VIOLENCIA CO­TI­DIA­NA

Caras (Chile) - - CINE - Por Fran­co Fa­so­la

ES LA ÓPE­RA PRI­MA DE ÁLEX ANWANDTER. UN DE­BUT CON BAS­TAN­TE FU­TU­RO DON­DE NOS SU­GIE­RE UNA VER­SIÓN ANTIPOP DEL CRI­MEN DE DANIEL ZA­MU­DIO.

El asesinato de Daniel Za­mu­dio, en un cri­men de odio por su orien­ta­ción se­xual, ha si­do abor­da­do des­de va­rios án­gu­los: des­de cam­bios le­ga­les has­ta se­ries de te­le­vi­sión han abor­da­do su his­to­ria.

Vi­si­bi­li­za­do ya con bas­tan­te po­ten­cia, el pri­mer pre­jui­cio (his­to­ria re­pe­ti­da) con Nun­ca vas a estar so­lo, cae rá­pi­da­men­te. Ver­sión li­bre, ins­pi­ra­da en el ca­so real, el co­no­ci­do mú­si­co Alex Anwandter ha­ce su de­but en la di­rec­ción con muy buen pul­so. Una ciu­dad gris y des­la­va­da co­mo San­tia­go apa­re­ce sin edi­fi­cios vi­dria­dos ni gen­te de ca­tá­lo­go. Se res­pi­ra pa­vi­men­to y tie­rra, ma­qui­lla­jes ba­ra­tos, se­xo ju­ve­nil y bas­tan­tes cua­dros bien rea­lis­tas de una so­cie­dad que in­ten­ta­mos es­con­der de­ba­jo de la al­fom­bra. En ese sen­ti­do Nun­ca vas a estar so­lo —que tu­vo un buen pa­so por el Fes­ti­val de Ci­ne de Ber­lín— es­tá lo­gra­da. Pa­blo (An­drew Bargs­ted) es un jo­ven gay de cla­se me­dia ba­ja que quie­re es­tu­diar dan­za. En el ca­mino, mien­tras se da cuen­ta de la fal­ta de opor­tu­ni­da­des, su con­di­ción se­xual emer­ge sin que­rer pa­sar inad­ver­ti­do en su ba­rrio, con sus “pa­res”, que em­bru­te­ci­dos por la mis­ma fal­ta de fu­tu­ro, las em­pren­den con to­da su ra­bia con­tra él.

Anwandter pro­po­ne aquí un cam­bio de en­fo­que, don­de Juan (Ser­gio Her­nán­dez, siem­pre so­bre­sa­lien­te), el so­li­ta­rio pa­dre de Pa­blo, ad­mi­nis­tra­dor de una fá­bri­ca de ma­ni­quíes, se trans­for­ma en pro­ta­go­nis­ta y se aso­ma, sin nin­gún in­te­rés, en la vi­da de su hi­jo di­fe­ren­te, al que nun­ca an­tes qui­so ver. En­tra en su pie­za, quie­re en­ten­der la dan­za que iba a es­tu­diar, mien­tras el jo­ven ago­ni­za en un hospital y él bus­ca una jus­ti­cia que lo trans­for­ma en ser in­vi­si­ble. La pa­li­za sim­bó­li­ca que cae so­bre Juan es du­rí­si­ma y tan real co­mo las pa­ta­das en la ca­be­za que re­ci­bió su hi­jo. La sa­lud im­pa­ga­ble pa­ra cual­quie­ra que no sea ri­co. El pa­si­llo os­cu­ro que Chi­le ha­ce al que osa sa­lir de la fi­la. El des­pre­cio por el que no tie­ne una cuen­ta co­rrien­te con saldo. Sue­na muy real, pe­ro es una pe­lí­cu­la.

Con una fi­na fo­to­gra­fía, una cui­da­da ban­da so­no­ra lle­na de bo­le­ros, pe­ro tam­bién con mu­cho por cre­cer, so­bre to­do a ni­vel de guión, Anwandter nos re­ga­la en Nun­ca vas a estar so­lo uno de los me­jo­res de­but na­cio­na­les de 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.