G

Caras (Chile) - - ENTREVISTA -

Es­ta­do ins­tau­ra­do en el go­bierno de Ri­car­do La­gos, el mis­mo que hoy se ha con­ver­ti­do en la gran pie­dra de to­pe en­tre el ex go­ber­nan­te —y ac­tual pre­si­den­cia­ble— con el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til y la nue­va iz­quier­da, que no se can­sa de pro­cla­mar a los cua­tro vien­tos que ja­más res­pal­da­rá su can­di­da­tu­ra.

Se­gún Ga­rre­tón, las trans­for­ma­cio­nes in­tro­du­ci­das en dic­ta­du­ra y con­ti­nua­das por los go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos, “con­vir­tie­ron a la edu­ca­ción en una su­ma de in­tere­ses y gru­pos vin­cu­la­dos a tra­vés del lu­cro, por me­dio de un mo­de­lo edu­ca­cio­nal crea­do pa­ra ge­ne­rar de­sigual­dad, co­mo de he­cho lo de­nun­ció la pro­pia OCDE”. Y di­ri­gien­do sus dar­dos ha­cia el sis­te­ma eco­nó­mi­co en su con­jun­to, agre­ga: “Y es­to que uno di­ce del mo­de­lo edu­ca­cio­nal, lo pue­de apli­car tam­bién al mo­de­lo neo­li­be­ral, ba­sa­do ex­clu­si­va­men­te en el mer­ca­do pa­ra ge­ne­rar de­sigual­dad. Por­que en el mer­ca­do no hay ciu­da­da­nos igua­les en de­re­chos sino que con­su­mi­do­res que se de­fi­nen por su po­der eco­nó­mi­co”.

Una olla a pre­sión que se fue ca­len­tan­do por años y que ex­plo­tó con fuer­za en 2011, en pleno go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra, cuan­do el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til se to­mó las ca­lles y cap­tu­ró a la opi­nión pú­bli­ca. “Ahí co­mo nun­ca se ex­pre­só la rup­tu­ra en­tre la ins­ti­tu­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca y la so­cie­dad, pe­ro el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til y so­cial no com­pren­dió que ne­ce­si­ta­ba ca­na­li­zar sus de­man­das por la vía po­lí­ti­ca, que era ne­ce­sa­rio en­trar en esa are­na pa­ra po­der ne­go­ciar”. Y re­cuer­da la no­che del 4 de agos­to, cuan­do se pro­du­jo una gran movilización y los di­ri­gen­tes de la Con­cer­ta­ción —en ese mo­men­to la opo­si­ción— so­li­ci­ta­ron una reunión con Se­bas­tián Pi­ñe­ra, aun­que a úl­ti­ma ho­ra la can­ce­la­ron por exi­gen­cia de quie­nes en­ca­be­za­ban el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til. “Lle­va­ban su plie­go de pe­ti­cio­nes tal co­mo lo plan­tea­ban los jó­ve­nes, igua­li­to, pe­ro no se con­cre­tó. Ese era el mo­men­to pa­ra que se sen­ta­ran par­ti­dos po­lí­ti­cos de opo­si­ción y mo­vi­mien­to so­cial pa­ra ha­cer una pla­ta­for­ma na­cio­nal. Nin­guno qui­so”.

Co­rrió el tiem­po y el in­di­vi­dua­lis­mo en la so­cie­dad se acen­tuó, por efec­to del mer­ca­do, pe­ro tam­bién por la ma­si­fi­ca­ción de las re­des so­cia­les. “Hoy ca­da uno de es­tos sec­to­res tie­ne sus in­tere­ses, sus pro­pias vi­sio­nes de las co­sas y de­man­das; no les preo­cu­pa qué pa­sa con los otros. El ejem­plo más cla­ro fue cuan­do en ple­na dis­cu­sión de la re­for­ma edu­ca­cio­nal mu­chos di­je­ron: ‘es­toy dis­pues­to a pa­gar con tal de que mis hi­jos no va­yan a un co­le­gio don­de ha­ya gen­te dis­tin­ta a mí...’. Te­ne­mos un mo­de­lo eco­nó­mi­co so­cial que seg­men­ta, un sis­te­ma de cre­di­ti­za­ción de la so­cie­dad, don­de ca­da uno tie­ne que arre­glar­se con sus pro­pios cré­di­tos”.

A to­do es­to se su­mó lo que Ga­rre­tón ca­li­fi­ca de­re­cha­men­te co­mo “cri­men his­tó­ri­co”: el vo­to vo­lun­ta­rio. “Hoy ele­gir a las au­to­ri­da­des es tam­bién un bien de con­su­mo; yo voy al su­per­mer­ca­do, si me gus­ta lo com­pro y, si no, no lo lle­vo no­más... La idea de que hay un mer­ca­do don­de el in­di­vi­duo ha­ce lo que quie­re —que no es más que pu­ra ilu­sión— se tras­la­dó a la po­lí­ti­ca”, di­ce sin­te­ti­zan­do aquí una de sus crí­ti­cas a Ri­car­do La­gos, quien en su mo­men­to fue un gran pro­pul­sor del vo­to vo­lun­ta­rio.

—Su des­crip­ción sue­na de­sola­do­ra. ¿Al­gu­na sa­li­da?

—Hay que ge­ne­rar una ins­tan­cia don­de lo po­lí­ti­co y lo so­cial se en­cuen­tren. Y eso es pre­ci­sa­men­te la ta­rea de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te don­de la me­jor fór­mu­la es la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te. Tras la rup­tu­ra bru­tal que sig­ni­fi­có la dic­ta­du­ra pa­ra la his­to­ria del país y la im­po­si­ción de una Car­ta Fun­da­men­tal, hoy co­mo so­cie­dad de­be­mos de­ci­dir qué pen­sa­mos so­bre los gran­des de­re­chos in­di­vi­dua­les, de qué ma­ne­ra se or­ga­ni­za el país, quié­nes son los due­ños de los re­cur­sos na­tu­ra­les, etc. Eso es lo ló­gi­co. Y cuan­do su­ce­da, en ese ins­tan­te se pro­du­ci­rá el re­en­cuen­tro en­tre lo po­lí­ti­co y lo so­cial.

—De to­dos los can­di­da­tos has­ta aho­ra en ca­rre­ra, ¿qué fi­gu­ras le pa­re­cen más ade­cua­das pa­ra con­du­cir ese pro­ce­so: La­gos, Allen­de, Gui­llier...?

—Só­lo pue­de ser al­guien que pro­fun­di­ce el pro­ce­so ini­cia­do por el go­bierno de Mi­che­lle Ba­che­let y que hoy es­tá em­pan­ta­na­do pro­duc­to de es­ta mis­ma rup­tu­ra. Por­que de­je­mos las co­sas cla­ras: la ba­ja apro­ba­ción en las en­cues­tas no es só­lo cul­pa de la Presidenta sino que tam­bién es el re­sul­ta­do de es­ta ‘gran rup­tu­ra’, de he­cho, hay que re­co­no­cer que fue Ba­che­let quien ini­ció un nue­vo ci­clo mien­tras que la de­re­cha se ha re­sis­ti­do a cual­quier cam­bio; no quie­ren nin­gu­na trans­for­ma­ción y por tan­to no hay po­si­bi­li­dad de que la sa­li­da a es­ta cri­sis se pro­duz­ca con un go­bierno de de­re­cha sino que con uno ma­yo­ri­ta­rio de cen­tro iz­quier­da. Al­guien ca­paz de jun­tar a la Nue­va Ma­yo­ría con los nue­vos gru­pos de iz­quier­da. Si eso no es po­si­ble, al me­nos al­guien que, com­pro­me­tién­do­se con la pro­fun­di­za­ción de las re­for­mas, dia­lo­gue con el mun­do que es­tá fue­ra de la Nue­va Ma­yo­ría. Y de­jo fue­ra de eso a la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, por­que hay un sec­tor ahí den­tro al que nun­ca le ha gus­ta­do la Nue­va Ma­yo­ría y que mu­cho me­nos pre­ten­de pro­fun­di­zar las re­for­mas. Por lo tan­to —y res­pon­dien­do a su pre­gun­ta— los úni­cos li­de­raz­gos po­si­bles son el de Ri­car­do La­gos o el de Isa­bel Allen­de.

—Sin em­bar­go, co­mo us­ted mis­mo re­co­no­ce, La­gos ha es­ta­do de­trás del CAE y del vo­to vo­lun­ta­rio. Tam­bién se le apun­ta por no ha­ber lo­gra­do ins­ta­lar una nue­va Cons­ti­tu­ción. ¿Có­mo cree que de­bie­ra re­plan­tear­se?

—El es­tá por pro­fun­di­zar las re­for­mas, que es un plan­tea­mien­to de cen­tro iz­quier­da. Ade­más, hay que ad­mi­tir que es de las po­cas per­so­nas que pien­sa el futuro, que tie­ne una es­ta­tu­ra in­te­lec­tual. Pe­ro de­be re­co­no­cer aque­llo que en su go­bierno es­tu­vo equi­vo­ca­do.

—¿Pe­dir per­dón?

—No, tie­ne que de­cir: “me equi­vo­qué”. La­gos tie­ne que re­co­no­cer que co­me­tió erro­res en su go­bierno y no que­dar­se só­lo en que hi­zo ‘lo úni­co po­si­ble’. ¿Se po­día ha­ber ido más allá en las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les? Por su­pues­to que sí. ¿Se po­dría no ha­ber he­cho el CAE? ¡Evi­den­te! Aho­ra que se ha­yan me­jo­ra­do al­gu­nas co­sas con la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal... esa no es la cues­tión. El pun­to es que ahí hu­bo una equi­vo­ca­ción.

—¿Cree que de esa for­ma lo­gra­rá con­ven­cer al sec­tor es­tu­dian­til o a la iz­quier­da jo­ven? Por­que has­ta aho­ra só­lo ha re­ci­bi­do por­ta­zos.

—Yo lo que veo es que tie­ne que pro­fun­di­zar las re­for­mas, com­pro­me­ter­se con un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te que él li­de­re de ma­ne­ra efec­ti­va,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.