J JOSÉ LUIS PE­RA­LES CAM­BIO DE PIEL

Caras (Chile) - - CULTURA - Por Lucy Will­son

La ima­gen de Marc Ant­hony en­to­nan­do Y có­mo es él con José Luis Pe­ra­les en un tê­te-àtê­te so­bre la Quin­ta Ver­ga­ra re­co­rrió las pan­ta­llas de La­ti­noa­mé­ri­ca. “Es un te­ma su­yo maes­tro”, di­jo con res­pe­to el puer­to­rri­que­ño al can­tau­tor es­pa­ñol —quien era ju­ra­do en la edición 2012 del fes­ti­val vi­ña­ma­rino—, an­tes de in­vi­tar­lo a su­bir al es­ce­na­rio pa­ra in­ter­pre­tar jun­tos el hit. “¡Qué ho­nor, Dio­si­to mío!”, ex­cla­mó el bo­ri­cua al ter­mi­nar.

Y no fue za­la­me­ría del ído­lo de la sal­sa. El as­tro ibé­ri­co es re­fe­ren­te in­dis­cu­ti­do del can­cio­ne­ro his­pa­noa­me­ri­cano. Allí es­tán clá­si­cos co­mo Un ve­le­ro lla­ma­do li­ber­tad, Creo en ti o el pe­ga­jo­so Por qué te vas. Te­mas que sa­lie­ron de la voz de otros an­tes de que él de­ci­die­ra ser pro­ta­go­nis­ta fren­te al mi­cró­fono. Con 50 mi­llo­nes de dis­cos ven­di­dos, es­te ar­tis­ta re­gre­sa a Chi­le re­ju­ve­ne­ci­do.

A sus 71 años lo re­ver­sio­na el gru­po in­die es­pa­ñol Ele­fan­tes, en Ar­gen­ti­na los roc­ke­ros le rea­li­zan un con­cier­to ho­me­na­je y el 23 de es­te mes ate­rri­za en el Mo­vis­tar Are­na pa­ra pre­sen­tar su nue­vo dis­co Cal­ma, don­de apa­re­cen sor­pre­si­vos so­ni­dos nue­vos.

—En es­te ál­bum tra­ba­ja con su hi­jo Pablo co­mo pro­duc­tor.

—Ha­bía­mos he­cho al­go an­tes y me acom­pa­ña­ba en gi­ras, pe­ro to­da­vía no ter­mi­na­ba sus es­tu­dios de pro­ducc­ción y arre­glos (mu­si­ca­les) en Ber­ke­ley. Me sor­pren­dió bas­tan­te to­do lo que apren­dió y ¡ha he­cho un dis­co ma­ra­vi­llo­so!

—¿Có­mo fue el áni­mo en el es­tu­dio?

—Una ex­pe­rien­cia nue­va por­que nun­ca ha­bía te­ni­do un pro­duc­tor tan exi­gen­te.

Eter­na­men­te ro­mán­ti­co, el can­tau­tor es­pa­ñol re­gre­sa a Chi­le el 23 de es­te mes pa­ra rea­li­zar un ma­si­vo show en el Mo­vis­tar Are­na. Un es­pec­tácu­lo que in­clui­rá sus éxi­tos y tam­bién te­mas de su nue­vo dis­co Cal­ma, que sor­pren­dió a la crí­ti­ca por in­cluir so­ni­dos nue­vos en su can­cio­ne­ro.

—¿Fue permea­ble a las su­ge­ren­cias de su hi­jo? El cuen­ta que sus re­fe­ren­tes mu­si­ca­les son Bon Iver, Bru­ce Springs­teen...

—En un ini­cio tam­bién pen­sé que eran muy le­ja­nos, sin em­bar­go, no lo han si­do. Rea­li­zar es­te dis­co con Pablo ha sig­ni­fi­ca­do un ha­llaz­go. A ve­ces no ima­gi­nas que una can­ción pue­de te­ner rit­mo de rock. En cam­bio, él lo ve. Y cuan­do aho­ra lo can­to me sien­to co­mo pez en el agua.

—¿Y el se­llo per­so­nal?

—Las can­cio­nes si­guen sien­do Pe­ra­les. Si se hu­bie­ran he­cho con los an­te­rio­res arre­glos, po­si­ble­men­te no ten­drían de­ma­sia­do de no­ve­do- sas. En es­te ca­so el dis­co ha sor­pren­di­do mu­cho a los crí­ti­cos. Lo cu­rio­so es que al­gu­nos de ellos nun­ca se ha­bían ocu­pa­do an­tes de mi mú­si­ca. Y, de re­pen­te, han des­cu­bier­to al­go que no sa­bían que yo po­día ha­cer: can­tar en es­tos rit­mos.

—¿Có­mo man­tie­ne el ro­man­ti­cis­mo e in­ge­nui­dad en una Es­pa­ña con­vul­sio­na­da?

—Uno es co­mo es y no pue­de cam­biar. Me si­guen sor­pren­dien­do co­sas y ob­ser­vo a la gen­te. To­do eso en­cie­rra una gran ter­nu­ra y fi­lo­so­fía de vi­da. Esas per­so­nas son las que me es­tán ge­ne­ran­do los te­mas. Y son inago­ta­bles.

—¿El ro­man­ti­cis­mo es más di­fí­cil en tiem­pos del reg­gae­tón?

—No creas. Yo no sé ha­cer reg­gae­tón. Sin em­bar­go, la mú­si­ca in­die es igual de con­tem­po­rá­nea y va­rios gru­pos es­tán re­vi­ta­li­zan­do al­gu­nos de mis te­mas. Con ex­po­nen­tes de mi ge­ne­ra­ción he­mos he­cho his­to­ria en la mú­si­ca; llá­men­se Joan Manuel Se­rrat, Víc­tor Manuel o Alberto Cor­tez. He­mos de­ja­do al­gu­nas can­cio­nes que los más mo­der­nos ado­ran y de nue­vo las po­nen de mo­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.