com­ple­ta y que ri­ge to­da­vía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.