F

Caras (Chile) - - ENTREVISTA -

eso no se lo­gra co­mo lo pau­tea la de­re­cha, que en dic­ta­du­ra tu­vo un pé­si­mo ré­cord en cre­ci­mien­to y fue abru­ma­do­ra­men­te de­fi­cien­te en dis­tri­bu­ción del in­gre­so, pues la po­bre­za y la de­sigual­dad se agra­va­ron”.

—En ese sen­ti­do, ¿qué eva­lua­ción tie­ne del pre­su­pues­to fis­cal pre­sen­ta­do?

—Una par­te es ade­cua­da a los tiem­pos; la otra es­tá au­sen­te. La ade­cua­da es el men­sa­je de re­cu­pe­rar equi­li­brio del ba­lan­ce es­truc­tu­ral en el futuro. Yo creo fir­me­men­te en la res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal (al mar­gen de si es al ce­ro o no). Pe­ro hoy es­ta­mos muy des­ace­le­ra­dos (cla­ro so­bre ce­ro, y el 2.1% es res­pe­ta­ble). La re­cu­pe­ra­ción exi­ge un gran im­pul­so. Por eso, jun­to a los gas­tos per­ma­nen­tes pre­sen­ta­dos por el go­bierno se re­quie­re un pa­que­te reac­ti­va­dor de in­ver­sio­nes pú­bli­cas, en in­fra­es­truc­tu­ra, vi­vien­das, Co­del­co, y apo­yo in­ten­so a las Py­Mes. No bas­ta con los anun­cios de que el cre­ci­mien­to in­tere­sa. Hay que de­mos­trar­lo con he­chos. Y lo ob­vio es que se fi­nan­cie a tra­vés de Fon­dos So­be­ra­nos: pa­ra eso se acu­mu­la­ron en los an­te­rio­res go­bier­nos.

—Eco­no­mis­tas co­mo Manuel Ries­co creen que el mi­nis­tro de Ha­cien­da no pre­ten­de reac­ti­var la eco­no­mía pa­ra, de es­ta ma­ne­ra, fre­nar el im­pul­so re­for­mis­ta. ¿Qué opi­na?

—No. Uno pue­de cri­ti­car las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas. Es­ta­mos ha­blan­do de per­so­nas in­te­li­gen­tes, ho­nes­tas, pe­ro que sin em­bar­go se han de­ja­do guiar por los ti­tu­la­res, al­gu­nas ve­ces abru­ma­do­res, de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción do­mi­nan­tes y que han re­sul­ta­do muy ne­ga­ti­vos pa­ra el cre­ci­mien­to. El eco­no­mis­ta apun­ta a que una mi­ra­da in­di­vi­dua­lis­ta y po­co so­li­da­ria ha si­do —des­de los tiem­pos de la dic­ta­du­ra— una cons­tan­te, he­ren­cia del mo­de­lo neo­li­be­ral, pro­mo­to­ra de ‘ga­nan­cias de ca­pi­tal’ (a ex­pen­sas de los otros) en vez de ‘ga­nan­cias por pro­duc­ti­vi­dad’ (que con­tri­bu­yen al in­cre­men­to del PIB). “Ha si­do un las­tre a lo lar­go del tiem­po, des­de la dic­ta­du­ra que du­ró 17 años. En­ton­ces so­lo se po­día en­se­ñar la úni­ca que se con­si­de­ra­ba co­mo la ‘bue­na eco­no­mía’: la de la dic­ta­du­ra, en nom­bre de la ‘li­ber­tad’. Y en es­ta fla­gran­te con­tra­dic­ción per­si­guie­ron y ex­pul­sa­ron a ex­ce­len­tes pro­fe­so­res só­lo por pen­sar dis­tin­to, co­mo de he­cho ocu­rrió aquí, en la Fa­cul­tad de Eco­no­mía de la Universidad de Chi­le”, di­ce mi­ran­do el edi­fi­cio de Diagonal Pa­ra­guay.

A Ffrench-Da­vis —mi­li­tan­te DC des­de 1958— le su­pri­mie­ron la cá­te­dra des­pués del Gol­pe. “Era un vein­tea­ñe­ro que ha­bía ga­na­do el con­cur­so de pro­fe­sor ti­tu­lar de Eco­no­mía In­ter­na­cio­nal en 1965”.

Tra­ba­jó en la Cor­po­ra­ción de In­ves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca, CIEPLAN de la que es uno de los fun­da­do­res, y se man­tu­vo has­ta 1974 co­mo pro­fe­sor en Eco­no­mía de la Universidad Ca­tó­li­ca, su al­ma ma­ter, don­de tu­vo en­tre sus mu­chos alum­nos a Joa­quín La­vín y Ju­lio Ditt­born, am­bos Chica­go boys y dis­cí­pu­los de Mil­ton Fried­man, pa­dre del mo­de­lo neo­li­be­ral.

“Ten­go un ar­tícu­lo es­cri­to en 1982, El ex­pe­ri­men­to mo­ne­ta­ris­ta. En­ton­ces el neo­li­be­ra­lis­mo se lla­ma­ba mo­ne­ta­ris­mo. Chi­le co­men­zó a apli­car el mo­de­lo ca­si 20 años an­tes de que re­ci­bie­ra su nom­bre ac­tual. O sea, fue pio­ne­ro y lo apli­có bru­tal­men­te con la dic­ta­du­ra. Rea­gan vi­vía en de­mo­cra­cia, in­clu­so con par­te de su mis­mo partido cri­ti­can­do al­gu­nas de las me­di­das ra­di­ca­les e im­ple­men­tó po­lí­ti­cas neo­li­be­ra­les más bien mo­de­ra­das. Asi­mis­mo, Mar­ga­ret That­cher. En cam­bio la nues­tra fue una re­for­ma bru­tal, que li­qui­dó mu­chas in­dus­trias, Py­Mes y em­pleos”.

—El mo­de­lo se sir­vió de la dic­ta­du­ra.

—Pi­no­chet no só­lo ter­mi­nó con vi­das, tam­bién creó es­truc­tu­ras de­sigua­les que cons­ti­tu­yen un las­tre has­ta hoy. Agre­gue­mos que la pren­sa, que de­fen­día a ra­ja­ta­bla el mo­de­lo, fue in­tro­du­cien­do en­tre los chi­le­nos ideas co­mo que el mer­ca­do por sí so­lo sa­be có­mo ha­cer las co­sas, sin re­gu­la­cio­nes, don­de el que ga­na pla­ta es bueno, no im­por­ta có­mo... Así se fue­ron vol­vien­do mo­ral­men­te permea­bles las men­tes de mu­chos.

—Ser exi­to­so, no im­por­ta có­mo.

—Y es­to ha afec­ta­do a to­da la so­cie­dad. Hay ca­sos pú­bli­cos que han he­cho un enor­me da­ño y que han da­do pie a que otros di­gan: “en­ton­ces yo tam­bién”, ade­más por­que el cas­ti­go pa­re­ce dé­bil o au­sen­te...

—¿Se re­fie­re a los cos­tos que han de­bi­do pa­gar quie­nes es­tu­vie­ron tras ca­sos co­mo La Po­lar, Pen­ta, el car­tel de las far­ma­cias, los po­llos..., por men­cio­nar al­gu­nos?

—Cla­ro, y pri­mó esa ima­gen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.