BO­LA­ÑO NO PUE­DE MO­RIR

Caras (Chile) - - LETRAS Y PALABRAS - Por Ro­mi­na Re­yes Ayala

En Bo­la­ño la tras­tien­da de la obra no apa­re­ce, pe­ro sí la vi­da.

No el poe­ma pu­bli­ca­do, el cuen­to ga­na­dor.

Sí las re­la­cio­nes, las con­ver­sa­cio­nes, la ex­pe­rien­cia for­ma­ti­va del es­cri­tor. Es­cri­to­res que no pro­vie­nen de fa­mi­lias li­te­ra­rias, nom­bres sin nin­gún ti­po de tradición. Es­cri­tu­ras que só­lo par­ten del de­seo y que bus­can res­pon­der a un nue­vo cá­non, co­mo la bús­que­da de Ce­sá­rea Ti­na­je­ro por el de­sier­to o la cons­truc­ción li­te­ra­ria de Beno Von Ar­chim­bol­di. Ese es­pí­ri­tu anar­quis­ta se pu­bli­ca hoy des­de el cen­tro de la ins­ti­tu­ción li­te­ra­ria. Pa­re­ce un chis­te, o sim­ple­men­te la mues­tra del ges­to fa­go­ci­ta­dor que lo­gra el ca­pi­ta­lis­mo.

Es­te año, el gru­po Pen­guin Random Hou­se ad­qui­rió los de­re­chos de la obra de Ro­ber­to Bo­la­ño, anun­cian­do nue­vos tí­tu­los iné­di­tos del chi­leno que mu­rió de­ma­sia­do jo­ven.

El mer­ca­do le ha da­do a Bo­la­ño un ca­rác­ter de in­mor­tal. Y sin em­bar­go es el Bo­la­ño muer­to el que ha­ce al pro­fe­sor Amal­fi­tano col­gar li­bros co­mo ro­pa hú­me­da en 2666; el que re­gre­sa de la tum­ba con El es­pí­ri­tu de la ciencia fic­ción, don­de sus pro­ta­go­nis­tas ocu­pan una bi­blio­te­ca co­mo me­sa pa­ra co­mer. Es el Bo­la­ño muer­to, ese que no pa­ra de de­ve­nir li­bro, el que lla­ma a desa­cra­li­zar­lo. Sa­car­lo de su exis­ten­cia ló­gi­ca. Ha­cer­lo par­te de la vi­da, ca­si de for­ma iró­ni­ca.

Ser es­cri­tor pa­ra Ro­ber­to Bo­la­ño es vi­vir en una azo­tea en el DF de los ’70. Tra­ba­jar en pu­bli­ca­cio­nes de cul­tu­ra, en­tre pe­rio­dis­tas que de­di­can su tiem­po li­bre a fu­mar en ca­fe­te­rías, y al al­cohol. Par­ti­ci­par en ta­lle­res de poe­sía, de­cir­se a sí mis­mo poe­ta an­tes de es­cri­bir un poe­ma.

Es la vi­da de Remo Mo­rán y Jan Schre­lla, pe­ro tam­bién las de Ar­tu­ro Be­lano y Ulises Li­ma, del poe­ta Gar­cía Ma­de­ro, de to­dos los in­fra­rrea­lis­tas que for­man par­te de Los de­tec­ti­ves sal­va­jes. El es­pí­ri­tu de la ciencia fic­ción, fe­cha­da en 1984, pre­fi­gu­ra es­te uni­ver­so de ju­ven­tud ro­mán­ti­ca y re­bel­de que for­ma par­te del et­hos bo­la­ñiano. Remo, se arro­ja al mun­do, par­ti­ci­pa en re­vis­tas mal pa­ga­das, asis­te a ta­lle­res. Jan re­dac­ta cartas a es­cri­to­res de ciencia fic­ción, co­mo Fo­rrest J. Ac­ker­man, Ro­bert Sil­ver­berg y Phi­lip Jo­sé Far­mer. Ca­da uno, en ca­da ges­to, ins­ta a to­mar una po­si­ción. Des­de la ju­ven­tud, des­de una azo­tea que no aban­do­nan, des­de una ciu­dad des­co­no­ci­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.