Z

Caras (Chile) - - ENTREVISTA -

En sep­tiem­bre pa­sa­do, An­drés Zal­dí­var (80) fue a un con­trol por un cálcu­lo a la vejiga del que fue in­ter­ve­ni­do el año pa­sa­do; oca­sión en la que el mé­di­co le su­gi­rió ha­cer una eco­gra­fía pa­ra ma­yor se­gu­ri­dad. Al fi­na­li­zar el exa­men, el se­na­dor re­cuer­da que le pi­dió al doc­tor que le ade­lan­ta­ra al­go de lo que ha­bía ob­ser­va­do, ya que den­tro de seis días via­ja­ría a un con­gre­so en Azer­bai­yán, por lo que que­ría es­tar tran­qui­lo. Pa­ra su sor­pre­sa, és­te le acon­se­jó sus­pen­der el via­je de in­me­dia­to, pues en la ima­gen apa­re­cía al­go ex­tra­ño —de un cen­tí­me­tro apro­xi­ma­do— en su vejiga.

“Has­ta ahí es­ta­ba tran­qui­lo, me preo­cu­pé cla­ro, pe­ro nun­ca ima­gi­né que se­ría de tan­ta tras­cen­den­cia co­mo pa­ra te­ner que so­me­ter­me a una ope­ra­ción”, re­cuer­da el par­la­men­ta­rio a quien no le aco­mo­da ha­blar de un te­ma tan pri­va­do. Sin em­bar­go, a lo lar­go de la con­ver­sa­ción se fue abrien­do, de­jan­do en­tre­ver los mie­dos e in­se­gu­ri­da­des que lo in­va­die­ron en esos días.

Sen­ta­do en el li­ving de su ca­sa, con cin­co ki­los me­nos aun­que de buen sem­blan­te y áni­mo, Zal­dí­var con­ti­núa su re­la­to, ba­jo la mi­ra­da de su mu­jer Inés Hur­ta­do quien, unos me­tros más allá, sigue aten­ta la con­ver­sa­ción y ca­da tan­to se in­cor­po­ra pa­ra ex­pli­car de­ta­lles de es­ta do­lo­ro­sa ex­pe­rien­cia fa­mi­liar. “Cuan­do ha­blé con mi es­pe­cia­lis­ta de ca­be­ce­ra me di­jo que me fue­ra de in­me­dia­to a la clí­ni­ca, don­de me hi­zo una se­rie de esos exá­me­nes por compu­tación. Sa­có lo que te­nía que sa­car, hi­zo una biop­sia y el re­sul­ta­do fue que te­nía un tu­mor ma­ligno, con el ries­go de es­tar ra­mi­fi­ca­do”. Un ries­go que, sin du­da, era al­tí­si­mo, ya que tres de sus sie­te her­ma­nos (Rodrigo, Adolfo y Javier) mu­rie­ron de cán­cer. “Hay un gen fa­mi­liar. Por su­pues­to que me acor­dé de ellos; Rodrigo era el me­nor, muy part­ner mío; mu­rió a los 50 de cán­cer al pán­creas, al igual que Adolfo con quien tu­vi­mos una lar­ga his­to­ria en po­lí­ti­ca. Javier mu­rió ya ma­yor, a los 82... Aquí es cuan­do uno se da cuen­ta de lo frá­gil que es. Siem­pre he si­do muy sano, in­clu­so bro­mea­ba unos días an­tes con que me gus­ta­ría res­friar­me pa­ra que­dar­me un par de días en ca­ma, ya que es­ta­ba con mu­cho tra­ba­jo en el Se­na­do. En es­tas si­tua­cio­nes sien­tes có­mo la vi­da te pue­de cam­biar de un día pa­ra otro”, re­fle­xio­na.

Con exá­me­nes en mano, An­drés se reunió con su mu­jer, cua­tro hi­jas y nie­tos pa­ra ver có­mo pro­ce­dían. “Fue­ron días de mu­cha ten­sión fa­mi­liar, lo que más me preo­cu­pa­ba eran ellos. Al­gu­nos que­rían que me so­me­tie­ra pri­me­ro a qui­mio­te­ra­pia y des­pués me ope­ra­ra. Yo con­sul­té en to­das las clí­ni­cas, a Es­ta­dos Uni­dos, y con to­dos los an­te­ce­den­tes, de­ci­dí me­ter­me al qui­ró­fano”.

Eso sí, el se­na­dor se de­jó una se­ma­na pa­ra de­jar sus co­sas en or­den. “Pri­me­ro me or­de­né con­mi­go en lo es­pi­ri­tual. Fui a ver a un sa­cer­do­te ami­go, a quien le con­té lo que me pa­sa­ba y la de­ci­sión que es­ta­ba to­man­do. Que­ría es­tar al día, par­tir sin car­gas. Lue­go or­de­né mis cuen­tas co­rrien­tes y re­sol­ví un mon­tón de te­mas pen­dien­tes, de tal ma­ne­ra que si me pa­sa­ba al­go, mi fa­mi­lia no que­da­ra con más pro­ble­mas ade­más de mi par­ti­da”.

En ese llu­vio­so sá­ba­do del 15 de oc­tu­bre se so­me­tió a una in­ter­ven­ción en la clí­ni­ca San­ta Ma­ría, la cual du­ró cer­ca de cua­tro ho­ras. “Oc­tu­bre es una ma­la fe­cha pa­ra mí: el 15 por pri­me­ra vez en mi vi­da me ‘me­tie­ron cu­chi­llo’ y un 16 me exi­lia­ron...”, re­cuer­da me­dio en se­rio, me­dio en bro­ma.

Pa­ra su for­tu­na, el tu­mor es­ta­ba en­cap­su­la­do por lo que no al­can­zó a ra­mi­fi­car­se. Fue re­ti­ra­do jun­to con al­gu­nos gan­glios pa­ra evi­tar que al­gu­na cé­lu­la can­ce­rí­ge­na se pro­pa­ga­ra por esa vía.

Lo im­por­tan­te aquí —re­fle­xio­na su mu­jer Inés Hur­ta­do—, fue ac­tuar en el momento pre­ci­so. “Des­de que le de­tec­ta­ron el tu­mor y se ope­ró, no se de­mo­ró na­da. Si hu­bie­ra es­pe­ra­do 15, 20 días qui­zás otra ha­bría si­do su suer­te”.

An­drés le res­pon­de: “Y pen­sar Inés, que es­tu­ve ten­ta­do en ha­cer­lo. El bi­cho po­dría ha­ber­se ex­ten­di­do, por­que los que es­tán ra­di­ca­dos en la vejiga o pán­creas —co­mo fue el ca­so de mis her­ma­nos—, son a ve­ces los más agre­si­vos, los que se ex­pan­den con ma­yor fa­ci­li­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.