B

Caras (Chile) - - ENTREVISTA -

En An­to­fa­gas­ta to­dos sa­ben que vi­ve allí, pe­ro po­cos lo han vis­to en per­so­na. Por­que el je­sui­ta se ins­ta­ló en la zo­na de cam­pa­men­tos en las afue­ras de la ciu­dad, a me­tros del ver­te­de­ro más gran­de de Chi­le y uno de los más ex­ten­sos de Su­da­mé­ri­ca. Un te­rri­to­rio de dro­gas, ti­ro­teos y pobreza. Cues­ta en­con­trar un ta­xi que se aven­tu­re has­ta allá, me­nos de no­che y las mi­cros só­lo pa­san de día. Una vez en las pol­vo­rien­tas ca­lles es fá­cil dar con el cam­pa­men­to Luz di­vi­na VI, gra­cias a las instrucciones del pro­pio Berríos vía what­sapp. Apa­re­ce con su ‘uni­for­me’: un ove­rol azul ma­rino, la úni­ca ro­pa que re­sis­te la rudeza del de­sier­to.

Nos lle­va a su ca­sa —una me­dia­gua de tres por seis me­tros— por el pa­tio tra­se­ro. Dos am­bien­tes se­pa­ra­dos por un li­bre­ro he­cho por él. En uno es­tá la co­ci­na-co­me­dor-estar. Y en el otro su dor­mi­to­rio jun­to a una me­sa de car­pin­te­ría que se plie­ga al te­cho y va­rios fras­cos con cla­vos, per­nos, tuer­cas muy or­de­na­dos que de­mues­tran su pa­sión por la cons­truc­ción de bar­cos a es­ca­la.

Lo ro­dean de­ce­nas de co­sas re­ci­cla­das del ver­te­de­ro. Allí vi­ve jun­to a su pe­rra la Ti­ñi (es­ta­ba con ti­ña cuan­do la en­con­tró) y la ga­ta Lucy (en recuerdo de su ma­dre). La puer­ta prin­ci­pal da a un pa­sa­je —con fa­cha­das pin­ta­das de co­lo­res ale­gres— que tie­ne por­to­nes en los ex­tre­mos pa­ra evi­tar que entren ex­tra­ños y por se­gu­ri­dad. Los ti­ro­teos y ri­ñas son fre­cuen­tes.

“Es­ta ca­sa la hi­ce gra­cias a un in­cen­dio —que me vino de pe­ri­llas— por­que pu­di­mos tras­la­dar las vi­vien­das, or­de­nar el cam­pa­men­to y te­ner un si­tio pa­ra mí”, cuen­ta.

Des­de en­ton­ces ca­da familia tie­ne ba­ño y alum­bra­do bien he­cho pa­ra evi­tar ac­ci­den­tes, aun­que si­guen col­ga­dos. Aho­ra tra­ba­jan un plan pi­lo­to pa­ra ins­ta­lar pos­tes. El agua es lo más di­fí­cil. Com­pran un es­tan­que en­tre dos y tres fa­mi­lias, unos cin­co mil li­tros por 30 mil pe­sos. “No es muy po­ta­ble, la sa­can de por ahí, por eso es más ba­ra­ta. Pe­ro es lo que te­ne­mos y hay que cui­dar­la”.

Ha­ce dos años Felipe Berríos es­ta­ba en el Con­go y an­tes ha­bía tra­ba­ja­do en Bu­run­di. En to­tal pa­só cua­tro años co­mo mi­sio­ne­ro en Afri­ca. Cuan­do su­po que vol­ve­ría a Chi­le, su pri­me­ra idea fue ve­nir­se a un cam­pa­men­to. “Se lo pe­dí al pro­vin­cial y me di­jo que no. Pe­ro des­pués me me­tí en una cho­rre­ra de líos cuan­do di una en­tre­vis­ta. In­sis­tí co­mo cua­tro ve­ces más, creo que ayu­da­ron mis pro­ble­mas co­mu­ni­ca­cio­na­les, por­que no ha­lla­ban don­de po­ner­me. Al fi­nal pre­sen­té una so­li­ci­tud por es­cri­to y con me­tas con­cre­tas. Ade­más, acá los je­sui­tas te­ne­mos his­to­ria; el co­le­gio San Luis cum­plió 100 años y la Uni­ver­si­dad del Nor­te, que nos qui­tó la dic­ta­du­ra, era nues­tra. Y el obis­po es sen­ci­llo, cer­cano a la gen­te. Tam­bién co­no­cía a la Cha­na (Su­sa­na Vé­liz), la di­ri­gen­ta del cam­pa­men­to que es un por­ten­to”.

—¿Fue bien acep­ta­do o lo mi­ra­ban ra­ro, así co­mo di­cien­do: “ahí vie­ne el cu­ra sa­po”?

—Me re­ci­bie­ron con mu­cho ca­ri­ño. Les lla­ma­ba la aten­ción. Cla­ro, uno es co­no­ci­do, vino la pren­sa y pu­so ner­vio­sos a al­gu­nos. Me arre­gla­ron un con­tai­ner, que aho­ra usa­mos de bi­blio­te­ca... Creían que iba a que­dar­me ahí por­que tie­ne ai­re acon­di­cio­na­do... pe­ro hay que vi­vir co­mo to­dos, por­que Je­sús hi­zo eso.

—Vi­ve co­mo po­bla­dor, pe­ro es un lí­der...

—Eso pa­sa por­que nun­ca lle­ga­ré a ser un des­po­seí­do, ten­go pri­vi­le­gios, re­des de con­tac­to... Soy cons­cien­te de oja­lá no apro­ve­char­me de eso pa­ra mi be­ne­fi­cio, sino pa­ra dar a co­no­cer el cam­pa­men­to. He pen­sa­do: “¿y si los sa­cer­do­tes es­tu­vié­ra­mos en cam­pa­men­tos, en hos­pi­ta­les pú­bli­cos, pre­sos, se sa­bría más de esos lu­ga­res?”. Pien­so mu­cho so­bre lo que es­tá pa­san­do en Chi­le, en el mun­do. Mi­ro des­de lo mar­gi­nal. En el se­mi­na­rio te de­for­man por­que te ha­cen sen­tir due­ño de la ver­dad mien­tras aquí uno apren­de”.

—¿Qué ha apren­di­do?

—Uno acá apren­de a ser cu­ra. La his­to­ria de la gen­te es tre­men­da y si­guen aman­do, le­van­tán­do­se ca­da día.

—Se­gún la úl­ti­ma Ca­sen dis­mi­nu­yó la pobreza en Chi­le y au­men­ta­ron los más ri­cos, ¿có­mo se vi­ve eso en un cam­pa­men­to?

—Más que las ci­fras, lo im­por­tan­te es la ten­den­cia a la ba­ja de la pobreza, pe­ro ha au­men­ta-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.