PAR­TE DE LA RE­LI­GIÓN

Caras (Chile) - - MÚSICA - Por Ro­mi­na Re­yes Aya­la

CAR­TAS DES­DE LA TIE­RRA, DE MARK TWAIN, FUE ES­CRI­TO CER­CA DE LA MUER­TE DEL AU­TOR, EN 1910, PE­RO PU­BLI­CA­DO RE­CIÉN EN 1962 POR EL TE­MOR A LA PO­LÉ­MI­CA. UN PE­QUE­ÑO LI­BRO QUE CUES­TIO­NA LA MO­RAL CRIS­TIA­NA DES­DE EL HU­MOR Y LA IRO­NÍA, DAN­DO CUEN­TA DE LO AB­SUR­DO QUE ES CREER.

Fue Marx el que pa­ra ha­blar de la ideo­lo­gía en tan­to fal­sa con­cien­cia to­mó co­mo ejem­plo la re­li­gión. Una idea que re­ve­la, pe­ro en­cu­bre. Que es co­rrec­ta a la ho­ra de se­ña­lar el su­fri­mien­to hu­mano, sin em­bar­go fal­sa en se­ña­lar su so­lu­ción.

Car­tas des­de la tie­rra de Mark Twain (La Po­lle­ra) es una es­pe­cie de chis­te que re­du­ce las cien­tos de pá­gi­nas de la Bi­blia a bre­ves pa­sa­jes don­de el na­rra­dor, Sa­tán, ar­cán­gel ex­pul­sa­do del cie­lo por bur­lar­se de la crea­ción hu­ma­na de Dios, se pasea por la tie­rra y les co­mu­ni­ca sus re­fle­xio­nes a sus ami­gos án­ge­les a par­tir de lo que ve. La re­li­gión, a sus ojos, apa­re­ce no co­mo al­go da­do o “na­tu­ral”, que de­vie­ne ló­gi­ca­men­te de la idea de un Dios, sino co­mo un dis­cur­so que no só­lo es ar­ti­fi­cial, sino tam­bién ab­sur­do. Twain, trans­fi­gu­ra­do en Sa­tán, per­ci­be las prác­ti­cas de los cre­yen­tes co­mo un sin­sen­ti­do. El re­zar pen­san­do que hay al­guien ahí es­cu­chan­do, se­ría só­lo un en­ga­ño pa­ra evi­tar el va­cío.

Car­tas des­de la tie­rra es un es­fuer­zo pa­ra re­ve­lar el ca­rác­ter ar­ti­fi­cial del dis­cur­so católico, apos­tó­li­co y ro­mano. Al­go que, al pa­re­cer, Twain con­si­de­ró de­ma­sia­do po­lé­mi­co pa­ra su épo­ca, por lo que el tex­to no fue co­no­ci­do sino has­ta 1962, años des­pués de su muer­te, cuan­do Cla­ra Cle­mens, una de sus hi­jas, ac­ce­dió a pu­bli­car­las.

En esos años, Es­ta­dos Uni­dos vi­vía una re­su­rrec­ción del mo­vi­mien­to van­guar­dis­ta, con la lle­ga­da del pop y una nue­va lec­tu­ra del pro­yec­to que a co­mien­zos del si­glo XX se plan­teó en con­tra de la ins­ti­tu­ción arte. Eran los mis­mos años en que Twain mo­ría jun­to a su si­glo, es­cri­bien­do es­te tex­to don­de Sa­tán es ex­pul­sa­do del cie­lo al mis­mo mo­do en que es­cri­to­res y ar­tis­tas plan­tea­ban re­com­po­ner el víncu­lo en­tre arte y vi­da. Es de­cir, sa­lir de la idea de la di­vi­ni­dad, re­ve­lar la ar­ti­fi­cio­si­dad del arte; dar cuen­ta de que los ar­tis­tas son pro­duc­to­res an­tes que ilu­mi­na­dos. Hoy Car­tas des­de la tie­rra no cau­sa la alar­ma que ima­gi­nó su au­tor en el mo­men­to de es­cri­bir­lo, ya que nuestra épo­ca de tar­día mo­der­ni­dad ha li­be­ra­li­za­do to­dos los dis­cur­sos. La au­da­cia de Twain hoy pa­re­ce de­ma­sia­do co­rrec­ta, y de­vuel­ve una pre­gun­ta que mo­ti­va mu­chas teo­rías li­te­ra­rias: ¿des­de dón­de se lee? Pe­se a ello, la ins­ti­tu­ción re­li­gio­sa man­tie­ne su lu­gar de pri­vi­le­gio, y es esa reali­dad la que per­mi­te aún hoy leer un tex­to co­mo el de Twain.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.