U

Caras (Chile) - - ECOS -

Ma­cin­tosh es par­te de los de­mó­cra­tas que hoy ha­cen un mea cul­pa por no que­rer ver, des­de la co­mo­di­dad de su es­ta­tus de blan­cos pri­vi­le­gia­dos, la de­ba­cle que cun­de a su al­re­de­dor.

Es el sín­dro­me de ‘la bur­bu­ja li­be­ral’, co­mo bau­ti­za­ron los me­dios nor­te­ame­ri­ca­nos a la in­ca­pa­ci­dad de es­te sec­tor de em­pa­ti­zar con los blan­cos po­bres que pri­me­ro per­die­ron sus em­pleos y, tras la cri­sis del 2008, tam­bién sus ca­sas. The bub­ble (la bur­bu­ja) en­vuel­ve prin­ci­pal­men­te las zo­nas ur­ba­nas, cos­tas y cen­tros de po­der (Nue­va York, Washington, Seattle, California, etc.) que se ti­ñe­ron del azul de la campaña de­mó­cra­ta tras el con­teo de vo­tos. Na­da nue­vo por lo de­más. Tam­po­co fue una sor­pre­sa que el ro­jo vol­vie­ra a co­lo­rear la Amé­ri­ca profunda en el cen­tro y sur del país (Ala­ba­ma, Mis­sis­sip­pi, Ca­ro­li­na del Sur) co­no­ci­do co­mo el cin­tu­rón bí­bli­co de­bi­do al fer­vor re­li­gio­so de sus ciu­da­da­nos ma­yo­ri­ta­ria­men­te republicanos.

Por eso, la zo­na de­ci­si­va, la que in­cli­nó la ba­lan­za en fa­vor de Trump fue el Me­dio Oes­te, don­de vi­ve Ma­cin­tosh. Sus es­ta­dos for­man par­te de otro cin­tu­rón, el rust belt (cin­tu­rón de óxi­do) lla­ma­do así de­bi­do a que se trata de un área in­dus­trial, que so­bre­vi­ve de la pro­duc­ción de ace­ro, la ex­trac­ción de car­bón y la ma­nu­fac­tu­ra en ge­ne­ral; y que tu­vo sus años de glo­ria du­ran­te el au­ge de la in­dus­tria au­to­mo­triz. Es­te cin­tu­rón de óxi­do lo in­te­gran va­rios swing sta­tes que al­ter­nan su vo­to en­tre liberales y republicanos y ac­túan co­mo el ter­mó­me­tro eco­nó­mi­co y so­cial del país. En­tre ellos se en­cuen­tra Ohio, el pre­dic­tor, que des­de los años ’60 no se equi­vo­ca en ele­gir a quién se­rá el nue­vo in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca. Sin fa­llar otra vez, los ohioans die­ron un con­tun­den­te triun­fo a Trump (52% de las pre­fe­ren­cias con­tra 43,5% pa­ra Hi­llary), mien­tras que el 2012 re­sul­ta­ron clave en la re­elec­ción de Oba­ma. Otros es­ta­dos del rust belt que ca­ta­pul­ta­ron a Trump fue­ron Wis­con­sin y Pennsyl­va­nia, tam­bién fuer­te­men­te gol­pea­dos por la cri­sis y que se­gún un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do por The New York Ti­mes cons­tru­ye­ron una coa­li­ción úni­ca de vo­tan­tes blan­cos “a lo lar­go de ríos y rieles que al­gu­na vez trans­por­ta­ron car­bón des­de el sur de Ohio y la cuen­ca de West Vir­gi­nia has­ta los hor­nos de fun­di­ción de Pennsyl­va­nia”.

La mi­ni­bur­bu­ja en la que vi­ve Lau­ra Ma­cin­tosh (‘mi­ni’ por­que al fin y al ca­bo es el mid­west) se re­du­ce a unas po­cas cua­dras de lin­das y có­mo­das ca­sas ha­bi­ta­das pre­fe­ren­te­men­te por pro­fe­so­res de la uni­ver­si­dad lo­cal y otros pro­fe­sio­na­les. Pe­ro si se ca­mi­na ha­cia el no­res­te, don­de co­mien­zan los mon­tes Apa­la­ches, emer­gen bol­so­nes de pobreza en me­dio de lo que pa­re­ce un apo­ca­lip­sis pos­t­in­dus­trial.

“Las plan­tas ma­nu­fac­tu­re­ras de ace­ro, que cons­ti­tuían la prin­ci­pal fuente de em­pleo, ce­rra­ron y na­da las re­em­pla­zó. Hoy los po­cos tra­ba­jos giran en torno a los cen­tros de edu­ca­ción y al hospital”, ex­pli­ca la pro­fe­so­ra. Su so­bri­na, ma­dre de un ni­ño de ocho y otro de seis años, tra­ba­ja­ba co­mo asistente den­tal sin nin­gún ti­po de be­ne­fi­cios y de­bía com­ple­men­tar sus ba­jos in­gre­sos sir­vien­do en un lo­cal de co­mi­da rá­pi­da. “En es­tas áreas no hay trans­por­te pú­bli­co y ella per­dió su au­to de­bi­do que de­jó de pa­gar las cuo­tas del crédito. Jen­ni­fer no veía fu­tu­ro ni pa­ra ellas ni pa­ra sus hi­jos y en­con­tró en la he­roí­na una sa­li­da a su de­ses­pe­ra­ción”, cuen­ta Ma­cin­tosh.

MU­CHOS DE­MÓ­CRA­TAS VO­TA­RON POR HI­LLARY “POR­QUE ERA EL MAL ME­NOR”, PE­RO HOY ES­TÁN CON­VEN­CI­DOS DE QUE BER­NIE SAN­DERS, QUIEN ES­TU­VO EN PRIMARIAS CON­TRA CLIN­TON, ERA MÁS COM­PE­TI­TI­VO FREN­TE A TRUMP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.