ÉPI­CA DE UNO

Caras (Chile) - - LETRAS Y PALABRAS - Por Ro­mi­na Re­yes

BAI­LAN­DO EN LA OS­CU­RI­DAD, CUAR­TA PAR­TE DE LA SA­GA MI LU­CHA DE KARL OVE KNAUSGÅRD, RE­TRA­TA UN DO­BLE MO­MEN­TO: EL FIN DE LA ADO­LES­CEN­CIA Y EL CO­MIEN­ZO DE UNA ADUL­TEZ A LA QUE SE EN­TRA DAN­DO ZAN­CA­DI­LLAS. LA BÚS­QUE­DA DE UNA VOZ EN LA LI­TE­RA­TU­RA, LA CON­FI­GU­RA­CIÓN DEL YO, UN YO HOM­BRE, EU­RO­PEO DE CLA­SE ME­DIA, QUE CONS­TRU­YE UNA ÉPI­CA AHÍ DON­DE NO HAY NIN­GU­NA.

Las sa­gas li­te­ra­rias su­per­ven­tas pro­vo­can las mis­mas reac­cio­nes, ya sea Harry Pot­ter, Can­ción de hie­lo y fue­go o Mi lu­cha de Karl Ove Knausgård. La obra del es­cri­tor no­rue­go se pu­bli­có en su país du­ran­te el 2009 y el 2011 pro­vo­can­do gran re­vue­lo me­diá­ti­co, uno re­pro­du­ci­do en His­pa­noa­mé­ri­ca con la an­sie­dad que sus­ci­ta ca­da nue­va en­tre­ga. El re­la­to cru­do de una vi­da tra­jo de­man­das y con­flic­tos con per­so­nas que se en­con­tra­ron di­rec­ta­men­te se­ña­la­das en la obra. Es­to por­que el te­ma de Mi lu­cha no es otro que Knausgård mis­mo, quien hi­zo de su vi­da de es­cri­tor de cla­se me­dia una le­yen­da so­lo por el atre­vi­mien­to de po­ner­la en el pa­pel. En Chi­le, La muer­te del pa­dre, pri­me­ra par­te de la sa­ga, co­men­zó a cir­cu­lar el 2014. Lue­go vino Un hom­bre enamo­ra­do y La is­la de la in­fan­cia, ca­da vo­lu­men gi­ran­do en torno a una tem­po­ra­da de la vi­da del es­cri­tor, sien­do la pri­me­ra la que des­de ya anun­cia el con­flic­to que cru­za la obra: el pa­dre, que en el ca­so de los hom­bres, es la lu­cha con­si­go mis­mo, con ese otro que es tan par­te nues­tra co­mo un ex­tra­ño de quien to­do se des­co­no­ce.

Bai­lan­do en la os­cu­ri­dad, cuar­ta par­te dis­po­ni­ble, ex­plo­ra la post ado­les­cen­cia y la pre adul­tez del es­cri­tor. Knausgård, de 18 años, es­ca­pa de su ca­sa y se ins­ta­la en un pue­blo del nor­te de No­rue­ga don­de ejer­ce­rá su pri­mer tra­ba­jo co­mo pro­fe­sor. Ese mo­men­to bi­sa­gra es el mis­mo don­de el Knausgård del li­bro co­mien­za a es­cri­bir con po­co éxi­to. Cuan­do se de­ja de ser to­do, y a la vez, se afian­za la per­so­na­li­dad de quien es­tu­vo ais­la­do en su círcu­lo fa­mi­liar.

¿Cuál es la pe­cu­lia­ri­dad de Knausgård? Leer­lo pue­de re­sul­tar tan ins­pi­ra­dor co­mo abu­rri­do. Su es­ti­lo hi­per­rea­lis­ta na­rra la vi­da de la for­ma en que su­ce­de —sin ma­gia ni so­bre­sal­tos—. Qui­zá sea eso. El hé­roe que no es hé­roe de na­die, só­lo de sí mis­mo. Que vi­ve un día a día co­mo el de to­dos. Pa­san­do inad­ver­ti­do en la gran fo­to de la na­ción, y que sin em­bar­go re­cla­ma su lu­gar des­de la li­te­ra­tu­ra, con una voz que se crea a sí mis­ma. En Bai­lan­do en la os­cu­ri­dad el Knausgård ca­si hom­bre da sus pri­me­ros pa­sos en el al­cohol, el se­xo, el tra­ba­jo y la es­cri­tu­ra. La li­te­ra­tu­ra en­ton­ces se abre co­mo un ca­mino en­re­ve­sa­do, don­de la fu­tu­ra fa­ma se acom­pa­ña de los de­mo­nios del ayer y del hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.