Y

Caras (Chile) - - BELLEZA - Por Lucy Will­son

“Mis ope­ra­cio­nes no son só­lo a los cuer­pos de mis pa­cien­tes, son a sus al­mas”. Esas pa­la­bras de Ivo Pi­tan­guy re­su­men lo que bus­ca­ba el ci­ru­jano plás­ti­co más fa­mo­so del mun­do —y re­fe­ren­te de la me­di­ci­na del si­glo XX e ini­cios de es­te mi­le­nio—, ser la gran voz en la for­ma pa­ra abor­dar una es­pe­cia­li­dad ves­ti­da so­cial­men­te con ro­pa­jes su­per­fluos. Sí, a es­te bra­si­le­ño le en­can­ta­ba es­tar ro­dea­do por las fi­gu­ras más en­can­di­lan­tes del jet set. Y es ver­dad que en su me­sa de ope­ra­cio­nes de­bu­ta­ron téc­ni­cas tan po­pu­la­res co­mo el le­van­ta­mien­to de glú­teos. Pe­ro tras las fies­tas con ce­le­bri­da­des en su pri­va­da Il­ha dos Por­cos Gran­de y el es­pí­ri­tu bohe­mio es­ta­ba el men­tor, el fi­lán­tro­po, el aca­dé­mi­co, el ac­ti­vis­ta en te­mas de sa­lud pú­bli­ca. Un em­ba­ja­dor de Bra­sil. Por eso la ova­ción po­pu­lar cuan­do en su silla de rue­das re­co­rrió unas cua­dras con la an­tor­cha olím­pi­ca sa­lu­dan­do a la gen­te en los úl­ti­mos JJ.OO. de Río de Ja­nei­ro. Ho­ras des­pués de esa apa­ri­ción, su frá­gil cuer­po de 93 años se apa­gó. Fe­liz.

An­tes de que la se­rie Nip/Tuck cau­ti­va­ra a la au­dien­cia, an­ti­ci­pán­do­se por dé­ca­das a que doc­to­res de Be­verly Hills se hi­cie­ran fa­mo­sos por reality shows de cam­bio de ima­gen en la ca­de­na E!, el nom­bre de es­te mé­di­co era si­nó­ni­mo pla­ne­ta­rio de gla­mour.

En las dé­ca­das del 70 y 80 hi­zo de Río de Ja­nei­ro un des­tino obli­ga­do pa­ra mis­te­rio­sas ‘va­ca­cio­nes’ de es­tre­llas de ci­ne, po­lí­ti­cos y mi­llo­na­rios. Sin re­ve­lar ja­más un nom­bre, tras­cen­dió que se fue­ron re­ju­ve­ne­ci­dos de unos días ex­tras de cli­ma tro­pi­cal en su is­la Jac­kie Onas­sis, Zsa Zsa Ga­bor, Fra­nçois Mit­te­rand, Eli­za­beth Tay­lor, el rey de Jor­da­nia y Mick Jag­ger, en­tre otras lu­mi­na­rias y po­de­ro­sos.

Pre­vio a te­ner con­tac­to con ese mun­do, el ca­mino de Pi­tan­guy lo lle­vó —tras su re­si­den­cia en Río— a Cin­cin­na­ti y cru­zar a Eu­ro­pa pa­ra re­ci­bir ins­truc­ción en Pa­rís y Lon­dres de los má­xi­mos ci­ru­ja­nos en téc­ni­cas re­cons­truc­ti­vas. Tra­ba­jó en los cuer­pos mu­ti­la­dos de los ve­te­ra­nos de la Se­gun­da Gue­rra. An­tes de acer­car­se a la be­lle­za vio de cer­ca el horror.

Por eso que ca­da uno de sus más de 500 dis­cí­pu­los sa­lie­ron de su clí­ni­ca con una en­se­ñan­za que in­clu­ye la es­pe­cial ‘fi­lo­so­fía’ del bra­si­le­ño. Lo­grar la ar­mo­nía más allá del cuer­po.

“Aque­llo lo con­vir­tió en el maes­tro mun­dial”, cuen­ta el doc­tor Lla­mil Kauak. El pro­fe­sio­nal chi­leno (des­pués de un exi­gen­te pro­ce­so de se­lec­ción de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Río) en­tró al pro­gra­ma de la clí­ni­ca de Yvo Pin­tan­guy en 1986. “Su prin­ci­pio fi­lo­só­fi­co pa­ra la ci­ru­gía plás­ti­ca era que el cuer­po es co­mo una gran la­be­rin­to don­de la ener­gía flu­ye de ma­ne­ra cons­tan­te pa­ra cre­cer y en­ri­que­cer­se. Si, de re­pen­te, se pro­du­ce un obs­tácu­lo —que pue­de ser emo­cio­nal o por un as­pec­to fí­si­co— la ener­gía se de­vuel­ve. Allí el mé­di­co interviene pa­ra eli­mi­nar ese obs­tácu­lo. Al lo­grar­lo, la ener­gía retoma el flu­jo. El in­di­vi­duo es un so­lo ser. Y co­mo tal de­be te­ner un en­cuen­tro con­si­go mis­mo”.

Ese acer­ca­mien­to ho­lís­ti­co no dis­mi­nuía las exi­gen­cias aca­dé­mi­cas. “Al­gu­nos le te­nían pa­vor”, re­la­ta des­de Río el doc­tor Jo­sé Zah­ri, de la ge­ne­ra­ción de es­tu­dian­tes 1974.

“El pri­mer gru­po”, aña­de. “Era muy du­ro con los alum­nos. Un com­pa­ñe­ro se lle­gó a ori­nar en el pa­be­llón. Cuan­do se po­nía de­trás tu­yo cuan­do te­nías que su­tu­rar lo sen­tías co­mo un mu­ro gigante, ¡y era un pe­ti­so! Por eso cuan­do ter­mi­na­bas y te de­cía que lo ha­bías he­cho bien, es­ta­bas en la glo­ria má­xi­ma”.

Ha­ce cin­co años The New York Ti­mes pu­bli­có un ex­ten­so ar­tícu­lo so­bre el no­na­ge­na­rio maes­tro. Des­ta­có su vo­ca­ción por le­gar co­no­ci­mien­to, esas más de 800 pu­bli­ca­cio­nes

FI­GU­RA DEL JET SET, RE­VO­LU­CIO­NA­RIO DE LA ME­DI­CI­NA E INS­TRUC­TOR DE ME­DIO MI­LLAR DE CI­RU­JA­NOS PLÁS­TI­COS EN EL MUN­DO, EL BRA­SI­LE­ÑO YVO PI­TAN­GUY MURIÓ ES­TE MES DE­JAN­DO BE­LLE­ZA Y PRO­FUN­DAS ‘MAR­CAS’ DE SA­BI­DU­RÍA EN QUIE­NES LO CO­NO­CIE­RON FUE­RA DEL QUI­RÓ­FANO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.