NA­DIE ES­TÁ

Caras (Chile) - - LA HECHIZADA -

En Un cuen­to de Na­vi­dad, la clá­si­ca obra de Char­les Dic­kens, el ava­ro y ex­plo­ta­dor mís­ter Scroo­ge es vi­si­ta­do du­ran­te la no­che por fan­tas­mas que le en­se­ñan to­do aque­llo que no ha sa­bi­do va­lo­rar en su vi­da, le mues­tran el su­fri­mien­to que ha cau­sa­do y las con­se­cuen­cias de su mi­se­ra­ble con­duc­ta. Na­die es­tá li­bre, el do­cu­rrea­lity de Ca­nal 13, usa una pre­mi­sa pa­re­ci­da: un gru­po de jóvenes des­bo­ca­dos es con­du­ci­do a vi­vir una ex­pe­rien­cia lí­mi­te que los ha­rá re­fle­xio­nar so­bre sus erro­res. En es­te ca­so no van de vi­si­ta a su pa­sa­do o su fu­tu­ro, sino a la cár­cel.

La es­truc­tu­ra del pro­gra­ma es sim­ple. Pri­me­ro pre­sen­ta a los jóvenes quie­nes re­la­tan los por­me­no­res de su pro­pia irres­pon­sa­bi­li­dad o fran­ca es­tu­pi­dez con el tono bur­lón del idio­ta que se cree as­tu­to. Hom­bres y mu­je­res con la fi­lo­so­fía de vi­da de un zán­gano que vi­ven a cos­ta de unos pa­dres de­ses­pe­ra­dos que usan el pro­gra­ma co­mo úl­ti­mo recurso pa­ra sal­var a sus hi­jos de sí mis­mos.

La se­gun­da par­te es el mo­men­to en que la ple­ga­ria por una lección es aten­di­da y la pro­duc­ción del pro­gra­ma los lle­va has­ta la cár­cel, en don­de se aso­man —siem­pre cus­to­dia­dos por gen­dar­mes y cá­ma­ras— a lo que se­ría su pro­pio fu­tu­ro de per­sis­tir en sus vi­das de juer­ga y ja­ra­na. De­ben so­por­tar las bur­las y ame­na­zas de los in­ter­nos, oler la he­dion­dez del ha­ci­na­mien­to, asear ha­bi­ta­cio­nes lle­nas de por­que­ría. Al­gu­nos in­ter­nos —ad­ver­ti­dos de la his­to­ria de los jóvenes— los acon­se­jan so­bre las ven­ta­jas de apro­ve­char la vi­da que tie­nen. To­do eso pa­ra que ellos se sien­tan afor­tu­na­dos: tie­nen familia que se preo­cu­pan de ellos, una vi­da sin so­bre­sal­tos, un fu­tu­ro que se abre. Mien­tras tan­to sus pa­dres ob­ser­van to­do des­de una sa­la acom­pa­ña­dos de la con­duc­to­ra del pro­gra­ma.

Na­die es­tá li­bre uti­li­za la vi­da de los re­clu­sos co­mo con­tra­pun­to. Sus vi­das, con­su­mi­das por la pobreza y el de­li­to, son úti­les en una te­ra­pia de shock que tie­ne al­go in­quie­tan­te y per­ver­so: la cár­cel chi­le­na es un her­vi­de­ro de mi­se­ria que en es­te ca­so es uti­li­za­do co­mo la es­ce­no­gra­fía de un pro­gra­ma de te­le­vi­sión que bus­ca sal­var a al­gu­nos mos­trán­do­les la des­gra­cia de otros.

El fi­nal es una mo­ra­le­ja y ca­si siem­pre un re­en­cuen­tro en­tre pa­dres e hi­jos, un fi­nal que le da la es­pal­da al es­pan­to pe­ni­ten­cia­rio, un atre­zo útil que pa­re­cie­ra estar ahí pa­ra re­me­cer la vi­da de jo­ven­ci­tos mal­cria­dos.

MIÉR­CO­LES 23:30 HO­RAS. CA­NAL 13.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.