VER­DA­DES

Caras (Chile) - - CULTURA -

El ho­ra­rio de tras­no­che su­po­ne una ma­yor li­ber­tad pa­ra pro­gra­mar con­te­ni­do eró­ti­co y así se ha he­cho en dis­tin­tos mo­men­tos de la his­to­ria te­le­vi­si­va lo­cal. Des­de la te­le­se­rie La se­ño­ra, en la pri­me­ra mi­tad de los ’80, has­ta Pan­ta­nal en los ’90, ha si­do una tra­di­ción que de cuan­do en cuan­do re­sur­ge con pro­pues­tas nue­vas. Es­ta vez Ca­nal 13 la re­to­ma con Ver­da­des se­cre­tas, una te­le­se­rie bra­si­le­ña de la red Glo­bo que, anun­cia­da con mu­cho cuer­po se­mi­des­nu­do, pro­me­tía ser una es­pe­cie de soft­porn pa­ra in­som­nes, sin em­bar­go ha si­do mu­cho más. Mu­chí­si­mo más.

Ver­da­des se­cre­tas es la his­to­ria de la jo­ven­ci­ta her­mo­sa que quie­re ser es­tre­lla del mo­de­la­je, pe­ro tam­bién es un re­la­to que plan­tea una re­fle­xión cons­tan­te so­bre la so­bre­vi­ven­cia y el de­seo. No exis­ten en es­ta te­le­no­ve­la men­sa­jes edi­fi­can­tes ni pon­ti­fi­ca­do­res, sino la du­da, la am­bi­güe­dad y las pre­gun­tas que se abren cuan­do la be­lle­za es pues­ta al ser­vi­cio del con­su­mo. La te­le­se­rie jue­ga con el ci­nis­mo y la su­per­fi­cia­li­dad de una ma­ne­ra in­te­li­gen­te, uti­li­za el cuer­po co­mo la car­na­da pa­ra ha­cer que el es­pec­ta­dor se en­fren­te al da­ño que pro­vo­can los víncu­los fin­gi­dos y los di­fu­sos lí­mi­tes en­tre la ven­ta de una ima­gen y el co­mer­cio se­xual. El pri­mer ca­pí­tu­lo par­te con una es­ce­na ideal de fa­mi­lia de cla­se me­dia, un día cual­quie­ra en el desa­yuno. Hay dos pa­dres y una hi­ja ado­les­cen­te que quie­re ser mo­de­lo en una ca­sa de una ciu­dad pe­que­ña. Es el im­pe­rio de la ‘nor­ma­li­dad’. Por un ac­ci­den­te la ma­dre de la fa­mi­lia des­cu­bre que su ma­ri­do —ven­de­dor via­je­ro— tie­ne otra fa­mi­lia con una mu­jer más jo­ven; lo en­fren­ta, se se­pa­ra de él, hu­ye a la gran ciu­dad con la hi­ja y se ins­ta­la a vi­vir con su ma­dre, una mu­jer ma­yor con se­rios pro­ble­mas eco­nó­mi­cos. La jo­ven ado­les­cen­te —Ar­le­te— con­si­gue en­trar be­ca­da a un co­le­gio ex­clu­si­vo. Pa­ra­le­la­men­te asis­te a un cas­ting de mo­de­los en don­de sor­pren­de a los en­car­ga­dos de la agencia que le pro­po­nen re­pre­sen­tar­la. El si­guien­te pa­so es en­trar al ‘book ro­sa’ de la agencia, es de­cir, acep­tar ser pros­ti­tui­da: Ar­le­te pien­sa que es la sa­li­da pa­ra ga­nar el di­ne­ro que su abue­la ne­ce­si­ta pa­ra sal­var su ca­sa. El pri­mer clien­te, un mag­na­te, pa­dre de una de sus com­pa­ñe­ras de co­le­gio, se ob­se­sio­na con ella. El ca­pí­tu­lo en que la abue­la de la fa­mi­lia des­cu­bre lo que es­tá ha­cien­do su nie­ta es un lu­jo en sí mis­mo. La se­cuen­cia de una mu­jer pro­fe­so­ra ju­bi­la­da de cla­se me­dia, en­deu­da­da, en­tran­do a una co­mi­sa­ría en don­de un po­li­cía ru­do le ex­pli­ca que su nie­ta ha si­do de­te­ni­da por­que uno de sus clien­tes mu­rió de un ata­que car­dia­co an­tes de te­ner se­xo con la chi­ca, es un mo­men­to des­co­ra­zo­na­dor. Es­ce­nas y diá­lo­gos dig­nos de tra­ge­dia grie­ga. Ver­da­des se­cre­tas en una pro­duc­ción de en­tre­te­ni­mien­to que ba­jo la su­per­fi­cie de las cur­vas de car­ne ter­sa y los tor­sos mus­cu­la­dos, po­ne en es­ce­na una his­to­ria in­quie­tan­te de so­le­dad y de­ca­den­cia. Una te­le­se­rie so­bre las di­ver­sas ma­ne­ra de crear víncu­los por con­ve­nien­cia, re­la­cio­nes en don­de na­die sa­be bien quién es­tá uti­li­zan­do a quien.

MAR­TES Y JUE­VES. 23:45 HO­RAS. CA­NAL 13.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.