D

Caras (Chile) - - PORTADA -

“He­mos es­ta­do siem­pre en una po­si­ción de des­ven­ta­ja fren­te al hom­bre”, di­ce fir­me Dia­na Bolocco, quien por es­tos días gra­ba una nue­va tem­po­ra­da de Mas­ter Chef. Por lo mis­mo, com­par­te la reivin­di­ca­ción de los de­re­chos fe­me­ni­nos, los que —a su jui­cio—, tie­nen mu­chas aris­tas y de­bie­ran co­men­zar por lo más bá­si­co: el res­pe­to ha­cia la mu­jer, tan­tas ve­ces mi­ra­das en me­nos, co­mo un ‘ca­cho’ en el tra­ba­jo y ga­nan­do un 30% me­nos que los hom­bres en un mis­mo car­go —ase­gu­ra—. “El gol­pe o agre­sión fí­si­ca es lo más evi­den­te, pe­ro hay dis­tin­tas for­mas de mal­tra­to. Cuán­tas ve­ces se usa el ‘no seas ni­ñi­ta’ co­mo si­nó­ni­mo de co­bar­día. Con un his­to­rial de des­agra­vios, de aten­ta­dos en con­tra del gé­ne­ro, com­pren­do que hoy se distinga en­tre ho­mi­ci­dio y femicidio; que se le dé una ca­te­go­ría es­pe­cial al asesinato de mu­je­res y que sal­ga­mos a mar­char por­que he­mos si­do re­le­ga­das por si­glos, ¡ya es­tá bueno! En mu­chas cul­tu­ras, se­gui­mos sien­do secundarias, mu­ti­la­das pa­ra no sen­tir pla­cer, ¡ima­gí­na­te la abe­rra­ción!”.

Por eso es­tá con­ven­ci­da de que los ac­tos ma­si­vos co­mo el que im­pul­só ha­ce unas se­ma­nas el mo­vi­mien­to ‘Ni una me­nos’ o la campaña de ONU mu­je­res —que con­me­mo­ra el día con­tra la violencia ha­cia mu­je­res y ni­ñas el 25 de no­viem­bre y a la que CA­RAS y Ri­pley se han su­ma­do—, ayu­dan a vi­si­bi­li­zar el tema. “La idea no es igua­lar­nos a los hom­bres, por for­tu­na no lo so­mos. Am­bos apor­ta­mos des­de dis­tin­tos fren­tes; te­ne­mos ca­pa­ci­da­des y ha­bi­li­da­des di­fe­ren­tes, pe­ro igual de va­lio­sas pa­ra desem­pe­ñar un car­go ge­ren­cial o has­ta de pre­si­den­te. Ha­ce unos días una mu­jer ca­si go­bier­na el país más po­de­ro­so del mun­do; hu­bie­se si­do una muy bue­na se­ñal... Me im­pre­sio­na que en pleno si­glo XXI se ha­ya impuesto una per­so­na dis­cri­mi­na­to­ria, mi­só­gi­na. No sé qué pa­só... Si las so­cie­da­des han avan­za­do en el res­pe­to a los de­re­chos de mi­no­rías se­xua­les, ét­ni­cas y pro mu­je­res, ¡¿có­mo se re­tro­ce­de de esa manera?! Ten­go la sen­sa­ción de que Do­nald Trump re­pre­sen­ta a un gru­po que creía­mos era mi­no­ri­ta­rio, y no es así”.

Es en su tra­ba­jo en TV don­de la ani­ma­do­ra se to­pa a dia­rio con un al­to gra­do de dis­cri­mi­na­ción fe­me­ni­na. “Ten­go mu­chas co­le­gas que han le­van­ta­do la voz por las exi­gen­cias adi­cio­na­les que se su­man a nues­tra la­bor, que no tie­ne que ver con nues­tra ca­pa­ci­dad, de­sem­pe­ño o ta­len­to, sino con una aris­ta fí­si­ca. A los hom­bres no les exi­ge ser jóvenes, atrac­ti­vos, fla­cos, a no­so­tras sí, y eso se ma­ni­fies­ta tam­bién en las re­des so­cia­les. Cuán­tas ve­ces he leí­do co­men­ta­rios co­mo ‘uf, ¿es­tá más gor­di­ta?’, y mu­chos vie­nen de otras mu­je­res, ¡eso tam­bién es violencia de gé­ne­ro! ¡¿Cuál es el pro­ble­ma

—Es di­fí­cil res­pon­der por ellas. Sien­to que es­tá inserto en nues­tra cul­tu­ra, muy ma­chis­ta, en un rol que se nos ha asig­na­do por si­glos y es di­fí­cil per­ci­bir las pri­me­ras se­ña­les. Y esa se­ñal por pe­que­ña que sea, em­peo­ra­rá en el fu­tu­ro. Cuan­do te mi­ras y des­cu­bres que eres la mu­jer que no quie­res ser en cual­quier ám­bi­to, hay que en­cen­der las alar­mas y reac­cio­nar. Tam­bién acep­tar que te pue­des equi­vo­car o ha­cer ma­las elecciones, pe­ro lo im­por­tan­te es co­rre­gir­lo. Por ello es fun­da­men­tal con­ver­sar en­tre no­so­tras pa­ra en­ten­der que hay co­sas que no son nor­ma­les. No es nor­mal que mi pareja o ma­ri­do me di­ga que es­toy gor­da, que me prohí­ba el es­co­te, que me im­pon­ga un ho­ra­rio de lle­ga­da o que el rol de la ca­sa sea só­lo mío. Eso no es­tá bien, sin em­bar­go, es acep­ta­do so­cial­men­te.

“Par­ta­mos por res­pe­tar­nos no­so­tras”. Es­te es el lla­ma­do de Dia­na pa­ra ge­ne­rar un pri­mer cam­bio. “Y, lue­go, no les exi­ja­mos a otras lo que no quie­ro que me exi­jan a mí. Te­ne­mos que sa­ber que po­see­mos el de­re­cho a no te­ner hi­jos, a op­tar por un tra­ba­jo full ti­me y no ser cues­tio­na­das por el res­to. En una en­tre­vis­ta pa­sa­da a CA­RAS, ha­blé de mi rol de ma­dre y en Ins­ta­gram mu­chas mu­je­res me juz­ga­ron; eso es súper vio­len­to. Na­die pue­de de­cir­me si soy bue­na o ma­la ma­má; es al­go que una apren­de, un ca­mino in­di­vi­dual y pro­pio que re­co­rres con tus hi­jos, a lo más, con tu pareja. Na­die pue­de me­ter­se en mi crian­za y en có­mo de­bo ha­cer­lo co­mo ma­má o pareja; ¡no!, es mi rol y ca­da una trata de ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble. Si uno mis­ma y en­tre no­so­tras no nos res­pe­ta­mos, es muy di­fí­cil que el hom­bre lo ha­ga”.

Aun­que se re­co­no­ce re­la­ja­da y con hu­mor, Dia­na com­pren­de que se ha­ya pro­pues­to la ley del pi­ro­po que san­cio­na el aco­so ca­lle­je­ro. “El pi­ro­po de­be ser ha­la­ga­dor; si no cu­mp­le ese ob­je­ti­vo, es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.