C

Caras (Chile) - - PORTADA -

Tu­vo un 2016 mo­vi­do, con har­to tra­ba­jo, via­jes, y un cre­ci­mien­to la­bo­ral y per­so­nal im­por­tan­te. Ca­ro­la de Mo­ras cuen­ta que es­te año re­co­bró la se­gu­ri­dad y con­fian­za en al­gún mo­men­to per­di­das, que la han he­cho sen­tir­se muy có­mo­da en su rol de con­duc­to­ra del ma­ti­nal de Chi­le­vi­sión, tan dis­tin­to a los años en que es­tu­vo a la ca­be­za del Buenos días a To­dos jun­to a Fe­li­pe Ca­mi­roa­ga, don­de lue­go de re­em­pla­zar a Kathy Sa­losny —pa­ra re­fres­car la pan­ta­lla, co­mo se di­jo en­ton­ces—, pa­gó el cos­to de un pú­bli­co mo­les­to por el cam­bio, sien­do el blan­co de crí­ti­cas.

Esa se­gu­ri­dad ac­tual de la que ha­bla no so­lo se le no­ta en una ac­ti­tud más re­suel­ta; tam­bién a la ho­ra de desen­vol­ver­se en pan­ta­lla, don­de opi­na y to­ma pos­tu­ra fren­te a los te­mas, y pa­ra la cual se ha pre­pa­ra­do du­ran­te es­tos años. No por na­da se ha trans­for­ma­do en una de las mu­je­res fuer­tes de Chi­le­vi­sión, don­de va pa­ra su cuar­to año co­mo con­duc­to­ra del Fes­ti­val de Vi­ña y pre­pa­ran­do un nuevo es­te­lar pa­ra mar­zo. “Em­pie­zas a pa­sar­lo bien cuan­do co­no­ces me­jor el te­rreno, cuan­do no tie­nes na­da que de­mos­trar, aun­que es­tés to­dos los días ba­jo la lu­pa. Pero el có­mo te afec­te la crí­ti­ca, de­pen­de­rá de la in­ten­si­dad que le pon­gas al cues­tio­na­mien­to ajeno. Hoy tengo el ojo y la gua­ta pa­ra en­ten­der más es­te me­dio. Lo ob­ser­vo con otra mi­ra­da, ya sé có­mo fun­cio­nan los te­mas, cier­tas per­so­nas; eso te ha­ce sen­tir más re­la­ja­da y es­tar me­nos aler­ta por­que te ri­gi­di­za. Es­te año me pro­pu­se pa­sar­lo bien, ir pa­ra ade­lan­te, de­cir lo que pien­so. Soy una mu­jer con opi­nión, sú­per cu­rio­sa, me gus­ta ha­blar de to­dos los te­mas y me­ter la ‘cu­cha­ra’. En el fon­do, qui­se ser más yo”.

—No, pero te­nía de­bi­li­da­des que de­bí tra­ba­jar pa­ra sen­tir­me más con­fia­da. La TV es com­ple­ja, con mu­chos egos, per­so­na­li­da­des y sen­si­bi­li­da­des. No es frío co­mo di­cen; hay de­ma­sia­das sus­cep­ti­bi­li­da­des que, sin que­rer, pue­den ser to­ca­das, alu­di­das y so­bre­rreac­cio­nar. Hay bas­tan­te es­tra­te­gia tam­bién pa­ra con­se­guir ob­je­ti­vos; a ve­ces se ela­bo­ran ver­da­de­ros puzz­les que sin tra­ba­jo, cons­tan­cia y en­tre­ga, tam­po­co fun­cio­nan, pero que, sin em­bar­go, apren­des a iden­ti­fi­car. Yo es­toy por mo­ver­me con la ver­dad. Ser con­se­cuen­te y cons­cien­te con lo que pien­sas, eso es al fi­nal mi ley de vi­da.

Ca­ro­la di­ce que su cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal ha si­do pro­duc­to de una tran­si­ción. No ha apli­ca­do es­tra­te­gias; sí ha man­te­ni­do una lí­nea de no ha­cer amis­ta­des en el me­dio te­le­vi­si­vo. “No he si­do de gru­pos, de ami­guis­mos ni de co­ma­draz­gos”.

—Por­que no soy así no­más. Mis con­fian­zas es­tán en otra gen­te. Es­to es tra­ba­jo, tengo una vi­da pri­va­da ri­ca, lle­na de amis­ta­des, con mi fa­mi­lia, a la que he ido in­te­gran­do nue­vos ami­gos co­mo el Rafa (Ara­ne­da), Fe­li­pe Vidal, pero no soy de ‘gru­pi­tos’ ni tengo ‘gru­pis’.

—No quie­ro me­ter­me en eso, pero fue in­jus­to. De­jé que ha­bla­ran, que hi­cie­ran lo que qui­sie­ran por­que al fi­nal las dis­cu­sio­nes se ar­man con dos par­tes que quie­ren con­fron­tar­se. Si él con­si­de­ró que le di vuelta la es­pal­da; pu­cha, yo no, al con­tra­rio. Lo apo­yé, cui­dé, pro­te­gí, ha­blé con él, le pro­pu­se co­sas, le di­je va­mos a ha­blar con tal per­so­na, le acon­se­jé

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.