EN LAS PUER­TAS DEL CIE­LO

Caras (Chile) - - CULTURA - Por Da­vid Pon­ce

EL RE­CIEN­TE NO­BEL DE LI­TE­RA­TU­RA ME­RE­CI­DO POR DY­LAN VA IN­CLU­SO MÁS ALLÁ DE SU FUN­DA­MEN­TAL CREA­CIÓN CO­MO CAN­TAN­TE Y AU­TOR: ES EL RE­CO­NO­CI­MIEN­TO A LA CAN­CIÓN CO­MO GÉ­NE­RO Y EX­PRE­SIÓN AR­TÍS­TI­CA.

Con to­dos los má­xi­mos me­re­ci­mien­tos que

Bob Dy­lan tie­ne en el mun­do de la mú­si­ca, el Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra que aca­ba de ga­nar tras­cien­de a su fi­gu­ra. Es el pre­mio a un ar­tis­ta, pe­ro más sig­ni­fi­ca­ti­vo, a un gé­ne­ro, a la can­ción po­pu­lar co­mo ex­pre­sión li­te­ra­ria. “Por ha­ber crea­do nue­vas ex­pre­sio­nes poé­ti­cas den­tro de la tra­di­ción de la gran can­ción ame­ri­ca­na”, es la fun­da­men­ta­ción del No­bel y el ad­je­ti­vo “es­ta­dou­ni­den­se” aun sue­na mez­quino, por­que Dy­lan de­jó una mar­ca so­bre la his­to­ria de la can­ción a se­cas, sin ape­lli­dos.

Hi­jo ele­gi­do de una dé­ca­da bu­llen­te co­mo la de los años ’60, na­die co­mo él cap­tu­ró du­ran­te esos tiem­pos con­flic­ti­vos el es­pí­ri­tu de la épo­ca en la can­ción, así co­mo na­die se va­lió de esa com­bi­na­ción de es­tro­fas y es­tri­bi­llos, de le­tra y me­lo­día, pa­ra trans­for­mar­la en una he­rra­mien­ta lle­na de sen­ti­do y acor­de con los tiem­pos. No fue el pri­me­ro, por­que an­tes es­tu­vie­ron pio­ne­ros del folk co­mo Woody Guth­rie, que fue su ins­pi­ra­ción pri­me­ra; Pe­te See­ger o in­clu­so Joan Baez. Pe­ro fue él quien se pre­fi­gu­ró co­mo he­re­de­ro di­lec­to y di­rec­to de la tra­di­ción del tro­va­dor cuan­do al­go así era de ve­ras in­quie­tan­te y pe­li­gro­so, en ver­sos co­mo los de “The ti­mes they are a-chan­ging” (1964) y su in­ter­pe­la­ción a se­na­do­res y con­gre­sis­tas, a ma­dres y pa­dres de to­da la tie­rra, co­mo pro­fe­ta de un tiem­po nue­vo. La pa­la­bra es el le­ga­do ma­yor de Dy­lan. La can­ción fue el vehícu­lo pa­ra dar­la a co­no­cer, pe­ro mal que pe­se a la mú­si­ca, ella fue ca­si siem­pre un acom­pa­ña­mien­to pa­ra sus ver­sos y de he­cho es po­si­ble con­si­de­rar­la, siem­pre con res­pe­to, has­ta un ac­ce­so­rio en sus can­cio­nes: Dy­lan pue­de y de­be ser leí­do, di­jo al mun­do y con ra­zón la vo­ce­ra de la Aca­de­mia sue­ca. Por eso co­bra sen­ti­do ade­más el No­bel de Li­te­ra­tu­ra en sus ma­nos. Aun así, ni to­dos sus mé­ri­tos lo sal­van de cier­ta sor­na glo­bal, con la que tam­bién la no­ti­cia de la pre­mia­ción fue re­ci­bi­da, so­bre to­do an­te la pre­sen­cia de es­cri­to­res del fus­te del ja­po­nés Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi, los es­ta­dou­ni­den­ses Phi­lip Roth y Don DeLi­llo o el al­ba­nés Is­mail Ka­da­re en­tre otros con­ten­do­res. No ha fal­ta­do quien a raíz de la no­ti­cia ha­ya anun­cia­do las pró­xi­mas cam­pa­ñas de gen­te co­mo Sa­bi­na o has­ta Ar­jo­na al No­bel: chis­tes que, con más o me­nos gra­cia, lo que ha­cen es des­nu­dar so­bre to­do el des­pre­cio ha­cia la can­ción co­mo un ar­te me­nor. Tal vez Dy­lan ya lo sa­bía en 1964, cuan­do de­di­có otra de las es­tro­fas de “The ti­mes they are a-chan­ging” a esos “es­cri­to­res y crí­ti­cos que pro­fe­ti­zan con sus plu­mas”. Lo cier­to es que es otro mé­ri­to su­yo aho­ra: a la edad en la que sus con­tem­po­rá­neos sue­len ser lla­ma­dos di­no­sau­rios o va­cas sa­gra­das, Bob Dy­lan vuel­ve a in­co­mo­dar. Que de eso se tra­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.