CA­MIO­NE­RO

Caras (Chile) - - CULTURA -

su hi­ja, que­da des­lum­bra­do con la ma­dre adop­ti­va quien in­me­dia­ta­men­te lo con­tra­ta co­mo trans­por­tis­ta pa­ra su ne­go­cio. To­do es­to ocu­rre en el pri­mer ca­pí­tu­lo, en un par de es­ce­nas y con al­gu­nos diá­lo­gos ve­lo­ces, sin que nun­ca se ex­pli­que por qué An­to­nio va y vie­ne por la ciu­dad en un ca­mión enor­me sin aco­pla­do, en lu­gar de una sen­ci­lla ca­mio­ne­ta. ¿Es qui­zás un gui­ño fá­li­co ampu­tado lue­go de una jor­na­da de cas­tra­ción?

Las lec­tu­ras pue­den ser mu­chas, pe­ro nin­gu­na acla­ra el sub­tí­tu­lo Vuel­ve el hom­bre.

Cuan­do TVN anun­ció que su nue­va te­le­se­rie es­ta­ría cen­tra­da en la his­to­ria de un con­duc­tor de ca­mio­nes, los más en­te­ra­dos pen­sa­mos en dos al­ter­na­ti­vas po­si­bles: La pri­me­ra era que se tra­ta­ra de una re­lec­tu­ra de Car­ga pe­sa­da, aque­lla inol­vi­da­ble se­rie bra­si­le­ña pro­ta­go­ni­za­da por un vi­ril­men­te no­ble An­to­nio Fa­gun­des o Dos mu­je­res y un ca­mino, el cu­le­brón me­xi­cano que le dio una se­gun­da vi­da al chi­cano Eric Estrada, quien des­pués de en­car­nar al ofi­cial Pon­cha­re­llo en Chips, se ha­bía hun­di­do en el ol­vi­do. Ni lo uno ni lo otro.

El ca­mio­ne­ro no re­co­rre gran­des tra­yec­tos — sus des­pla­za­mien­tos son en­tre An­gos­tu­ra y La Dehe­sa— co­mo ocu­rría con la pro­duc­ción de Glo­bo, ni es­tá en­fren­ta­do a dos he­roí­nas de ar­mas to­mar, co­mo en el dra­ma de Te­le­vi­sa. Es más bien la his­to­ria de un chi­leno de me­dia­na edad que de­be en­fren­tar­se a la se­gun­da mi­tad de su vi­da y to­mar las de­ci­sio­nes ade­cua­das. Aque­llas que no to­mó an­tes, cuan­do vi­vía lo que sen­ci­lla­men­te le to­ca­ba vi­vir sin es­for­zar­se mu­cho. El ca­mión es un adorno.

La nue­va te­le­se­rie ves­per­ti­na de TVN no co­rre ries­gos. Pu­so en la re­ce­ta to­dos los in­gre­dien­tes que se vie­nen re­pi­tien­do des­de ha­ce dos dé­ca­das: el cho­que de cla­ses, el pi­tu­co de ca­ri­ca­tu­ra, la ru­bia dis­cre­ta, la mo­re­na vo­lup­tuo­sa, el buen ami­go cóm­pli­ce, la gua­gua per­di­da y re­cu­pe­ra­da, la no­ble­za del pue­blo sen­ci­llo y el rol co­rrup­tor del di­ne­ro. El re­sul­ta­do es una his­to­ria que avan­za a pe­sar de las dé­bi­les ac­tua­cio­nes de la par­te más jo­ven del elen­co y em­pu­ja­da por la vo­lun­tad de un gru­po de ar­tis­tas que no quie­ren ver des­plo­mar­se una in­dus­tria en tiem­pos de va­cas fla­cas.

LA NUE­VA TE­LE­SE­RIE VES­PER­TI­NA DE TVN NO CO­RRE RIES­GOS. PU­SO EN LA RE­CE­TA TO­DOS LOS IN­GRE­DIEN­TES QUE SE VIE­NEN RE­PI­TIEN­DO DES­DE HA­CE DOS DÉ­CA­DAS.

LUNES A VIER­NES. 20:00 HO­RAS. TVN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.