REENCONTRADA

Caras (Chile) - - CULTURA - Por Da­vid Pon­ce

EN EL CEN­TE­NA­RIO DE VIO­LE­TA PA­RRA EL MA­YOR HO­ME­NA­JE PO­SI­BLE DE HA­CER ES DESCUBRIRLA Y MARAVILLARSE CON SU OBRA. CON­TRA EL LU­GAR CO­MÚN Y LA OB­VIE­DAD, EL ME­JOR AN­TÍ­DO­TO: SUS CAN­CIO­NES.

Aca­ba de pa­sar es­te 4 de oc­tu­bre un aniver­sa­rio más de Vio­le­ta Pa­rra (1917-1967), y no cual­quie­ra, sino una an­te­sa­la: el úl­ti­mo an­tes del cen­te­na­rio de la uni­ver­sal ar­tis­ta, que se­rá ce­le­bra­do en 2017 y pa­ra el que ya es­tán en pre­pa­ra­ción los fes­te­jos a gran es­ca­la. Se­rá un año com­ple­to dis­po­ni­ble pa­ra ha­cer in­mer­sión pro­fun­da en la obra de la fol­clo­ris­ta y crea­do­ra chi­le­na. Pe­ro tam­bién se­rá la oca­sión de asis­tir a mu­chas ob­vie­da­des re­duc­cio­nis­tas al res­pec­to. Y con po­cas fi­gu­ras es tan im­per­do­na­ble ser re­duc­cio­nis­ta y ob­vio co­mo con Vio­le­ta Pa­rra, con tan ri­co y nu­tri­do uni­ver­so crea­ti­vo que es el su­yo. La so­la mú­si­ca, que no es la úni­ca di­men­sión de su obra, es un con­ti­nen­te in­men­so por des­cu­brir. En las can­cio­nes: ahí es­tá el me­jor an­tí­do­to con­tra el lu­gar co­mún si se tra­ta de Pa­rra. Tras gra­bar sus pri­me­ros dis­cos en­tre 1953 y 1958, en los que dis­pu­so un re­per­to­rio tem­prano de re­co­pi­la­ción fol­cló­ri­ca y de pri­me­ras crea­cio­nes ba­jo esa in­fluen­cia, ya des­de un LP co­mo To­da Vio­le­ta Pa­rra (1960) em­pie­za a des­pun­tar su ve­ta crea­do­ra de­fi­ni­ti­va, en can­cio­nes co­mo “Ha­ce fal­ta un gue­rri­lle­ro” y su de­di­ca­to­ria a Manuel Rodríguez o “Yo can­to a la di­fe­ren­cia” y su ma­ni­fies­to so­cial y ca­si ci­ne­ma­to­grá­fi­co en­tre des­con­ten­to po­pu­lar y pa­ra­da mi­li­tar.

Y la lí­nea des­de ahí va a ser di­rec­ta has­ta otras mues­tras de can­to con­tin­gen­te so­bre mú­si­ca trans­gre­so­ra. Así ven­drán la es­truc­tu­ra mo­no­cor­de y de­sér­ti­ca de “Arri­ba que­man­do el sol” y la in­vo­ca­ción ma­pu­che de “Arau­co tie­ne una pe­na”, dos can­cio­nes de su des­co­no­ci­do LP gra­ba­do en Ar­gen­ti­na en 1961, así co­mo el ha­bi­tan­te chi­lo­te que na­ve­ga en “Se­gún el fa­vor del vien­to” y “La pe­ri­co­na se ha muer­to”, per­te­ne­cien­tes al re­per­to­rio gra­ba­do en Fran­cia en 1963 y que vio la luz re­cién nue­ve años más tar­de en el LP pós­tu­mo Can­cio­nes re­en­con­tra­das en Pa­rís (1971). De la mis­ma ge­ne­ra­ción son la pro­tes­ta de “Qué di­rá el San­to Pa­dre”, la in­dig­na­ción pal­pa­ble por el her­mano pre­so en “La car­ta”, la ins­tan­tá­nea so­cial y po­lí­ti­ca de “Miren co­mo son­ríen”, el re­tra­to som­brío de “Santiago pe­nan­do es­tás” y la pu­ra be­lle­za de “Es una bar­ca de amo­res”, has­ta lle­gar a su pos­tre­ro LP Las úl­ti­mas com­po­si­cio­nes de Vio­le­ta Pa­rra (1966) con ge­mas en poe­sía y mú­si­ca co­mo “Can­to­res que re­fle­xio­nan”, “Pu­pi­la de águi­la”, “Mal­di­go del al­to cie­lo”, “Rin del an­ge­li­to”, “Run Run se fue pa’l nor­te” y las más re­co­no­ci­das “Vol­ver a los 17” y “Gra­cias a la vi­da”.

Exis­te la idea de que Vio­le­ta Pa­rra es una ar­tis­ta re­vo­lu­cio­na­ria. Pe­ro no lo es só­lo por­que ha­ya can­ta­do so­bre lu­chas obre­ras o in­jus­ti­cias so­cia­les, sino so­bre to­do por­que no sos­tu­vo ese ver­so re­bel­de so­bre una mú­si­ca con­ser­va­do­ra: Pa­rra sub­vier­te el com­pás y la ar­mo­nía en sus can­cio­nes y abre mun­dos so­no­ros nue­vos pa­ra ha­bi­tar. Hay mu­cho más que los cua­tro acor­des de to­na­da de “La jar­di­ne­ra”, los ver­sos ju­gue­to­nes de “Ca­sa­mien­to de ne­gros” y el himno uni­ver­sal que es “Gra­cias a la vi­da” en su crea­ción..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.