QUIÉN MA­TÓ A LOS 81

Caras (Chile) - - CULTURA - Por Ro­mi­na Re­yes Aya­la

To­do par­tió con una ren­ci­lla no di­fe­ren­te a las que se vi­ven co­ti­dia­na­men­te en una cár­cel chi­le­na. En la to­rre 5 del CDP de San Miguel, la ma­dru­ga­da del 8 de di­ciem­bre del 2010, la pe­lea era por ocu­par la “pie­za chi­ca”, de 28,81 me­tros cua­dra­dos, con cin­co ca­ma­ro­tes, con­si­de­ra­da “gran­de” pa­ra las ins­ta­la­cio­nes re­gu­la­res de la cár­cel, don­de los pre­sos vi­vían ha­ci­na­dos. En me­dio del al­bo­ro­to don­de apa­re­cie­ron sa­bles y es­to­ques, dos reos to­ma­ron un ci­lin­dro de gas y lo trans­for­ma­ron en lan­za­lla­mas. En ese momento, co­mo re­la­ta la periodista Ta­nia Ta­ma­yo en In­cen­dio en la To­rre 5 (Edi­cio­nes B), “se pren­die­ron las cor­ti­nas, las sá­ba­nas, los ca­bles de co­ne­xio­nes he­chi­zas y to­do el ma­te­rial de plás­ti­co que ha­bía en el sec­tor y que co­men­za­ba a caer co­mo lí­qui­do hir­vien­do en el cuer­po de los de­te­ni­dos”. El li­bro de Ta­ma­yo in­gre­sa al mun­do del CDP de San Miguel por las puer­tas que abrió el in­cen­dio y re­ve­la los efec­tos de un Es­ta­do dis­pli­cen­te que pre­fi­gu­ra la tra­ge­dia des­de el ha­ci­na­mien­to, des­de la fal­ta de do­ta­ción y for­ma­ción de Gen­dar­me­ría, des­de un sis­te­ma ju­di­cial que en­vía a per­so­nas a la pri­sión pa­ra ol­vi­dar­las com­ple­ta­men­te. Pre­sos no pro­ce­sa­dos. Re­cur­sos mal­gas­ta­dos, so­li­ci­tu­des de tras­la­do ig­no­ra­das por los jue­ces. Vio­la­ción y tor­tu­ra. Gen­dar­mes de­pri­mi­dos, al bor­de del sui­ci­dio. Per­so­nas que se au­to­in­fli­gen he­ri­das pa­ra es­ca­par de las ame­na­zas in­ter­nas. Una tra­ge­dia que no es sino la más gra­ve y no­to­ria.

Ochen­ta y un cuer­pos car­bo­ni­za­dos tras un in­cen­dio que re­cor­dó que tras los pro­ce­sos ju­di­cia­les, tras las con­de­nas, hay cár­ce­les don­de la vi­da con­ti­núa sin nin­gún ti­po de ga­ran­tía.

Es el fun­cio­na­mien­to de un Es­ta­do de ex­cep­ción en el in­te­rior de la or­de­na­da so­cie­dad chi­le­na. Un es­pa­cio he­te­ro­tó­pi­co que yux­ta­po­ne reali­da­des in­com­pa­ti­bles. El tér­mino acu­ña­do por Fou­cault sir­ve pa­ra de­sig­nar es­pa­cios que exis­ten den­tro de lo que con­si­de­ra­mos co­mo “lo so­cial”, pe­ro res­pon­den a otras re­glas. La pa­ra­do­ja de una so­cie­dad co­mo la chi­le­na, con­sa­gra­da a la de­mo­cra­cia, la de­fen­sa de la vi­da y los de­re­chos hu­ma­nos, y a la vez, ge­ne­ra­do­ra de es­pa­cios don­de to­dos los de­re­chos se can­ce­lan al mis­mo tiem­po.

Has­ta des­pués del in­cen­dio, no exis­tió la con­vic­ción de que era más im­por­tan­te sal­var vi­das que apa­gar in­cen­dios. Y aún así, des­de nues­tras ca­sas, pa­re­ce­mos ol­vi­dar que vi­vi­mos en ciu­da­des con cár­ce­les. Y que ahí, don­de no hay cul­pa­bles, co­mo en el ca­so del in­cen­dio, el cul­pa­ble es en ver­dad uno so­lo. Fuen­teo­ve­ju­na, el Es­ta­do de Chi­le, to­dos los chi­le­nos.

In­cen­dio en la to­rre 5, de Ta­nia Ta­ma­yo, re­cons­tru­ye el 8 de di­ciem­bre de 2010, día en que 81 pre­sos mu­rie­ron cal­ci­na­dos en el Cen­tro de De­ten­ción Pre­ven­ti­vo de San Miguel. Una cau­sa que aca­bó sin cul­pa­bles. La puer­ta abier­ta de la vi­da en las cár­ce­les y sus ló­gi­cas in­ter­nas, siem­pre a pun­to de es­ta­llar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.