AMOR EN RAPA NUI

MÁS CON­SO­LI­DA­DOS QUE NUN­CA LA EX MISS UNI­VER­SO VIA­JÓ CON JO­SÉ PA­TRI­CIO DAIRE Y SU FA­MI­LIA A IS­LA DE PAS­CUA. ‘VEO PU­RA FE­LI­CI­DAD, ES CO­MO SI HU­BIÉ­SE­MOS SI­DO PAR­TE DE UN TO­DO QUE SE UNIÓ’

Caras (Chile) - - PORTADA - Por Len­ka Car­va­llo des­de Rapa Nui Por Ca­mi­lo Me­lús

C“No “¿Cree­rás que nun­ca ha­bía ve­ni­do a es­te lu­gar?”, co­men­ta sor­pren­di­da Cecilia Bolocco mien­tras ob­ser­va el pa­ra­di­sía­co pai­sa­je de pal­me­ras, flo­res exó­ti­cas y el mar azul in­ten­so que ro­dea es­ta is­la en pleno om­bli­go del mun­do. La mis­ma que su abue­lo ma­terno, Os­car Fonck, año­ra­ba co­no­cer y que mu­rió sin po­der vi­si­tar­la. Cu­rio­sa­men­te Cecilia —via­je­ra em­pe­der­ni­da— tam­bién te­nía a Rapa Nui en­tre su lis­ta de pen­dien­tes.

te ima­gi­nas la emo­ción que sen­tí cuan­do so­bre­vo­lá­ba­mos el lu­gar, de­cía “no pue­do creer lo que es­toy vien­do”. Ya ha­bía pa­sa­do por aquí cuan­do fui­mos a ha­cer el re­por­ta­je pa­ra la re­vis­ta en Tahi­ti, ¿te acuer­das?, pe­ro só­lo fue una es­ca­la y de­bo ha­ber ve­ni­do dur­mien­do. Aho­ra, en cam­bio, ve­nía pe­ga­da a la ven­ta­na y has­ta to­mé fotos cuan­do nos es­tá­ba­mos acer­can­do a tie­rra”.

Ya en el ae­ro­puer­to, un gru­po fol­cló­ri­co pas­cuen­se la re­ci­bió con can­tos lo­ca­les y el tra­di­cio­nal co­llar de flo­res co­mo bien­ve­ni­da. Cecilia bai­ló sau sau, fe­liz con la re­cep­ción. “Io­ra­na en nom­bre de mi abue­lo, no sa­be la emo­ción que sien­to”, di­jo al al­cal­de, Pe­te­ro Ed­munds.

La ex Miss Uni­ver­so lle­gó a Rapa Nui de la mano de su “amor” —co­mo sue­le lla­mar­lo—, el em­pre­sa­rio Jo­sé Pa­tri­cio Daire. Aun­que no es­ta­ban so­los; iban jun­to a una “co­mi­ti­va” de seis per­so­nas: Cecilia y Jo­sé To­más Daire —la hi­ja ma­yor y el pe­núl­ti­mo de los cin­co hi­jos del em­pre­sa­rio—, ella con Al­fre­do Vi­cu­ña, su ma­ri­do; y él con Amalia Cubillos, su po­lo­la. Acom­pa­ña­ban a Cecilia el ac­tor Fe­li­pe Iz­quier­do, gran ami­go de la di­se­ña­do­ra, y Má­xi­mo Me­nem Bolocco, su úni­co hi­jo y quien en es­te via­je ob­tu­vo la aten­ción y cariño de to­do el gru­po, así co­mo el de mu­chos de quie­nes se hos­pe­da­ban en el Han­ga Roa, el ho­tel más ex­clu­si­vo de la is­la.

Siem­pre con una son­ri­sa, Má­xi­mo sa­lía cons­tan­te­men­te de ex­cur­sión con Jo­sé Pa­tri­cio

—Pe­po, co­mo le di­cen en su círcu­lo de ami­gos— a los prin­ci­pa­les des­ti­nos de la is­la, co­mo la pla­ya de

Ana­ke­na, el vol­cán Rano Kau, la al­dea de Oron­go y las can­te­ras don­de ha­ce mi­les de años se ta­lla­ban los enig­má­ti­cos moais. Pe­ro fue le­jos el buceo su me­jor pa­no­ra­ma. Jo­sé Pa­tri­cio, fa­ná­ti­co del de­por­te al igual que Má­xi­mo, le en­se­ñó por pri­me­ra vez a na­dar en pro­fun­di­dad y aquí en­con­tra­ron la opor­tu­ni­dad pa­ra prac­ti­car en­tre las aguas más cris­ta­li­nas del pla­ne­ta; ca­da ma­ña­na, mien­tras Cecilia dor­mía, to­ma­ban desa­yuno en el res­to­rán del ho­tel y par­tían en bi­ci­cle­ta has­ta el fa­mo­so lo­cal de Mi­ke Ra­pu en la ca­le­ta de Han­ga Roa don­de un gru­po de ex­per­tos bu­zos los lle­va­ba mar aden­tro. En­tre co­ra­les y pe­ces tro­pi­ca­les, Má­xi­mo pu­do ver al fa­mo­so moai su­mer­gi­do: “¡Lo vi, lo vi! Es ba­cán”, co­men­tó en­tu­sias­ma­do so­bre la fi­gu­ra de pie­dra que ya­ce en el fon­do del mar.

“Yo tam­bién fui hi­jo úni­co, por eso lo en­tien­do tan­to, ade­más que es un ni­ño ado­ra­ble”, co­men­ta

Pe­po so­bre su afec­tuo­sa re­la­ción con Má­xi­mo, a quien sue­le con­si­de­rar co­mo su ‘sex­to hi­jo’.

A sus 61 años, el pre­si­den­te del hol­ding CF In­ver­sio­nes es el úni­co he­re­de­ro del im­pe­rio au­dio­vi­sual que creó su pa­dre, Jo­sé Daire, en­ton­ces due­ño de las tra­di­cio­na­les sa­las de ci­ne en el cen­tro de San­tia­go, así co­mo Chi­le Films, la em­pre­sa de pro­duc­ción au­dio­vi­sual ubi­ca­da en Ave­ni­da Man­quehue Sur, don­de por dé­ca­das se han rea­li­za­do los co­mer­cia­les, te­le­se­ries y pro­gra­mas de te­le­vi­sión que han mar­ca­do his­to­ria en el país. Por eso, no le com­pli­ca el aco­so fo­to­grá­fi­co, acom­pa­ña a Cecilia a ca­da even­to y car­ga sin com­ple­jos su bol­so cuan­do ella de­be to­mar­se sel­fies con al­gu­na ad­mi­ra­do­ra. “Lle­vo tan­to tiem­po li­ga­do in­di­rec­ta­men­te a es­te ne­go­cio que no ten­go nin­gún con­flic­to. Ade­más, ¡no hay que per­der el sen­ti­do del hu­mor!”, co­men­ta rien­do a CA­RAS, fe­liz de acom­pa­ñar a su mu­jer a to­das las ac­ti­vi­da­des que tu­vo en la is­la y don­de tam­bién se su­ma­ban sus hi­jos con sus res­pec­ti­vas pa­re­jas.

En Rapa Nui Cecilia y Jo­sé Pa­tri­cio se

veían fe­li­ces y cóm­pli­ces. “Lle­va­mos jun­tos sie­te me­ses y pa­re­ce que fue­ra más tiem­po, ¿no es cier­to?”, co­men­ta la ani­ma­do­ra. Emo­cio­na­da, agre­ga: “Ver a Má­xi­mo que sa­le dis­pa­ra­do en la bi­ci­cle­ta, Pe­po que se va a bu­cear con él mien­tras yo me que­do con la ne­gri­ta, mi ‘hi­ja ma­yor’, que se lla­ma igual que yo. Es co­mo si hu­bié­se­mos per­te­ne­ci­do siem­pre, co­mo si fué­se­mos par­te de un to­do que se unió”.

Y con los ojos bri­llan­tes, agre­ga:

“Es una bendición, es­toy tan fe­liz, por­que veo a mi hi­jo, a los hi­jos de Pe­po, tan con­ten­tos. Es pu­ra fe­li­ci­dad. El es un com­pa­ñe­ro, el hom­bre pa­ra mí. Es­ta­ba muy con­ten­ta so­la pe­ro la vi­da es má­gi­ca y no me de­ja de sor­pren­der; me sien­to muy ben­di­ta”.

Cla­ra­men­te, Cecilia pa­sa por uno de sus me­jo­res mo­men­tos. En ju­lio fue de va­ca­cio­nes con su pa­re­ja y Má­xi­mo a Ita­lia, don­de to­ma­ron un ya­te des­de Por­to­fino. Y tras es­tos días de des­can­so y com­pro­mi­so so­cial en Rapa Nui, la ani­ma­do­ra mos­tra­rá en oc­tu­bre sus di­se­ños pri­ma­ve­ra­ve­rano ela­bo­ra­dos pa­ra Fa­la­be­lla. Lue­go par­ti­rá a Es­pa­ña a ver el lan­za­mien­to de la co­lec­ción de su ami­ga, la di­se­ña­do­ra co­lom­bia­na Sil­via Tche­ras­si. Eso sí, siem­pre acom­pa­ña­da de Pe­po.

En Rapa Nui ca­da uno te­nía su rit­mo. Ce­ro po­se­sión ni an­dar pe­ga­dos pa­ra to­dos la­dos; el se­llo de es­ta pa­re­ja cla­ra­men­te es la in­de­pen­den­cia: cuan­do él par­tía a bu­cear o a las ex­cur­sio­nes por la is­la, ella se que­da­ba en el ho­tel dur­mien­do, con­ver­san­do con su ami­go Fe­li­pe Iz­quier­do o to­man­do sol en la terraza. Cuan­do Pe­po vol­vía al ho­tel con Má­xi­mo, ella par­tía a re­ci­bir­los con­ten­ta, al­zan­do los bra­zos pa­ra abra­zar­los. Ya des­pués del me­dio­día, la pa­re­ja se reunía pa­ra un ape­ri­ti­vo en fa­mi­lia, a ve­ces pa­ra co­mer las lan­gos­tas que ellos ha­bían cap­tu­ra­do du­ran­te el buceo. —He ob­ser­va­do la in­de­pen­den­cia con que se mue­ve, no ha per­di­do su iden­ti­dad, su li­ber­tad ni mu­cho me­nos su au­to­no­mía.

—Por­que es­toy muy a gus­to so­la y ese cla­vo no lo des­cla­va na­die. Sé quién soy, lo que me ha­ce bien, lo que quie­ro, en­ton­ces no hay mu­cho mar­gen de cam­bio; o em­pal­má­ba­mos o no, y con mi “amor” to­do fun­cio­nó así (y jun­ta sua­ve­men­te las pal­mas de las ma­nos). Sin for­zar na­da.

En el ho­tel, mu­chas ve­ces se la vio con­cen­tra­da en la lec­tu­ra de Rapa Nui, el úl­ti­mo re­fu­gio, de su abue­lo Os­car Fonck Sie­vec­king. Se lo re­ga­ló

Pe­po me­ses an­tes del via­je, sin sos­pe­char que pron­to se­rían in­vi­ta­dos a la is­la. “Lo com­pré por in­ter­net; lo te­nía una se­ño­ra que vi­ve en Me­li­pi­lla”, di­jo el em­pre­sa­rio a CA­RAS so­bre es­te tra­ba­jo edi­ta­do por pri­me­ra vez en 1973 por es­te aman­te de la an­tro­po­lo­gía y au­to­di­dac­ta, fun­da­dor de la pri­me­ra agen­cia de pu­bli­ci­dad en Chi­le Pro­pa­gan­da Fonck y au­tor de sie­te li­bros. “El te­nía una ob­se­sión con es­ta tie­rra y su pue­blo, al que es­tu­dió por años. Es­cri­bió de Rapa Nui sin ha­ber pi­sa­do nun­ca la is­la”, cuen­ta aho­ra Cecilia. Y so­bre el li­bro que le re­ga­ló Pe­po, el úni­co de los sie­te que no te­nía, re­cuer­da: “Ima­gí­na­te que me lo en­tre­gó an­tes de que sur­gie­ra es­te via­je. Las co­sas se em­pie­zan a ma­ni­fes­tar así y si uno es­tá aten­to a las se­ña­les se da cuen­ta de que na­da su­ce­de por­que sí”.

La vi­si­ta a la is­la tu­vo tam­bién otro pro­pó­si­to o “mi­sión”, co­mo Cecilia pre­fie­re

lla­mar­lo: el ini­cio mun­dial de la cam­pa­ña de pre­ven­ción del cán­cer de ma­ma, or­ga­ni­za­da por Es­tée Lau­der Com­pany, y don­de con­vo­ca­ron a di­ver­sas fi­gu­ras y au­to­ri­da­des, des­de la pro­pia Cecilia, la mi­nis­tra de Sa­lud, Car­men Cas­ti­llo; el al­cal­de de Rapa Nui, Pe­te­ro Ed­munds; y el di­rec­tor de la fir­ma fran­ce­sa pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, Phi­lip­pe Te­llier, en­tre otros.

Mien­tras en Fran­cia la cru­za­da se ini­ció con la ilu­mi­na­ción —en el tono rosa ca­rac­te­rís­ti­co— de la To­rre Eif­fel, en Chi­le fue el turno del moai de Han­ga Pi­co que lucía im­pac­tan­te ba­jo los re­flec­to­res, tes­ti­go de una no­che en que las au­to­ri­da­des de la is­la, eje­cu­ti­vos de la fir­ma fran­ce­sa y la ani­ma­do­ra se com­pro­me­tie­ron a pre­ve­nir so­bre es­ta en­fer­me­dad que más mu­je­res ma­ta en el mun­do.

La si­tua­ción en la is­la es dra­má­ti­ca: el hos­pi­tal de Han­ga Roa, que atien­de a una po­bla­ción de sie­te mil per­so­nas, no cuen­ta con ma­mó­gra­fo ni con ecó­gra­fo ma­ma­rio. Por eso, ca­da año —a fi­nes de agos­to— un con­tin­gen­te de es­pe­cia­lis­tas de la FACH via­ja con los equi­pos en un avión de la ins­ti­tu­ción. El ope­ra­ti­vo du­ra una se­ma­na, en el que ca­da día una trein­te­na de mu­je­res rapa ha­cen fi­la pa­ra el exa­men.

“Un equi­po de ma­mo­gra­fía pa­ra no­so­tros es tre­men­da­men­te cos­to­so y cla­ra­men­te te­ne­mos otras prio­ri­da­des en las que in­ver­tir los re­cur­sos en sa­lud”, di­ce el al­cal­de Pe­te­ro Ed­munds, quien cuen­ta que en es­te úl­ti­mo ope­ra­ti­vo mé­di­co ya hay una vein­te­na de ca­sos en es­tu­dio más otros cua­tro de­tec­ta­dos con la en­fer­me­dad.

Hoy, a tra­vés de la Cam­pa­ña de Con­cien­ti­za­ción del Cán­cer de Ma­ma li­de­ra­do por The Es­tée Lau­der Com­pany, me­dian­te la fir­ma de un con­ve­nio en­tre la Is­la de Pas­cua y el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Cán­cer, se otor­ga­rá apo­yo tri­mes­tral a la po­bla­ción con ta­lle­res y con­sul­tas mé­di­cas pa­ra que tan­to hom­bres co­mo mu­je­res pue­dan ser aten­di­dos y cuen­ten con un se­gui­mien­to en ca­so de re­que­rir­lo.

A Cecilia Bolocco el te­ma le to­ca de cer­ca.

“Ha si­do su­ma­men­te emo­ti­vo par­ti­ci­par jun­to a las au­to­ri­da­des en San­tia­go, con tan­to en­tu­sias­mo y cariño en es­ta cru­za­da y ser re­ci­bi­da con es­tos ri­tos que tie­nen tan­ta tra­di­ción, ener­gía,

ma­ná, co­mo le di­cen us­te­des a es­ta fuer­za es­pi­ri­tual que habita en es­ta tie­rra —di­jo Cecilia tras la ce­re­mo­nia de ilu­mi­na­ción del moai de Han­ga Pi­co—. Po­der es­tar en es­te símbolo mag­ní­fi­co que re­pre­sen­ta la cam­pa­ña con­tra el cán­cer de ma­ma, de con­cien­ti­za­ción, por­que de lo que se tra­ta es que, más que lu­char con­tra la en­fer­me­dad, es crear con­cien­cia y pre­ve­nir”.

Cecilia tie­ne al es­tig­ma de es­te cán­cer en su his­to­ria fa­mi­liar: en 2007 su ma­dre, Ro­se Ma­rie Fonck, fue diag­nos­ti­ca­da y de­bió en­fren­tar una qui­mio­te­ra­pia.

“He­mos te­ni­do que apren­der a vi­vir con es­ta es­pa­da de Da­mo­cles”, di­ce a CA­RAS. Su abue­la y su bi­sa­bue­la mu­rie­ron por es­te mal, el que tam­bién ha afec­ta­do a va­rias de sus tías. Só­lo se sal­van Cecilia y sus her­ma­nas, quie­nes se rea­li­zan cons­tan­tes con­tro­les de pre­ven­ción, de ahí que ex­hor­ta a otras mu­je­res a che­quear­se anual­men­te. “Hay que ha­cer­se el exa­men, pro­te­ger­se, cui­dar­se. Y lo que ha­ce Es­tée Lau­der con­tri­bu­ye a crear con­cien­cia de que es po­si­ble pre­ve­nir y en­con­trar una sa­li­da, que el cán­cer no tie­ne por qué ser un cas­ti­go o una sen­ten­cia a muer­te pa­ra nin­gu­na mu­jer”.

Un men­sa­je que ella se en­car­gó de re­pe­tir en ca­da lu­gar de la is­la, y tam­bién lo hi­zo du­ran­te la char­la con la que ce­rró su par­ti­ci­pa­ción en la cam­pa­ña y que lla­mó Ar­tí­fi­ces de nues­tro des­tino. Ahí ha­bló de las ra­zo­nes de su éxi­to, en el

que la fuer­za men­tal, la au­to­con­fian­za, la fe en sí mis­ma, el agra­de­cer por lo que se ha lo­gra­do, así co­mo la con­cien­cia de que so­mos par­te de un to­do, de una fuer­za su­pe­rior que ge­ne­ra los cam­bios e in­clu­so “mi­la­gros”.

“Les ten­go un re­ga­lo”, di­jo a los pre­sen­tes an­tes de co­men­zar su char­la mien­tras Má­xi­mo re­par­tía fo­to­co­pias con la le­tra de una can­ción, en tan­to que los hi­jos de Daire y su yerno, Al­fre­do Vi­cu­ña (con su gui­ta­rra), y el pro­pio em­pre­sa­rio, en­to­na­ban Na­da

par­ti­cu­lar de Mi­guel Bo­sé y que es­co­gie­ron en un fes­ti­vo gui­ta­rreo la no­che an­te­rior, im­pre­sio­na­dos por su se­me­jan­za con la his­to­ria de es­ta tie­rra an-

ces­tral: ‘Dame una is­la en el me­dio del mar, llá­ma­la li­ber­tad, di­me que el vien­to no la hun­di­rá. Dame

una his­to­ria sin do­lor, ¡cuan­do es­ta is­la ha es­ta­do mar­ca­da por el do­lor’—ex­cla­ma Cecilia—. Así que en cuan­to la es­cu­ché, di­je que lo sen­tía mu­cho pe­ro que an­tes de la char­la to­dos íba­mos a can­tar­la. Fue nues­tro re­ga­lo pa­ra Rapa Nui”.

Y tras un si­len­cio, agre­ga:

“Qué co­sa más lin­da es com­par­tir, en­tre­gar y vi­vir agra­de­ci­dos. Mi vi­da es un mi­la­gro, la mía y la de to­dos, lo que pa­sa es que se nos ol­vi­da. Si uno en­fren­ta a la vi­da con gra­ti­tud, en­ton­ces ocu­rre lo inesperado”.

Cecilia via­jó a Rapa Nui pa­ra inau­gu­rar la cam­pa­ña de pre­ven­ción del cán­cer de ma­ma or­ga­ni­za­da por Es­tée Lau­der Com­pany y que tu­vo su mo­men­to cúl­mi­ne con la ilu­mi­na­ción —en el tono rosa ca­rac­te­rís­ti­co— del moai de Han­ga Pi­co. La ani­ma­do­ra y su pa­re­ja bai­la­ron los rit­mos lo­ca­les y se les vio re­la­ja­dos y fe­li­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.