E

Caras (Chile) - - ENTREVISTA -

“Te apues­to a que la grin­ga vie­ne ves­ti­da de ro­jo”, di­ce el al­cal­de de Lo Bar­ne­chea Fe­li­pe Gue­va­ra (49, ca­sa­do, cin­co hi­jos) a la es­pe­ra de Evelyn Matthei (62, ca­sa­da, tres hi­jos). A los po­cos mi­nu­tos lle­ga la ex se­na­do­ra con sué­ter ro­jo fu­rio­so y pan­ta­lón ne­gro. “Vis­te que la co­noz­co bien”, afir­ma el edil dan­do cuen­ta de una lar­ga amis­tad que co­men­zó a fi­nes de los 80. En­ton­ces él era pre­si­den­te de las ju­ven­tu­des de RN y ella ar­ma­ba su cam­pa­ña pa­ra dipu­tada por esa co­lec­ti­vi­dad. Aun­que en el tra­yec­to se dis­tan­cia­ron —Matthei par­tió a la UDI, fue mi­nis­tra del Tra­ba­jo de Sebastián Pi­ñe­ra y pre­si­den­cia­ble, mien­tras que él si­guió el ca­mino mu­ni­ci­pal co­mo di­rec­tor de Desa­rro­llo Co­mu­ni­ta­rio en la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Vi­ta­cu­ra y el 2008 fue ele­gi­do co­mo al­cal­de de Lo Bar­ne­chea—, hoy la po­lí­ti­ca vuel­ve a jun­tar­los. El li­cen­cia­do en his­to­ria y mas­ter en cien­cias po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Hei­del­berg (Ale­ma­nia) va a la re­elec­ción —el pró­xi­mo 23 de oc­tu­bre— pa­ra un ter­cer pe­río­do, a la vez que Matthei es la car­ta con la que Chi­le Va­mos es­pe­ra re­cu­pe­rar Pro­vi­den­cia. Una ta­rea na­da fá­cil, por lo que Gue­va­ra le re­co­mien­da las me­di­das que le han fun­cio­na­do en Lo Bar­ne­chea; mu­ni­ci­pio que re­gis­tra la ma­yor ba­ja en de­li­tos de al­ta con­no­ta­ción so­cial (39.4%), se­gún el ba­lan­ce po­li­cial del pri­mer se­mes­tre

2016 ela­bo­ra­do por el Mi­nis­te­rio del In­te­rior.

“Hay que es­tar muy aten­to, es­cu­char a las per­so­nas y no en­cue­var­se en la ofi­ci­na. Tam­bién ro­dear­se de un buen equi­po. Es muy am­plio el es­pec­tro de una mu­ni­ci­pa­li­dad co­mo pa­ra pen­sar que pue­des es­tar en to­das; hay que de­le­gar, co­sa que Evelyn sa­be ha­cer muy bien”, acon­se­ja el edil. Ella res­pon­de: “La cer­ca­nía nos re­sul­ta na­tu­ral. De he­cho, en no­viem­bre em­pe­cé una cam­pa­ña de reunio­nes con ve­ci­nos de Pro­vi­den­cia y mi pro­gra­ma es­tá ba­sa­do en sus gus­tos, mo­les­tias y ne­ce­si­da­des. Y si hay al­go que ad­mi­ro de la ges­tión de Fe­li­pe es có­mo ha en­fren­ta­do la de­lin­cuen­cia. Na­die en Chi­le ha lo­gra­do esas ci­fras, lo que de­mues­tra que el ri­gor, tra­ba­jo du­ro, la de­ter­mi­na­ción y se­rie­dad pa­ra tra­tar los te­mas, ge­ne­ran re­sul­ta­dos po­si­ti­vos”.

—¿Evelyn, ¿cree que po­drá des­tro­nar a Jo­se­fa Errá­zu­riz?

—Pro­vi­den­cia es el ter­cer mu­ni­ci­pio más ri­co. Cual­quier al­cal­de que cuen­te con 100 mil mi­llo­nes de pe­sos anua­les pa­ra la co­mu­na y ten­ga un desem­pe­ño me­dia­na­men­te bueno, se­ría ca­si im­po­si­ble ga­nar­le; sin em­bar­go, ten­go la im­pre­sión de que me irá muy bien y es por­que la ges­tión de la al­cal­de­sa ac­tual no ha si­do óp­ti­ma. En Pro­vi­den­cia las ci­fras de de­lin­cuen­cia no se mue­ven, Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na an­da en unos tre­men­dos au­tos que vi­ven es­ta­cio­na­dos pa­ra no gas­tar ben­ci­na, y son tan gran­des que no pa­san por los ta­cos y en ellos va un cho­fer so­lo que no pue­de reac­cio­nar an­te un de­li­to, a di­fe­ren­cia de Lo Bar­ne­chea que con me­nos di­ne­ro (75 mil mi­llo­nes) y con la mis­ma ley que ri­ge a los fun­cio­na­rios de se­gu­ri­dad, de­tie­nen en mi­nu­tos a los de­lin­cuen­tes y ba­jan sus ci­fras en ca­si 40%, es por­que en ma­te­ria de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na Errá­zu­riz ha he­cho to­do mal.

—¿Por dón­de pa­sa la di­fe­ren­cia?

—Fe­li­pe Gue­va­ra (FG): Pri­me­ro, por em­po­de­rar a los ve­ci­nos; que se co­noz­can, or­ga­ni­cen, com­par­tan what­sapp. Lo se­gun­do es la tec­no­lo­gía que per­mi­te agi­li­dad, co­mo las cá­ma­ras de te­le­vi­gi­lan­cia, el glo­bo, la apli­ca­ción del ce­lu­lar con bo­tón de pá­ni­co, con el cual sa­be­mos quién lla­ma, dón­de es­tá y que es­tá en pro­ble­mas. Cin­co se­gun­dos nos de­mo­ra­mos en co­mu­ni­car­nos de vuel­ta y dos mi­nu­tos en lle­gar don­de es­tá.

—Evelyn Matthei (EM): Te es­cu­cho y no pue­do creer que en Pro­vi­den­cia usen aún téc­ni­cas de ha­ce 20 años co­mo las alar­mas co­mu­ni­ta­rias que no se co­nec­tan con Ca­ra­bi­ne­ros y ¡no fun­cio­nan!

—¿Ahí cen­tra­rá sus prio­ri­da­des, Evelyn?

—Mi pri­me­ra y úni­ca prio­ri­dad se­rá la ca­li­dad de vi­da, y es­ta no es po­si­ble cuan­do no te atre­ves a sa­lir des­pués de cier­ta ho­ra por te­mor a que te asal­ten. Tam­po­co cuan­do no hay es­pa­cio pa­ra pea­to­nes. El sec­tor que ro­dea el Tea­tro Mu­ni­ci­pal de Las Con­des, por ejem­plo, es una pre­cio­su­ra, don­de la gen­te se pue­de jun­tar, con­ver­sar. Di­me por fa­vor, ¿qué es­pa­cio pú­bli­co se ha lo­gra­do en Pro­vi­den­cia si es­tá lle­na de au­tos es­ta­cio­na­dos? Por otro la­do, hay mu­chos edi­fi­cios de los años 60 con fa­llas en las ca­ñe­rías, en los as­cen­so­res. La idea se­ría ayu­dar­los con el Fon­do de Desa­rro­llo Ve­ci­nal (Fon­de­ve), en vez de gas­tar­se 8 mil mi­llo­nes de pe­sos adi­cio­na­les en suel­dos y sa­la­rios, co­mo lo ha he­cho es­ta ad­mi­nis­tra­ción. Y mal­gas­tan di­ne­ro en pu­bli­ci­dad de pro­yec­tos (cer­ca de 1.300 mi­llo­nes) que prác­ti­ca­men­te no exis­ten.

Gue­va­ra agre­ga: “En lo mu­ni­ci­pal, Pro­vi­den­cia tu­vo un li­de­raz­go que en tres años se per­dió”.

—Pe­ro an­tes era con­du­ci­da por un al­cal­de cues­tio­na­do en te­mas de DD.HH.

—FG: Más allá de lo que uno pue­da pen­sar de Cristián Lab­bé, ha­bía ad­mi­ra­ción por su ges­tión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.