V

Caras (Chile) - - REPORTAJE -

ha en­car­ga­do de re­pro­du­cir es­te modelo por­que es un ne­go­cio”, ob­ser­va Xi­me­na Rif­fo, una de las or­ga­ni­za­do­ras de la mar­cha #NiU­naMe­nos.

Fra­ses co­mo “ca­lla­di­ta es más bo­ni­ta”, “las mu­je­res no opi­nan”, “no ha­ble tan fuer­te”, “eso es de hom­bres”, “com­pór­te­se co­mo una se­ño­ri­ta” o “pa­ra qué se preo­cu­pan de es­tu­diar si des­pués se van a ca­sar”, son ideas con las que mu­chas ni­ñas y jóvenes han de­bi­do con­vi­vir. Eso, su­ma­do a los cri­te­rios es­té­ti­cos que se han impuesto a tra­vés de la pu­bli­ci­dad y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, con­for­man una ba­rre­ra in­vi­si­ble pa­ra que las mu­je­res pue­dan des­ple­gar to­do su po­ten­cial.

“Te­ne­mos una so­cie­dad que in­cul­ca pa­tro­nes que no ne­ce­sa­ria­men­te van de la mano con for­ta­le­zas y ta­len­tos —sos­tie­ne la si­có­lo­ga Nerea de Ugar­te—. Exis­te un es­tán­dar de be­lle­za, un ideal res­pec­to de lo fe­me­nino, co­mo si eso fue­ra lo úni­co que una mu­jer pue­de mos­trar. El men­sa­je es que si no cum­plen con esos pa­tro­nes, en­ton­ces no eres vá­li­da. Así se pier­den mu­chí­si­mos ta­len­tos”, se­ña­la la tam­bién ase­so­ra pa­ra el pro­gra­ma de la au­to­es­ti­ma de Do­ve y ONU Mu­je­res.

De Ugar­te de­ci­dió tra­ba­jar por for­ta­le­cer la au­to­con­fian­za de las ni­ñas des­de que co­men­zó a de­tec­tar los efec­tos de una ba­ja au­to­es­ti­ma en­tre las adul­tas que lle­ga­ban a su con­sul­ta. “Mu­je­res con pro­ble­mas enor­mes, que no se atre­ven a dar su opi­nión en el tra­ba­jo o que el je­fe las si­len­cia, o as­cien­den a sus com­pa­ñe­ros y no a ellas por­que tie­nen pla­nes de maternidad y son in­ca­pa­ces de sa­car la voz. Que no son fe­li­ces en sus re­la­cio­nes de pareja, pe­ro no en­fren­tan sus ma­les­ta­res...

Por eso te­ne­mos al­tí­si­mas ci­fras de de­pre­sión; cla­ra­men­te no es­ta­mos ha­cien­do bien la pe­ga. Se so­lu­cio­na­ría en­se­ñan­do a te­ner con­fian­za en sí mismas des­de la in­fan­cia”, se­ña­la De Ugar­te.

Así lo ex­pe­ri­men­tó la hu­mo­ris­ta Na­ta­lia Val­de­be­ni­to en una char­la pa­ra la pa­sa­da ver­sión de FiiS (Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de In­no­va­ción So­cial) efec­tua­do en el Cen­tro de In­no­va­ción del Cam­pus San Joa­quín, don­de re­co­no­ció que mu­cho an­tes de su éxi­to en el Fes­ti­val de Vi­ña del Mar de­bió li­diar con la ima­gen de ‘gor­di­ta’. En El club de la co­me­dia in­ten­tó por to­dos los me­dios de no caer en los clásicos es­te­reo­ti­pos: apa­re­cer en sket­ches en tra­je de ba­ño pa­ra es­ce­nas que es­ta­ban le­jos de re­que­rir­lo, adel­ga­zar y mos­trar­se fla­ca, o lle­var en sus pre­sen­ta­cio­nes ro­pa re­ve­la­do­ra. Su má­xi­ma re­bel­día fue cuan­do en la con­fe­ren­cia pre­via a su pre­sen­ta­ción en la Quin­ta Ver­ga­ra, en lu­gar de dar la clá­si­ca con­fe­ren­cia con cur­vi­lí­neas y es­co­ta­das pro­mo­to­ras, lle­gó al hotel She­ra­ton Miramar jun­to a las ‘or­cas ase­si­nas’, que lue­go la acom­pa­ña­ron so­bre el es­ce­na­rio. “Me cria­ron muy se­gu­ra de mí mis­ma; mis pa­pás me in­cen­ti­va­ron a ser tal cual soy y a no com­pa­rar­me nun­ca con na­die. Ser yo ha si­do mi gran re­bel­día”, di­jo la ac­triz y lla­mó a las mu­je­res a con­fiar en sí mismas y de­mos­trar­lo pú­bli­ca­men­te, aun­que cues­te. De acuer­do a un es­tu­dio rea­li­za­do por Do­ve y Adi­mark (2016), un 47% de las ni­ñas chi­le­nas sien­ten pre­sión por ver­se bo­ni­tas; el 36% de­cla­ra ha­ber de­ja­do de ha­cer al­gu­na ac­ti­vi­dad por­que no se sen­tían bien con su apariencia. En­tre los 10 y los 12 años, el 52% es­tá sa­tis­fe­cha con su as­pec­to, ci­fra que cae al 35% en­tre los 13 y los 15 años, y que sube li­ge­ra­men­te al 40% en­tre los 16 y 17 años. Es de­cir, más de la mi­tad de las en­tre­vis­ta­das no se sen­tían a gus­to fren­te al es­pe­jo.

Es lo que es­tán tra­tan­do de de­rri­bar en ONU Mu­je­res con su pro­gra­ma glo­bal pa­ra la au­to­es­ti­ma y que por pri­me­ra vez se apli­ca en Chi­le a tra­vés de una alian­za con la Mu­ni­ci­pa­li­dad de San­tia­go pa­ra un to­tal de 3.200 ni­ños y ni­ñas de los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les de la co­mu­na. “El pro­yec­to tra­ba­ja so­bre las pre­sio­nes por apariencia y violencia sim­bó­li­ca, que no es ex­plí­ci­ta pe­ro que se ejer­ce a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y pre­sio­na al mos­trar un ti­po de be­lle­za en par­ti­cu­lar y ro­les de gé­ne­ro es­te­reo­ti­pa­dos, que ge­ne­ran de­sigual­dad y po­ca di­ver­si­dad”, sos­tie­ne Francisca Va­len­zue­la, coor­di­na­do­ra del pro­gra­ma pa­ra la au­to­es­ti­ma Do­ve-ONU Mu­je­res.

A tra­vés de los ta­lle­res que em­pe­za­ron a dic­tar es­te año, la es­pe­cia­lis­ta de­tec­tó que en cla­ses las ni­ñas son más tí­mi­das y par­ti­ci­pan me­nos, por lo que la idea es em­po­de­rar­las pa­ra que ad­quie­ran con­fian­za y to­men de­ci­sio­nes.

Se­gún Ma­ría de los An­ge­les Fer­nán­dez, pre­si­den­ta —y la crea­do­ra— de Hay Mu­je­res (or­ga­ni­za­ción de­di­ca­da a ha­cer vi­si­ble la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en dis­tin­tas áreas del queha­cer na­cio­nal), la au­to­es­ti­ma es clave a la ho­ra de ins­ta­lar­se en el mun­do pro­fe­sio­nal co­mo una voz au­to­ri­za­da. “Las mu­je­res se gra­dúan en ma­yo­res ta­sas que los hom­bres pe­ro no se re­co­no­ce su opi­nión; la au­to­ri­dad del co­no­ci­mien­to si­gue re­po­san­do en ma­nos mas­cu­li­nas. Eso se de­be a fac­to­res in­di­vi­dua­les (in­se­gu­ri­dad, ba­ja au­to­es­ti­ma) y cul­tu­ra­les (ma­chis­mo), don­de ex­pre­sar opi­nión es al­go que im­pac­ta mu­cho, so­bre to­do cuan­do se trata de te­mas po­lé­mi­cos”, ob­ser­va es­ta es­pa­ño­la, re­co­no­ci­da ana­lis­ta po­lí­ti­ca, quien lue­go de años en el país aún le im­pre­sio­na el ex­tre­ma­do ba­jo per­fil de las chi­le­nas a la ho­ra de dar sus pun­tos de vis­ta. “Hay un tema de edu­ca­ción, don­de se han de­ja­do in­fluir por fra­ses co­mo ‘ca­lla­di­ta te ves más bo­ni­ta’, en­ton­ces no opi­nan mu­cho; voy a una reunión y ha­blan de ma­ma­de­ras y gua­guas, y aho­ra que más en­ci­ma la po­lí­ti­ca se ha vuel­to tan dog­má­ti­ca, de es­tás con­mi­go o con­tra mí, se in­hi­ben to­da­vía más”. Y ob­ser­va que in­clu­so en­tre mu­je­res pre­pa­ra­das, in­te­li­gen­tes, con ex­pe­rien­cia aca­dé­mi­ca, sue­len caer en la in­se­gu­ri­dad y por lo tan­to les cues­ta re­co­no­cer­se co­mo ex­per­tas, por lo que quie­nes apa­re­cen en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción son ge­ne­ral­men­te hom­bres. Eso, ade­más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.