TER­MÓ­ME­TRO

Caras (Chile) - - CULTURA -

En 2002 en el pro­gra­ma El Ter­mó­me­tro —que tu­vo su pri­me­ra tem­po­ra­da en 2000 y se ex­ten­dió has­ta 2006— un gru­po de pa­ne­lis­tas dis­cu­tía la per­for­man­ce crea­da por el ar­gen­tino Lui­zo Ve­ga y que ha­bía cap­tu­ra­do la aten­ción pú­bli­ca. La per­for­man­ce con­sis­tía en los des­nu­dos ca­lle­je­ros que pro­ta­go­ni­za­ba una jo­ven apo­da­da Baby Vamp. Los des­nu­dos de Baby Vamp eran mo­men­tos fu­ga­ces que Ve­ga pre­pa­ra­ba con­vo­can­do a la pren­sa. La chi­ca apa­re­cía re­pen­ti­na­men­te en al­gu­na ca­lle de San­tia­go jun­to a su men­tor, cu­bier­ta con un im­permea­ble del que se des­po­ja­ba por al­gu­nos mi­nu­tos. Los me­dios ele­va­ron a la du­pla al ran­go de ce­le­bri­da­des con­tra­cul­tu­ra­les del pop. To­do es­to su­ce­día en pleno au­ge de las fo­to­gra­fías de Tunick y la mo­da de los ca­fés con pier­nas. El Ter­mó­me­tro con­vo­có a Ve­ga jun­to a un gru­po de per­so­na­li­da­des pa­ra ha­blar so­bre el tra­ba­jo ar­tís­ti­co eje­cu­ta­do por Baby Vamp. La con­ver­sa­ción desem­bo­có en una gres­ca. El ar­gen­tino fue in­sul­ta­do, agre­di­do e in­clu­so tra­ta­do de pe­dó­fi­lo al ai­re. El de­ba­te no fue tal, sino más bien un jui­cio a la ca­li­dad mo­ral del in­vi­ta­do y una reivin­di­ca­ción al in­sul­to y la ho­mo­fo­bia. El es­pa­cio, en cier­ta me­di­da, se en­car­gó de to­mar la tem­pe­ra­tu­ra de los va­lo­res im­pe­ran­tes.

El pro­gra­ma Mo­do Ter­mó­me­tro re­cién es­tre­na­do por Chi­le­vi­sión, es una pues­ta al día de su an­te­ce­sor, pe­ro en con­di­cio­nes di­fe­ren­tes. Por lo pron­to los nue­vos es­tu­dios del ca­nal, per­mi­ten una pues­ta en es­ce­na más am­plia, ins­pi­ra­da al pa­re­cer en El In­for­man­te de TVN.

La pro­duc­ción del pro­gra­ma en­fa­ti­za, ade­más, la par­ti­ci­pa­ción de la au­dien­cia a tra­vés de las re­des so­cia­les, en un ges­to que se su­po­ne que lo po­ne al día con los tiem­pos. El pro­ble­ma es que el es­pí­ri­tu de ha­ce diez años si­gue im­pe­ran­do en el en­fo­que de los te­mas que se po­nen so­bre la me­sa, pe­se a los be­ne­fi­cios de Twit­ter y What­sapp. Hay una per­sis­ten­cia en la for­ma de en­ten­der el de­ba­te tal y co­mo su­ce­día en 2002; la ma­ne­ra que se asu­me co­mo la ex­po­si­ción de una so­cie­dad bi­no­mi­nal que a es­tas al­tu­ras re­sul­ta un pe­lín añe­ja: pa­ra ha­blar de un li­bro de se­xo se con­vo­ca a un obis­po, a un si­quia­tra y a un ac­ti­vis­ta gay. En ese sen­ti­do el Mo­do Ter­mó­me­tro no se­ría otra co­sa que el es­pa­cio en don­de los ex­tre­mos se en­cuen­tran pa­ra ex­pre­sar lo que pien­san con el apo­yo de ‘ex­per­tos’ que la ma­yo­ría de las ve­ces no son más que ac­ti­vis­tas. La ciu­da­da­nía de­be­ría es­tar in­ter­pre­ta­da por ellos, del mis­mo mo­do en que al­gu­na vez otros ex­per­tos co­mo el seu­do eco­no­mis­ta Ra­fael Ga­ray o el co­men­ta­ris­ta Ri­car­do Is­rael en­car­na­ban la voz de los sin voz.

Mo­do Ter­mó­me­tro ne­ce­si­ta al­go más que un ajus­te tec­no­ló­gi­co pa­ra po­ner­se al día con la épo­ca: en­ten­der que es ne­ce­sa­ria una ma­ne­ra más fres­ca de en­fo­car los con­flic­tos y un nue­vo re­per­to­rio de vo­ces pa­ra abor­dar­los.

LU­NES

22:30 HO­RAS. CHV.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.