LA EQUILIBRISTA

Caras (Chile) - - LA ILUSTRACIÓN - Por Clau­dia Paz Gon­zá­lez Ilus­tra­ción Vi­cen­te Martí

Con­ver­ti­da en el blan­co de la frus­tra­ción ciu­da­da­na que exi­ge el cum­pli­mien­to de la gra­tui­dad ofre­ci­da en la cam­pa­ña pre­si­den­cial, la ministra de Edu­ca­ción avan­za por sus ho­ras más di­fí­ci­les co­mo una ver­da­de­ra acró­ba­ta. La ex­per­ti­se acu­mu­la­da en sus más de 40 años de tra­yec­to­ria política y la ayu­da del ti­tu­lar de Ha­cien­da, Ro­dri­go Val­dés, a la ho­ra de las ex­pli­ca­cio­nes y los mea cul­pas fi­nan­cie­ros, se­rán cla­ves pa­ra avan­zar ha­cia la me­ta sin pre­ci­pi­tar­se al va­cío. El pe­so que re­cae so­bre los hom­bros de Adriana Del­piano va mu­cho más allá del fan­tas­ma re­cu­rren­te de su re­nun­cia, es el re­sul­ta­do del cho­que más fe­roz en­tre la es­pe­ran­za de las pro­me­sas y la aplas­tan­te reali­dad de los nú­me­ros. Pa­ra en­fren­tar­lo, ne­ce­si­ta­rá de la cohe­sión de las fuer­zas ofi­cia­lis­tas en el Par­la­men­to que si bien son ma­yo­ría en am­bas cá­ma­ras, no es­tán pa­ra na­da con­ten­tas con el pro­yec­to en­via­do por el Eje­cu­ti­vo. En reali­dad, ni si­quie­ra los re­for­mis­tas más en­tu­sias­tas lo es­tán y el te­ma va más allá de las pla­tas. En­tre el te­mor de los con­gre­sa­les más con­ser­va­do­res y el des­con­ten­to de la iz­quier­da que an­he­la­ba un cam­bio más ra­di­cal, son po­cos los que hoy apa­re­cen cua­dra­dos con la po­lé­mi­ca ini­cia­ti­va. Con el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til de re­gre­so en las ca­lles y de­ce­nas de to­mas en uni­ver­si­da­des y co­le­gios de to­do el país, Del­piano no tie­ne tiem­po que per­der. Obli­ga­da a res­tau­rar los puen­tes de con­fian­za con to­dos los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos, sa­be bien que del éxi­to de su ges­tión de­pen­de en gran me­di­da la eva­lua­ción que la ad­mi­nis­tra­ción Ba­che­let ten­drá en la pos­te­ri­dad. Pe­se a su fal­ta de cla­ri­dad pa­ra ex­pli­car por qué el 60% de los es­tu­dian­tes po­drá ac­ce­der a la gra­tui­tad re­cién el 2018, en­tre otros al­can­ces de la nue­va nor­ma­ti­va, su ver­da­de­ra ame­na­za ra­di­ca en la opi­nión pú­bli­ca in­for­ma­da que ya no se con­for­ma con las res­pues­tas ofi­cia­les. En las mar­chas hay ca­da vez más le­tre­ros que apun­tan a la ley re­ser­va­da del co­bre que anual­men­te les da a las Fuer­zas Ar­ma­das mi­les de mi­llo­nes, in­de­pen­dien­te de la co­ti­za­ción del me­tal. “¿Qué pre­fie­re tan­ques y ar­ma­men­tos o edu­ca­ción de ca­li­dad pa­ra to­dos?”, de­cía uno. Ha­ce diez años cuan­do la re­vo­lu­ción pin­güi­na re­cién des­per­ta­ba, na­die se ha­bría atre­vi­do a hi­lar tan fino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.