P

Caras (Chile) - - CULTURA -

Más de la mi­tad de su vi­da en­tre­ga­da a los es­ce­na­rios y Pedropiedra (Pe­dro Su­ber­ca­seaux, 38 años) in­sis­te en que aún no lo­gra la fa­ma. Mien­tras los ra­yos de sol ilu­mi­nan las ca­lles de Ñu­ñoa, atrin­che­ra­do en su es­con­di­te, Pe­dro per­ma­ne­ce en una os­cu­ri­dad ca­si to­tal. Ayu­da­do por unas sá­ba­nas que ta­pan las úni­cas ven­ta­nas de aquel ga­ra­je, so­lo la luz de una lám­pa­ra y el bri­llo de su no­te­book ilu­mi­nan la ha­bi­ta­ción. Su ofi­ci­na. En es­ta bó­ve­da, en es­te sen­ci­llo cuar­to es don­de las ri­mas pe­ga­jo­sas se ma­te­ria­li­zan gra­cias a un te­cla­do. Aquí es don­de la ma­gia na­ce.

En el mo­men­to en que la luz ro­ja de la gra­ba­do­ra se en­cien­de es cuan­do el la­do más in­se­gu­ro de Pe­dro apa­re­ce. Cer­ca de seis ci­ga­rri­llos y un in­quie­to mo­vi­mien­to de ma­nos lo acom­pa­ña­rán du­ran­te una ho­ra de con­ver­sa­ción so­bre su úl­ti­mo tra­ba­jo, Ocho. Los úni­cos mo­men­tos don­de el hom­bre tras la can­ción In­te­li­gen­cia dor­mi­da en­cuen­tra la cal­ma es cuan­do su hi­jo se aso­ma cu­rio­so por la puer­ta. El can­tau­tor so­lo pue­de ver allí al ga­ti­llan­te de su es­fuer­zo y la chis­pa que ne­ce­si­tó pa­ra de­ci­dir de­jar el ró­tu­lo de “mú­si­co emer­gen­te”. “Aun­que es­to no sig­ni­fi­ca que­rer lo­grar la fa­ma, sino que es lle­gar a nue­vos pú­bli­cos, te­ner más tra­ba­jo y apor­tar con más can­cio­nes”. Agre­ga: “Ten­go un hi­jo y voy a te­ner otro, ya no pue­do ser tan ex­qui­si­to. Hu­bo un tiem­po don­de era más re­ti­cen­te a ha­cer cier­to ti­po de con­cier­tos, pe­ro lle­ga un mo­men­to don­de hay que tra­ba­jar. Se mez­cla la ne­ce­si­dad de la sub­sis­ten­cia, con la ne­ce­si­dad de la im­pre­sión ar­tís­ti­ca. No ten­go pro­ble­mas en ad­mi­tir­lo”.

Es­te úl­ti­mo dis­co apa­re­ce co­mo otro in­ten­to de re­cu­pe­rar aque­lla esencia con la que cau­ti­vó a la crí­ti­ca gra­cias a su pri­mer ál­bum ho­mó­ni­mo Pedropiedra (2009). Pe­ro que no ha lo­gra­do ha­llar des­de en­ton­ces con sus su­ce­so­res Crip­ta y vi­da (2011) y Ema­nuel (2013). Es­ta vez, La ba­la­da de Jor­ge Gon­zá­lez, el sen­ci­llo que sir­vió de an­te­sa­la pa­ra Ocho, ha co­se­cha­do éxi­to, lle­gan­do a ser no­mi­na­da co­mo Can­ción del año en los pre­mios Pul­sar.

SO­BRE IN­TE­GRAR LA BAN­DA DE JOR­GE GON­ZÁ­LEZ: “ES CO­MO QUE TE LLA­ME AR­TU­RO VIDAL PA­RA JU­GAR UN FUTBOLITO”.

—¿Qué apren­dis­te de tus ál­bu­mes an­te­rio­res?

—An­ti­gua­men­te los dis­cos eran un par de sen­ci­llos y can­cio­nes de re­lleno. Aho­ra, por ejem­plo, la mi­tad de las can­cio­nes de mis pri­me­ros tres dis­cos es­tán sú­per bien, pe­ro tam­bién sien­to que te­nían re­lleno. Me­tía can­cio­nes ex­tras pa­ra que el ál­bum no que­da­ra cor­to.

—Aquí en Chi­le siem­pre te van a cla­si­fi­car por tu ape­lli­do o por el co­lor de ojos, por el co­le­gio. Aun­que no pa­so por al­to que hay ape­lli­dos que cau­san más pre­jui­cios que otros. Pe­ro nun­ca he te­ni­do tran­cas, no pue­do te­ner ra­bia, des­pués de to­do mi pa­pá es mi héroe, siem­pre me apo­yó en la mú­si­ca.

—En­ton­ces, ¿por qué na­ce Pedropiedra?

—Du­ran­te un tiem­po par­ti­ci­pé en al­gu­nos pro­yec­tos de hip-hop (CHC y Her­ma­nos Brot­hers), y los ra­pe­ros siem­pre se po­nen una es­pe­cie de seu­dó­ni­mo, ahí me pu­se Pie­dra. En un mo­men­to que es­ta­mos gra­ban­do con Za­turno, al fi­nal de la can­ción di­ce ‘yeah yeah, Pedropiedra’, co­mo que los jun­to. Me gus­tó ese nom­bre y lo con­ser­vé al ha­cer­me can­tau­tor por­que me pa­re­cía in­tere­san­te te­ner un apo­do de fic­ción y de per­so­na­je, en lu­gar de mi nom­bre com­ple­to que se­ría más an­ti­cua­do y fo­me.

Así co­mo el rap fue gran par­te de su ca­rre­ra mu­si­cal, que­da cla­ro que no so­lo de can­tar vi­ve Pe­dro. De he­cho, la ba­te­ria es su símbolo de de­vo­ción. Con ella es que se ha subido tres ve­ces al es­ce­na­rio de la Quin­ta Ver­ga­ra, acom­pa­ñan­do a quien lla­ma su “her­mano”: Ge­pe. Ade­más de pre­sen­tar­se con 31 mi­nu­tos y Jor­ge Gon­zá­lez. Es­te úl­ti­mo, a quien con­si­de­ra­ba ído­lo en su más tier­na in­fan­cia, pe­ro con quien des­de 2010 co­men­zó a tra­ba­jar de for­ma es­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.