GRIE­TAS DE LA NOR­MA­LI­DAD

Caras (Chile) - - CULTURA - Por Ro­mi­na Re­yes Aya­la

IM­PO­SI­BLE SA­LIR DE LA TIE­RRA, AN­TO­LO­GÍA DE ALE­JAN­DRA COSTAMAGNA, CON­TIE­NE UNA SE­RIE DE HIS­TO­RIAS QUE HU­YEN A LA NA­DA. FO­TO­GRA­MAS DE REALI­DAD ATRA­VE­SA­DOS POR EL CON­FLIC­TO, A VE­CES PRÁC­TI­CO, OTRAS LE­TAL, QUE CUES­TIO­NAN TO­DO AQUE­LLO QUE PA­RE­CE CO­TI­DIANO.

No hay ca­rre­ra que no se sos­ten­ga por un tra­ba­jo. Y eso es lo que pue­de de­mos­trar Ale­jan­dra Costamagna, chi­le­na na­ci­da en

1970 que pu­bli­ca en Es­truen­do­mu­do, edi­to­rial pe­ruano chi­le­na, una com­pi­la­ción de cuen­tos que se pre­sen­tó pri­me­ro en la FIL Li­ma y lue­go en Chi­le. Una es­pe­cie de gran­des éxi­tos mez­cla­da con iné­di­tos de una es­cri­to­ra que se lee y que es­cri­be pa­ra un pú­bli­co que ex­ce­de lo na­cio­nal.

El re­la­to que nom­bra el con­jun­to es qui­zás el me­jor: dos her­ma­nas huér­fa­nas que en­fren­tan la ope­ra­ción que o le sa­na­rá el cán­cer a la me­nor, o la de­ja­rá ve­ge­tal. Plan­ta o pe­rro es la dua­li­dad que ex­po­ne Costamagna, una pre­gun­ta que se ha­ce una mujer que no ha lle­ga­do a los vein­te años y ya de­ci­dió mo­rir.

Se­ría fá­cil en­ton­ces lle­gar a la con­clu­sión del re­la­to, sin em­bar­go, Costamagna lo­gra en­con­trar un gi­ro, un rin­cón no vis­to por don­de el tex­to en­tra y que­da re­pe­ti­do en un loop. Un cuer­po atra­pa­do por la me­di­ci­na en el hos­pi­tal. Una mujer que no pue­de to­mar po­se­sión so­bre sí mis­ma. Una fic­ción an­gus­tian­te de una muer­ta que no pue­de mo­rir. En al­gu­nos de los re­la­tos, aque­llos que po­nen un ojo ín­ti­mo en una si­tua­ción co­ti­dia­na o fa­mi­liar, las his­to­rias mis­mas que pue­den pa­re­cer cen­tra­les se mez­clan con los pai­sa­jes de fon­do. En Agu­jas del reloj, la pe­lea de una pa­re­ja en la ca­ja del su­per­mer­ca­do pa­re­ce me­nos im­por­tan­te que el mis­mo su­per­mer­ca­do y sus tra­ba­ja­do­res fun­cio­nan­do a mo­do de má­qui­na re­fi­na­da.

Los cuen­tos no re­mi­ten exac­ta ni ne­ce­sa­ria­men­te a Chi­le. Y si lo re­cuer­dan no es por el pai­sa­je, sino por la sen­sa­ción de en­cie­rro y la ne­ce­si­dad de es­ca­pe, co­mo to­da una me­ta­fo­ri­za­ción de un país arrin­co­na­do por una cordillera. Via­jes que par­ten en Chi­le y lle­gan a la na­da, cu­yo mó­vil son los de­seos de li­be­ra­ción.

En el li­bro hay pa­ter­ni­da­des in­com­ple­tas, re­la­cio­nes in­ces­tuo­sas, hi­jas per­di­das. Ca­be­zas atra­ve­sa­das por agu­jas, mu­je­res li­bres que son cas­ti­ga­das por ello. Cuer­pos que no se per­te­ne­cen a sí mis­mos, que son pre­sa de la me­di­ci­na, o de la mi­ra­da mas­cu­li­na que cons­tru­ye a la mujer des­de ro­les tra­di­cio­na­les de es­po­sa, ma­dre, aman­te.

Las mu­je­res li­be­ra­das tie­nen un tris­te fi­nal en la pluma de la es­cri­to­ra, lo que de­be lo­grar que, al le­van­tar los ojos del li­bro y vol­ver a la reali­dad, nos pre­gun­te­mos si es nor­mal aque­llo que aca­ba­mos de leer. Cuál es la esen­cia de lo na­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.