La re­den­ción de MEL GIBSON

Caras (Chile) - - ECOS - Por Lucy Wil­son

CO­MO DI­REC­TOR DE LA PE­LÍ­CU­LA HACKSAW RIDGE LO­GRA APLAU­SOS Y ABRE LA PUER­TA PA­RA ES­CA­PAR DE LA ETA­PA MÁS OS­CU­RA DE SU VI­DA.

Ser in­vi­si­ble re­sul­tó. Una dé­ca­da exac­ta le cos­tó a Mel Gibson (60) ex­hi­bir una son­ri­sa sin­ce­ra, des­de que fue­ra arres­ta­do en Ma­li­bú esa in­fa­me no­che de ju­lio de 2006 por ma­ne­jar ebrio y ata­car a los po­li­cías con co­men­ta­rios an­ti­se­mi­tas y mi­só­gi­nos. Holly­wood —que ama las historias de re­den­ción de es­tre­llas caí­das— no lo per­do­nó ni le dio es­pa­cio en to­do es­te tiem­po pa­ra que el aus­tra­liano re­to­ma­ra su ubi­ca­ción pri­vi­le­gia­da. No les bas­tó con sus dis­cul­pas pú­bli­cas, en­tre­vis­tas a co­ra­zón abier­to, en­cuen­tros con ra­bi­nos ca­li­for­nia­nos, ni tam­po­co el apo­yo in­con­di­cio­nal de nom­bres co­mo Jo­die Fos­ter. La man­cha que de­jó su tem­pe­ra­men­to ex­plo­si­vo, pa­sión re­li­gio­sa y de­mo­nios con la bebida no des­apa­re­cía pa­ra sus pa­res. Pe­ro el re­cien­te Fes­ti­val de Ve­ne­cia de­mos­tró que su apues­ta por re­in­ser­tar­se de­trás de la cá­ma­ra pue­de cam­biar el fu­tu­ro.

Con una lla­ma­ti­va bar­ba re­apa­re­ció en Ita­lia co­mo di­rec­tor de la pe­lí­cu­la Hacksaw Ridge y lo­gró una ova­ción de 10 mi­nu­tos que sa­có ti­tu­la­res ins­tan­tá­neos. En su nue­vo lar­go­me­tra­je no re­nun­cia a esos re­la­tos que ama: bio­grá­fi­cos, épi­cos, san­grien­tos, de con­te­ni­do mo­ral. Ele­men­tos ya pre­sen­tes en sus me­ga­éxi­tos Co­ra­zón va­lien­te y La pa­sión de Cris­to. En es­te ca­so se tra­ta de la his­to­ria de un jo­ven doctor ad­ven­tis­ta del Sép­ti­mo Día que fue al fren­te en la II Guerra Mun­dial sin por­tar ar­mas por ob­je­ción de con­cien­cia. El sol­da­do nor­te­ame­ri­cano sal­vó a más de 70 com­ba­tien­tes des­de la pri­me­ra lí­nea en Oki­na­wa an­te la mi­ra­da per­ple­ja de esos com­pa­ñe­ros de ba­ta­llón que lo til­da­ron de co­bar­de y mal­tra­ta­ron ini­cial­men­te por su con­vic­ción re­li­gio­sa.

Ine­vi­ta­ble­men­te du­ran­te el cer­ta­men eu­ro­peo tu­vo que re­fe­rir­se a su exi­lio holly­woo­den­se. En una ex­ten­sa en­tre­vis­ta con el me­dio di­gi­tal Dead­li­ne re­co­gió el guan­te so­bre su con­duc­ta es­can­da­lo­sa que lo lle­vó a con­ver­tir­se en un pa­ria. “He tra­ba­ja­do mu­cho en mí du­ran­te es­tos úl­ti­mos diez años. No qui­se en­trar a la tí­pi­ca reha­bi­li­ta­ción de dos se­ma­nas que ha­cen las celebridades, de­cla­rar­me sano y vol­ver a me­ter la pa­ta. Creo que la me­jor ma­ne­ra en que al­guien pue­de de­mos­trar arre­pen­ti­mien­to es ‘re­pa­rar­se’ y en eso he es­ta­do. Só­lo me sien­to fe­liz de es­tar aquí. Si te em­pe­ñas pue­des lle­gar a al­gún puer­to”.

Un obs­tácu­lo en es­ta re­den­ción es la can­tan­te ru­sa Ok­sa­na Gri­go­rie­va (46), ex no­via y ma­dre de su hi­ja Lucía (6). La mu­jer pi­dió a un tri­bu­nal de Los An­ge­les que el ac­tor le re­gre­sa­ra a la ni­ña, quien lo acom­pa­ñó du­ran­te el ro­da­je de Hacksaw Ridge en Aus­tra­lia. Di­jo sen­tir­se “de­vas­ta­da” por es­tar le­jos de la pe­que­ña.

An­te cual­quier ‘rui­do’ per­so­nal, el ac­tor tie­ne otra car­ta en es­pe­ra pa­ra se­guir con su re­den­ción: la con­ti­nua­ción de La pa­sión de Cris­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.