CUARENTONAS Y MÁS

Caras (Chile) - - TRIPLES -

a una de 40 no le que­da más re­me­dio que ir por el seg­men­to ‘cua­si se­nior’ o de­re­cha­men­te adul­to ma­yor con to­do el ries­go que es­to im­pli­ca, al me­nos que exis­ta un ju­bi­la­zo de por me­dio... pa­ra cu­brir gas­tos mé­di­cos, di­go yo.

No soy la úni­ca que cam­bió de opi­nión. Mu­chos si­có­lo­gos y si­quia­tras han de­bi­do re­trac­tar­se de sus teo­rías an­ti-Tin­der y acep­tar que en la gue­rra de los se­xos es “adáp­ta­te o mue­re”. En un ar­tícu­lo del The Guar­dian un ex­per­to del Uni­ver­sity Co­lle­ge Lon­don ex­pli­ca por qué apli­ca­cio­nes sim­ples co­mo Tin­der don­de lo que man­da es si nos ‘tin­ca’ o no la fo­to, han re­sul­ta­do más exi­to­sas que si­tios co­mo Match.com con to­do su equi­po de pro­fe­sio­na­les atrás. Al fi­nal, los se­res hu­ma­nos so­mos más in­tui­ti­vos, irra­cio­na­les, bru­tos y su­per­fi­cia­les. Pre­fe­ri­mos po­ner li­kes o no ho­pe (al­go así co­mo ce­ro po­si­bi­li­dad) a 50 fo­tos en dos mi­nu­tos que gas­tar 50 mi­nu­tos en en­con­trar una po­ten­cial pa­re­ja en un si­tio fil­tra­do por es­pe­cia­lis­tas. Co­mo di­ce The Guar­dian, Tin­der se pa­re­ce mu­cho más a la di­ná­mi­ca de en­gan­che en un bar cual­quie­ra.

Y así fue co­mo en esa jun­ta sal­tó la lie­bre pa­ra mi ami­ga, es de­cir, lo­gró un crush: ella tam­bién le gus­tó a un can­di­da­to al que ya le ha­bía pues­to li­ke. En­ton­ces, su re­cien­te con­quis­ta le pre­gun­tó si iba a su­bir más fo­tos por­que ella tie­ne só­lo una en su per­fil (to­ma­da de le­jos, hay que de­cir­lo) “No”, le con­tes­tó ella, se­gu­ra. Y la pro­me­sa arre­me­tió: “¿Tam­po­co vas a po­ner tu edad?”, y mi ami­ga lo blo­queó por des­ubi­ca­do. Ade­más, el ti­po no era nin­gún jo­ven­zue­lo pa­ra po­ner­se tan exi­gen­te.

Esa no­che re­gre­sé a la ca­sa con ga­nas de ser sol­te­ra y, en lu­gar de ca­zar po­ke­mo­nes co­mo mi hi­jo, po­ner­me a ca­zar hom­bres en Tin­der. ¿Qué pon­dría jun­to a mi fo­to con la blu­sa abo­to­na­da has­ta arri­ba? Al­go así co­mo:“Mu­jer ca­sa­da con ga­nas de co­me­ter adul­te­rio por un ra­ti­to no­más. Arre­pen­ti­mien­to ga­ran­ti­za­do”; por­que de los arre­pen­ti­dos es el reino de los cie­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.