R

Caras (Chile) - - HISTORIA DESCLASIFICADA -

Ro­dri­go Ro­drí­guez Ote­ro (San­tia­go, 1960) sube y ba­ja con ra­pi­dez y des­tre­za los de­cli­ves de la her­mo­sa lo­ca­li­dad de Ta­ri­fa, en el ex­tre­mo más aus­tral de Eu­ro­pa, des­de don­de es po­si­ble ver Afri­ca. La lla­man la ca­pi­tal del vien­to, pa­raí­so pa­ra los aman­tes de los deportes náu­ti­cos. La gente lo sa­lu­da en la ca­lle, los con­duc­to­res le to­can la bo­ci­na y en los res­to­ra­nes lo tra­tan con cariño. Re­si­de en el pue­blo des­de el 2000, se ga­na la vi­da co­mo ins­truc­tor de un gim­na­sio, pro­fe­sor de surf y mo­ni­tor de de­fen­sa per­so­nal. En in­vierno y en ve­rano, na­da en las aguas del Me­di­te­rrá­neo, el Atlán­ti­co y el Es­tre­cho de Gi­bral­tar que se fun­den en pla­yas es­pec­ta­cu­la­res. “Me ale­gro que ha­yas en­con­tra­do un lu­gar don­de te quie­ran y acep­ten”, le di­jo la pe­rio­dis­ta Pa­tri­cia Ver­du­go, ami­ga de su ma­dre, en una de sus úl­ti­mas vi­si­tas a An­da­lu­cía an­tes de mo­rir. Por­que aun­que lo si­guen lla­man­do Hu­go, el nom­bre que eli­gió cuan­do aban­do­nó Chi­le en 1989, en Ta­ri­fa los ve­ci­nos co­no­cen su his­to­ria. Va­rios años an­tes, en el Fren­te Patriótico Ma­nuel Ro­drí­guez le de­cían Tar­zán, por su fí­si­co y afi­ción por los deportes.

Ro­drí­guez fue uno de los 21 fu­si­le­ros que aten­tó con­tra Au­gus­to Pi­no­chet en el Ca­jón del Mai­po el 7 de sep­tiem­bre de 1986, ha­ce jus­ta­men­te 30 años. “No hay na­da que ha­ya mar­ca­do más mi vi­da que el aten­ta­do”, se­ña­la el ex gue­rri­lle­ro que en­ton­ces te­nía 25 años. No es un con­ver­so. Re­cuer­da la Ope­ra­ción Si­glo XX con or­gu­llo: “Es­tá­ba­mos sú­per con­ven­ci­dos y, mi­ran­do a la dis­tan­cia, no hay nin­gún ele­men­to que ha­ga que ese pun­to de vis­ta cam­bie”. Lue­go par­ti­ci­pó en otras ac­cio­nes mi­li­ta­res —co­mo el aten­ta­do al fis­cal To­rres Sil­va, don­de fue he­ri­do a ba­la en un bra­zo—, aun­que ja­más lo lle­ga­ron a to­mar pre­so. “Fue por una com­bi­na­ción de ins­tin­to y tra­ba­jo cons­pi­ra­ti­vo, pe­ro tam­bién de for­tu­na. Mis com­pa­ñe­ros fue­ron lea­les y no me de­la­ta­ron”, ex­pli­ca. An­tes de que fi­na­li­za­ra la dic­ta­du­ra, sin em­bar­go, de­jó las ar­mas. Pe­ro no por di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas: sin su­bor­di­na­dos y con el Fren­te des­ca­be­za­do por la muer­te de su lí­der, Ma­nuel Pe­lle­grín, a me­dia­dos de 1989 cru­zó Los An­des y des­de Ar­gen­ti­na vo­ló a Ma­drid, in­do­cu­men­ta­do. No re­gre­sa­ría a Chi­le has­ta 2006, cuan­do su si­tua­ción es­tu­vo en re­gla. En di­ciem­bre del ’90, no pu­do es­tar en el fu­ne­ral de su ma­dre, su adoración. “‘No va­yas a ha­cer la ma­ri­co­na­da de mo­rir­te an­tes que yo’, me di­jo al­gu­na vez mi ma­má. Y le hi­ce ca­so”.

En su ca­sa de Ta­ri­fa, con una vis­ta pre­cio­sa a los te­chos y bal­co­nes blan­cos que pa­re­cen no fi­na­li­zar, cuel­gan va­rias fo­to­gra­fías de la pe­rio­dis­ta de la re­vis­ta Hoy, Marcela Ote­ro Lan­za­rot­ti, su ma­dre. Cuen­tan quie­nes la co­no­cie­ron que en la se­gun­da mi­tad de los ’80 ape­nas le ha­cía ca­so a su cán­cer avan­za­do y, des­de una ha­bi­ta­ción en su de­par­ta­men­to de Ma­cul, se­guía in­for­man­do clan­des­ti­na­men­te so­bre Chi­le pa­ra la agen­cia cu­ba­na Pren­sa La­ti­na. Guar­da­ba en es­tric­to se­cre­to que el ma­yor de sus hi­jos se ha­bía en­ro­la­do en el FPMR y la no­che del aten­ta­do a Pi­no­chet no tu­vo ni una du­da de que ha­bía par­ti­ci­pa­do en la ac­ción.

Ro­drí­guez Ote­ro —que es­te 23 de sep­tiem­bre cum­ple 56 años— por su ener­gía no pa­re­ce te­ner la edad que tie­ne y se ve un hom­bre fe­liz. Su ma­dre le dio un se­gun­do con­se­jo: “Pa­ra triun­far en la vi­da de­bes sa­ber bai­lar y co­ci­nar”, y él tam­bién le hi­zo ca­so. Sin mu­jer y sin hi­jos, aun­que de no­vio con una chi­le­na ra­di­ca­da en Es­pa­ña, en su pi­so to­do es­tá im­pe­ca­ble. Se le­van­ta de ma­dru­ga­da y lo pri­me­ro que ha­ce —co­mo si nun­ca se hu­bie­se ido de Chi­le— es leer to­da la pren­sa lo­cal a tra­vés de in­ter­net: “Me gus­ta mu­cho Alberto Ma­yol, que de­be ser la pe­sa­di­lla de su pa­dre”. En su bi­blio­te­ca tie­ne clá­si­cos del pe­rio­dis­mo po­lí­ti­co —co­mo La his­to­ria ocul­ta del ré­gi­men mi­li­tar— y li­bros que re­cién han apa­re­ci­do en Chi­le. Ma­ne­ja la ac­tua­li­dad al de­di­llo y aun­que ha­ce 27 años no re­si­de en el país, si­gue fes­te­jan­do las Fies­tas Pa­trias. El año pa­sa­do un gru­po de ex­fren­tis­tas que vi­ve en Eu­ro­pa se reunió en su ca­sa. Hu­bo em­pa­na­das, vino y cue­ca. A la im­pro­vi­sa­da fon­da la bau­ti­za­ron ‘Los ex­tre­mis­tas’.

Sin em­bar­go, an­tes de es­ta vi­da apa­ci­ble, en Es­pa­ña de­bió re­bus­cár­se­las pa­ra vi­vir: ejer­ció de guar­dia de se­gu­ri­dad en dis­co­te­cas y al­gu­na vez, en una fe­ria de pue­blo en Mós­to­les, vi­gi­ló el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.