PRE­CIO­SAS

Caras (Chile) - - CULTURA -

Ha­ce unos años Ca­nal 13 pro­bó con Pe­le­les, una tra­ma so­bre la so­li­da­ri­dad mas­cu­li­na con re­sul­ta­dos mo­des­tos de au­dien­cia, pe­ro gran aco­gi­da en­tre los se­gui­do­res del gé­ne­ro. Pe­le­les era una apues­ta co­ral que mos­tra­ba la for­ma en que un gru­po de hom­bres le ha­cía fren­te al sis­te­ma. Pre­cio­sas pa­re­ce con­ti­nuar en esa di­rec­ción, con las inevi­ta­bles re­fe­ren­cias a Thel­ma y Loui­se —la pro­mo­ción las mos­tra­ba hu­yen­do en au­to­mó­vil— y na­tu­ral­men­te a Oran­ge is the new black.

Pre­cio­sas arran­ca con la his­to­ria de Lo­re­na —¡por fin un pro­ta­gó­ni­co pa­ra Lo­re­to Ara­ve­na!—, la se­cre­ta­ria huér­fa­na que man­tie­ne a su her­ma­na me­nor, des­ta­cán­do­se en su nue­vo tra­ba­jo. To­do iba bien has­ta que se in­vo­lu­cra con el ma­ri­do de su je­fa. La ten­sión es­ca­la rá­pi­da­men­te, en una sín­te­sis apu­ra­da de los he­chos que ter­mi­na con una fies­ta en la que un hom­bre es ase­si­na­do. Un par de dé­bi­les evi­den­cias en un jui­cio im­pro­ba­ble aca­ban con Lo­re­na en la cár­cel. El dra­ma­tis­mo po­ten­cial de la in­jus­ti­cia que­da di­lui­do en cier­ta po­bre­za de re­cur­sos ar­gu­men­ta­les pa­ra que la pro­ta­go­nis­ta sea de­cla­ra­da cul­pa­ble: ¿Men­sa­jes de tex­to? ¿De­pó­si­tos ban­ca­rios? Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con la re­la­ción en­tre Is­mael —el ma­ri­do in­fiel— y Lo­re­na. La frial­dad con que comienza el su­pues­to ro­man­ce no al­can­za a pro­vo­car la im­pre­sión de aban­dono y trai­ción que se su­gie­re cuan­do la he­roí­na es en­car­ce­la­da. Des­pués de eso Is­mael que­da des­di­bu­ja­do y sus con­flic­tos in­ter­nos só­lo se re­suel­ven con al­gún llan­to es­po­rá­di­co en so­li­ta­rio.

Lo­re­na en­cuen­tra ami­gas en la cár­cel, con ellas se fu­ga. El gru­po comienza a ser mer­ma­do en la me­di­da que al­gu­na cae o se en­tre­ga a la po­li­cía. Las que que­dan se re­fu­gian en un bar, asu­mien­do iden­ti­da­des fal­sas, con dis­fra­ces re­ga­la­dos por la ami­ga trans­gé­ne­ro de una de ellas —encarnada por la drag queen Mau­reen Ju­nott— y tra­ba­jan­do co­mo me­se­ras y bar­ten­ders. Sin em­bar­go, el gru­po de mu­je­res só­lo se mues­tra reuni­da pa­ra dis­cu­tir ca­da vez que la ame­na­za de ser des­cu­bier­tas sur­ge; un pie for­za­do que res­trin­ge las po­si­bi­li­da­des de ca­da uno de los per­so­na­jes. Siem­pre pa­re­ce ha­ber his­to­rias que se des­apro­ve­chan —la re­la­ción del per­so­na­je de Ta­ma­ra Acos­ta con su no­via y su hi­jo— fren­te a una so­bre­abun­dan­cia de re­la­cio­nes cru­za­das, co­mo la po­li­cía enamo­ra­da del fis­cal, cu­yo pa­dre a su vez, flir­tea con la ex con­vic­ta. Al­guien se en­go­lo­si­nó con una te­la­ra­ña de­ma­sia­do den­sa que ter­mi­na as­fi­xian­do las po­si­bi­li­da­des de las his­to­rias se­cun­da­rias.

La nue­va teleserie de Ca­nal 13 es un pa­so ade­lan­te en los as­pec­tos téc­ni­cos: la ca­li­dad de la ima­gen y la ilu­mi­na­ción la acer­can a las pro­duc­cio­nes de Glo­bo, pe­ro el desa­rro­llo de la tra­ma se tro­pie­za con una idea am­bi­cio­sa, sobrepoblada de per­so­na­jes y no del to­do re­suel­ta. La de Lo­re­na de­bió ser la his­to­ria de una mu­jer fuer­te in­jus­ta­men­te acu­sa­da, que en­cuen­tra en sus ami­gas —to­das víc­ti­mas de una vi­da du­ra y vio­len­ta— a sus me­jo­res alia­das pa­ra co­brar ven­gan­za. Lo que te­ne­mos, en cam­bio, es una teleserie con un gran elen­co des­apro­ve­cha­do.

LA TELESERIE DE CA­NAL 13 ES UN PA­SO ADE­LAN­TE EN LO TÉC­NI­CO, PE­RO EL DESA­RRO­LLO DE LA TRA­MA SE TRO­PIE­ZA CON UNA IDEA AM­BI­CIO­SA, SOBREPOBLADA DE PER­SO­NA­JES Y NO DEL TO­DO RE­SUEL­TA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.