T

Caras (Chile) - - CULTURA -

“So­mos un po­co des­or­de­na­dos, la ver­dad”, di­ce Jo­sé Se­call (67) sen­ta­do en la pe­núl­ti­ma hi­le­ra de bu­ta­cas ver­des que bor­dean el es­ce­na­rio del tea­tro La Co­me­dia. ac­tua­ción del Tea­tro En­sa­yo de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca (TEUC) par­tie­ron con el pro­yec­to ale­gan­do di­fe­ren­cias con la ins­ti­tu­ción.

In­nu­me­ra­bles pues­tas en es­ce­na han ate­rri­za­do an­te las an­ti­quí­si­mas bu­ta­cas, al­gu­nas fru­to de la bús­que­da de re­per­to­rio, otras li­ga­das al tea­tro con­tem­po­rá­neo y la ge­ne­ra­ción li­te­ra­ria de 1950 —que in­clu­yó va­rios tra­ba­jos con el dra­ma­tur­go Jor­ge Díaz—, has­ta lle­gar al sis­te­ma de la crea­ción co­lec­ti­va. “Acuér­den­se que so­mos uno”, di­ce Paula, por­que mu­chas de las obras que han cons­trui­do pa­ra el Ic­tus es­tán he­chas a tra­vés de la co­la­bo­ra­ción gru­pal, con ideas, pa­la­bras e in­ter­pre­ta­cio­nes que les per­te­ne­cen a to­dos.

“No­so­tros no éra­mos los au­to­res, ni los di­rec­to­res, ni los ac­to­res”, agre­ga Nis­sim. “Así que sur­gió la idea de que mon­tá­ra­mos una obra no­so­tros, so­bre la ba­se de las co­sas que nos gus­ta­ban y las que no, y así fue co­mo na­ció la crea­ción co­lec­ti­va”.

—¿Y có­mo ha­cen pa­ra con­tro­lar el caos in­mi­nen­te?

—Oti­lio: Hay que en­trar en un plano ob­je­ti­vo fren­te al ego­cen­tris­mo y a la ob­je­ti­vi­dad de mos­trar una bue­na crea­ción...

—Ma­ría Ele­na: Tras­pa­sar el ta­qui­to, co­mo di­go yo en el fút­bol.

—Nis­sim: Lo más desea­ble es que la ca­li­fi­ca­ción del apor­te cuen­te con la anuen­cia del gru­po...

—Paula: Pe­ro sea­mos ho­nes­tos... el caos a ve­ces se que­da mu­cho más tiem­po del que de­be­ría, por­que la crea­ción co­lec­ti­va es con­flic­ti­va, no hay na­da más que ha­cer. Y de las di­fe­ren­cias na­ce lo que con­ta­mos.

—Ed­gar­do: Hay una pe­lí­cu­la que se lla­ma El exi­lio de Gar­del y tie­ne un diá­lo­go muy bo­ni­to que di­ce: “el ar­te es la or­ga­ni­za­ción del caos, sin caos no hay ar­te...”.

Aca­ban de re­es­tre­nar la obra Oku­pa­ción (2005) —pro­ta­go­ni­za­da por pro­fe­so­res que se to­man un co­le­gio pa­ra im­pe­dir su pri­va­ti­za­ción—, una de las tan­tas que se ha cons­trui­do con la ba­se de un sis­te­ma co­la­bo­ra­ti­vo y que sur­gió en una épo­ca en que el tea­tro atra­ve­sa­ba pro­ble­mas eco­nó­mi­cos. “La obra se con­vir­tió en la re­pre­sen­ta­ción de la de­fen­sa de nues­tro es­pa­cio”, co­men­ta Ma­ría Ele­na. “Son tus pro­ble­mas, no es­tás in­ven­tan­do na­da, es­tás dán­do­le ca­rác­ter ar­tís­ti­co a un ele­men­to ma­te­rial de la vi­da”, ad­hie­re Nis­sim.

Al año si­guien­te de su es­treno, la Re­vo­lu­ción Pin­güi­na en­tró en mar­cha arre­me­tien­do con el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. “El es­ce­na­rio se an­ti­ci­pó a la reali­dad”, co­men­ta Nis­sim, y con­ti­núa ha­cién­do­lo, por eso las ecua­cio­nes con ti­za so­bre las pa­re­des per­ma­ne­ce­rán du­ran­te to­do el mes de oc­tu­bre.

—¿Qué los ha­ce man­te­ner­se vi­gen­tes?

—Oti­lio: El me­ca­nis­mo del tea­tro rea­lis­ta dis­fra­za­do con lo ab­sur­so ha­ce que sea un pro­duc­to en­tre­te­ni­do y a to­da prue­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.