P

Caras (Chile) - - ENTREVISTA -

—Hoy tal vez no, pe­ro cer­ca­nos a él han di­cho que es un te­ma a dis­cu­tir. Más que gus­tos per­so­na­les, nos de­be mo­ti­var el in­te­rés del país. Eso no de­pen­de­rá só­lo de no­so­tros, tam­bién del li­de­raz­go de Pi­ñe­ra. Si lle­ga a ser can­di­da­to y sor­tea con éxito las di­fi­cul­ta­des ac­tua­les, ten­drá que ver con quién quie­re con­ver­sar. Yo lo veo atra­pa­do en­tre las cua­tro pa­re­des de la de­re­cha ‘a se­cas’. El de­bió ha­ber vo­la­do al­to...

—No ha­bría te­ni­do el apo­yo de ellos.

—Qui­zá, pe­ro se ve coop­ta­do por la UDI, que pa­ra can­di­da­to pue­de re­sul­tar­le, pe­ro no pa­ra pre­si­den­te. Si quie­re ser­lo, de­be­rá sa­cu­dir­se de la UDI y cre­cer ha­cia el cen­tro.

—¿Cuán­do se di­vor­ció de Pi­ñe­ra?

—El se ale­jó de no­so­tros, del cen­tro. Cuan­do lo veo ro­dea­do de los UDI, ¡me duele la gua­ta! Vi el da­ño que le hi­cie­ron; lo vi­ví, no lo de­ja­ban go­ber­nar. Lo jo­dían por las no­mi­na­cio­nes de in­ten­den­tes, go­ber­na­do­res, se­re­mis. Cri­ti­can el cuo­teo y ellos lo ins­ta­la­ron en su go­bierno. In­sis­to, Pi­ñe­ra de­bió vo­lar so­bre los par­ti­dos, de la mano de su fun­da­ción. El día que la UDI en­cuen­tre un can­di­da­to más com­pe­ti­ti­vo, lo de­ja­rán caer. No les creo tan­to amor.

—Qui­zá la de­re­cha apren­dió en es­tos años.

—Al­gu­nos apren­die­ron... Me sor­pren­de la arro­gan­cia de al­gu­nos sec­to­res de Chi­le Va­mos; ellos no ga­na­ron la mu­ni­ci­pal, al go­bierno le fue mal. Ese exi­tis­mo se tra­du­ce en arro­gan­cia por par­te de al­gu­nos que ya es­tán re­par­tién­do­se los cu­pos, cuan­do pa­ra ser pre­si­den­te, ne­ce­si­tas ma­yo­ría ab­so­lu­ta en un país tan po­la­ri­za­do co­mo el nues­tro. Por eso, aun­que nos nin­gu­neen, ten­dre­mos un rol esen­cial en las pre­si­den­cia­les.

—Ma­ria­na Ayl­win los quie­re de so­cios e In­sul­za plan­teó que la NM de­be am­pliar­se al cen­tro, ¿han sos­te­ni­do con­ver­sa­cio­nes?

—Le agra­dez­co al ex can­ci­ller que pien­se en no­so­tros, pe­ro le re­pi­to que pa­ra mí es con­di­ción la sa­li­da del PC. No nos he­mos reuni­do; aún es­tá to­do muy re­vuel­to. Lo im­por­tan­te es ha­cer las co­sas bien y for­ta­le­cer un gru­po par­la­men­ta­rio que, in­de­pen­dien­te de quien sal­ga, equi­li­bre las fuer­zas en el Con­gre­so, ¡mi­ra las re­for­mas! Y con una pre­si­den­ta que ase­gu­ra que su ga­bi­ne­te po­lí­ti­co ha fun­cio­na­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te bien... Creo que ella ti­ró la toa­lla.

La par­la­men­ta­ria no ve un de­rrum­be de la can­di­da­tu­ra de Se­bas­tián Pi­ñe­ra, da­da la po­lé­mi­ca por sus in­ver­sio­nes en la pes­que­ra pe­rua­na Exal­mar S.A. cuan­do era pre­si­den­te y en me­dio del fa­llo de La Ha­ya. “Se sa­be que es un hombre de ne­go­cios que en­tró a la po­lí­ti­ca, por tan­to, a na­die le sor­pren­de ver­lo en­vuel­to en al­go así. Y, a di­fe­ren­cia de otros, dio la ca­ra

—¿Cuál es su lec­tu­ra?

—Me ha­ce pen­sar que la acu­sa­ción vie­ne des­de den­tro de Chi­le Va­mos. Re­cuer­da las impu­tacio­nes en con­tra de Gol­bor­ne en las pri­ma­rias, to­dos los ru­mo­res apun­ta­ban a que sa­lie­ron de su coa­li­ción. Por­que si lo de Pi­ñe­ra hu­bie­se si­do una ope­ra­ción mon­ta­da des­de La Mo­ne­da o del se­gun­do pi­so, no hu­bie­ra sa­li­do el can­ci­ller He­ral­do Mu­ñoz ni el agen­te Von Kla­ve­ren ¡ni Pan­cho Vidal! a res­pal­dar­lo.

—¿Fue una ma­nio­bra UDI?

—No ten­go an­te­ce­den­tes de quién ni por qué lo hi­zo.

—Si fue­se así, en­ton­ces la de­re­cha no ha cam­bia­do na­da des­de las úl­ti­mas pre­si­den­cia­les don­de ca­si se sa­ca­ron los ojos.

—Por al­go me fui de ahí. Esa de­re­cha no apren­dió na­da, si­guen an­cla­dos en sus pe­leas in­ter­nas, en sus ra­bias pro­fun­das. Tie­nen un mon­tón de can­di­da­tos, que me pa­re­ce es­tu­pen­do, pe­ro ¿te has fi­ja­do en sus mo­ti­va­cio­nes? Con Chi­le ca­yén­do­se a pe­da­zos, Os­san­dón quie­re sa­car a Pi­ñe­ra y Fe­li­pe Kast se pre­sen­ta pa­ra im­pe­dir que Os­san­dón sea can­di­da­to; ¡esas son sus mo­ti­va­cio­nes! ¡¿Quién se in­tere­sa por el país?!

—¿Y el re­gre­so de Car­los La­rraín a RN tie­ne que ver con lo mis­mo?

—Lo tra­jo el odio a un pre­si­den­cia­ble, pa­ra im­pe­dir que va­ya Pi­ñe­ra y pa­ra que los pos­tu­lan­tes a La Mo­ne­da fir­men un es­ta­tu­to de ga­ran­tía en te­mas va­ló­ri­cos.

—¿La pre­gun­ta es si él lo fir­ma­rá?

—Ah, ¡no ten­go idea! Se­ría im­por­tan­te pre­gun­tár­se­lo a él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.