Ben­di­ta ma­du­rez

Caras (Chile) - - CULTURA - Por Fran­co Fa­so­la

CON TO­DOS LOS ELE­MEN­TOS DE SU DE­BUT, QUIN­CE AÑOS DES­PUÉS LA ANTIHEROÍNA BRI­TÁ­NI­CA NOS MUES­TRA LO ME­JOR DE SU RE­PER­TO­RIO, ES­TA VEZ EN­FREN­TAN­DO UN EM­BA­RA­ZO TAR­DÍO CON UNA BUE­NA HIS­TO­RIA Y UN GRAN MIX DE NOS­TAL­GIA Y MO­DER­NI­DAD.

Des­de su trans­for­ma­ción en clá­si­co au­to­má­ti­co de las co­me­dias ro­mán­ti­cas mo­der­nas con El dia­rio de Brid­get Jo­nes (2001) y una se­cue­la re­gu­lar en 2004, to­dos los se­gui­do­res de es­ta an­ti he­roí­na in­ter­pre­ta­da por Re­née Zell­we­ger, es­pe­ra­ban una reivin­di­ca­ción del po­de­ro­so per­so­na­je. Ba­jo la di­rec­ción de su pri­me­ra di­rec­to­ra, Sha­ron Ma­gui­re, el cam­bio se no­ta in­me­dia­ta­men­te y cual­quier pre­jui­cio so­bre un po­si­ble desas­tre ci­ne­ma­to­grá­fi­co que­da eli­mi­na­do con los pri­me­ros cua­dros. Con po­ten­cia y flui­dez, Brid­get en­tra en es­ce­na en su cum­plea­ños 43, pa­san­do de una de­ca­den­te so­le­dad a ir­se de fies­ta. Así, se lan­za a un fes­ti­val mu­si­cal bien hips­ter —con cameo de Ed Shee­ran in­clui­do— y ter­mi­na en las sá­ba­nas de su nue­vo prín­ci­pe azul: Jack Qwant (Pa­trick Dem­psey, per­fec­to co­mo ca­ba­lle­ro mo­derno).

A la vuel­ta de la es­qui­na se re­en­cuen­tra con su an­ti­guo amor Mark Darcy (Co­lin Firth) con quien tie­ne tam­bién un af­fai­re, lo que da pie a su nue­va odi­sea. A los 43 que­da em­ba­ra­za­da y no sa­be quién es el pa­dre. Ma­gui­re ma­ne­ja con es­ti­lo y co­no­ci­mien­to to­dos los mo­vi­mien­tos de Jo­nes, los gui­ños con la mú­si­ca y los pi­ja­mas só­lo son la an­te­sa­la pa­ra pre­sen­tar una his­to­ria muy bien plan­ta­da, que ha­ce to­do el re­co­rri­do con es­ta pro­ta­go­nis­ta mu­cho más ma­du­ra de la que co­no­ci­mos, pe­ro que no pier­de en nin­gún mo­men­to su esen­cia de sa­bro­sa can­di­dez, des­par­pa­jo y al­go de ma­la suer­te. Brid­get no vie­ne con ser­mo­nes ba­jo el bra­zo y pa­re­ce mu­cho más ho­nes­ta que tan­tas otras co­me­dias fe­me­ni­nas que an­dan dan­do vuel­tas. Bas­tan­te de ese lo­gro es­tá en el acer­ta­do rol de Em­ma Thom­pson co­mo la doc­to­ra de Jo­nes y ade­más co­mo guio­nis­ta de la cin­ta. Aun­que por mi­nu­tos sus dos ho­ras de du­ra­ción se pue­den sen­tir, la his­to­ria lo me­re­ce y el tiem­po ca­si ni se per­ci­be con unos diá­lo­gos ági­les y un fi­nal ines­pe­ra­do.

Un re­gre­so más que digno, exi­to­so es lo que ofre­ce Brid­get, co­mo pa­ra ir a ver­la al cine an­tes de es­pe­rar que la pa­sen por te­le­vi­sión, cla­ra­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.