UNA CHI­CA

Caras (Chile) - - CULTURA - Por Ro­mi­na Re­yes Aya­la

FUNNY GIRL, LA NUE­VA NO­VE­LA DE NICK HORNBY, MUES­TRA A TRA­VÉS DE BAR­BA­RA, UNA AS­PI­RAN­TE A AC­TRIZ, LA IN­DUS­TRIA DE LA EN­TRE­TEN­CIÓN LON­DI­NEN­SE EN SUS CO­MIEN­ZOS. LA BBC, LOS PI­LO­TOS DE CO­ME­DIA Y LAS AM­BI­CIO­NES DE GUIO­NIS­TAS Y AC­TO­RES CU­YO ÚNI­CO SUE­ÑO ES HA­CER REÍR.

¿Cuá­les son las op­cio­nes de una chi­ca gra­cio­sa en el Lon­dres de los ’60? Bar­ba­ra, el mis­mo día que es ele­gi­da rei­na de be­lle­za de su pue­blo, es­ca­pa de un des­tino que in­tu­ye la ama­rra­rá a ese lu­gar. Fa­ná­ti­ca de Lu­ci­lle Ball, la pro­ta­go­nis­ta de I Lo­ve Lucy, Bar­ba­ra sue­ña con ser ac­triz có­mi­ca y ha­cer reír. Lle­ga­rá has­ta Lon­dres pa­ra al­can­zar la fa­ma, en un con­tex­to don­de la te­le­vi­sión co­mien­za a ad­qui­rir la for­ma de in­dus­tria que co­no­ce­mos hoy.

Es­te es el ar­gu­men­to de Funny Girl, la nue­va no­ve­la de Nick Hornby (1957), es­cri­tor in­glés co­no­ci­do por ser au­tor de li­bros que se vol­vie­ron pe­lí­cu­las, co­mo Al­ta Fi­de­li­dad.

En un co­mien­zo, Funny Girl plan­tea las di­fi­cul­ta­des de ser nue­va en la ciu­dad, las que se su­man a las ilu­sio­nes de lle­gar a la fa­ma y los ba­ches que im­po­ne la reali­dad. Co­mo ad­vier­te Bar­ba­ra, el ca­mino se acom­pa­ña de los fa­vo­res que chi­cas jó­ve­nes co­mo ella pue­dan rea­li­zar­les a hom­bres con di­ne­ro y con­tac­tos. Sin em­bar­go, eso se­rá só­lo el co­mien­zo, ya que la pro­ta­go­nis­ta pron­to se cru­za­rá con un agen­te que in­di­rec­ta­men­te la lle­va­rá a co­no­cer a los guio­nis­tas que ac­ce­de­rán a es­cri­bir­le un pa­pel pa­ra una se­rie.

La BBC y el es­pa­cio Comedy Play­hou­se se­rá el es­ce­na­rio pa­ra to­dos los as­pi­ran­tes de la co­me­dia, su­man­do a la no­ve­la los guio­nis­tas y otros ac­to­res que acom­pa­ña­rán a Sop­hie, nom­bre ar­tís­ti­co que to­ma la pro­ta­go­nis­ta, en el ca­mino al éxi­to, que se da­rá sin ma­yor con­flic­to ni dra­ma, so­lo co­mo un de­ve­nir.

En un fes­ti­val li­te­ra­rio de oc­tu­bre pa­sa­do, Nick Hornby ha­bló, no por pri­me­ra vez, en de­fen­sa de qui­tar el do­lor de la li­te­ra­tu­ra. “Las no­ve­las”, di­jo, “de­be­rían ser co­mo la te­le­vi­sión. No de­be­rían ser mu­cho tra­ba­jo”.

Funny Girl es la ma­te­ria­li­za­ción de es­ta fra­se.

Una his­to­ria sen­ci­lla que no plan­tea desafíos ni a su pro­ta­go­nis­ta ni al pú­bli­co lec­tor. Tal co­mo una se­rie li­via­na pa­ra la te­le­vi­sión. La pre­gun­ta es ¿to­da li­te­ra­tu­ra de­be ser den­sa? Por su­pues­to que no. La li­te­ra­tu­ra, hoy tam­bién una in­dus­tria so­me­ti­da a las le­yes de ofer­ta y de­man­da que im­po­ne el mer­ca­do, ad­mi­te la li­be­ra­li­za­ción de lo que con­si­de­ra­mos li­te­ra­rio. Ya pa­só un si­glo des­de que el for­ma­lis­mo ru­so y las van­guar­dias his­tó­ri­cas di­bu­ja­ron un ob­je­to li­te­ra­rio en res­pues­ta a las an­qui­lo­sa­das de­fi­ni­cio­nes de la aca­de­mia. En el pa­so de cien años, la li­te­ra­tu­ra co­mo ar­te ha re­ba­sa­do el mis­mo es­pa­cio del li­bro. Una no­ve­la de cua­tro­cien­tas pá­gi­nas co­mo Funny Girl pue­de ser só­lo di­ver­sión. Una his­to­ria que en su re­tra­to de la te­le­vi­sión, bus­ca ser esa mis­ma te­le­vi­sión que con el de­sa­rro­llo del post ca­pi­ta­lis­mo se li­be­ró de sus fun­cio­nes so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.