ALE­JAN­DRO GUI­LLIER EL CUEN­TO DEL LO­BO

Caras (Chile) - - MERCADO - Por Len­ka Car­va­llo Ilustración Vi­cen­te Mar­tí

La tra­yec­to­ria pre­si­den­cial de Ale­jan­dro Gui­llier pa­re­ce es­tar mar­ca­da por las con­tra­dic­cio­nes. Ese per­so­na­je que es pe­ro no es, que quie­re, pe­ro en reali­dad no. El clá­si­co “sí pe­ro no” que tan­to ca­rac­te­ri­za nues­tra idio­sin­cra­sia, qué de­cir de nues­tra cla­se po­lí­ti­ca.

“No soy po­lí­ti­co, por eso los po­lí­ti­cos me mi­ran con des­con­fian­za”. “No soy par­te de la eli­te: yo re­pre­sen­to al ciu­da­dano co­mún”... Han si­do al­gu­nas de sus fra­ses. ¿Aca­so no es de­ci­di­da­men­te un po­lí­ti­co quien re­co­rre el país apo­yan­do can­di­da­tos, que co­que­tea y se reúne con pre­si­den­tes de otros par­ti­dos pa­ra ne­go­ciar pri­ma­rias abier­tas, que lla­ma al mi­nis­tro del In­te­rior pa­ra ne­go­ciar car­gos, co­mo lo ase­gu­ró en una en­tre­vis­ta el ex je­fe de la car­te­ra, Jorge Bur­gos? ¿No es de la eli­te al­guien que du­ran­te años fue el ros­tro del no­ti­cie­ro más vis­to, el je­fe de pren­sa de ese mis­mo ca­nal, pa­ne­lis­ta del en­ton­ces úni­co pro­gra­ma po­lí­ti­co, lí­der de opi­nión y la fi­gu­ra más creí­ble de la TV según las en­cues­tas, y que más tar­de de­vino en se­na­dor ba­jo el ale­ro de un par­ti­do? Pe­ro él in­sis­te en no ser co­mo esos “se­ño­res po­lí­ti­cos”, tal co­mo en su tiem­po pro­nun­ció con una mue­ca de des­pre­cio Au­gus­to Pi­no­chet y que es­te año vol­vió a pro­nun­ciar Ri­car­do La­gos en un cri­ti­ca­do dé­jà vu y quien, no obs­tan­te, ha si­do quien más es­fuer­zo ha pues­to en des­en­mas­ca­rar al se­na­dor de esa ima­gen inocen­te, ca­si an­ge­li­cal. La ove­ja blan­ca y pu­ra que pas­to­rea en una pra­de­ra pla­ga­da de lo­bos...

¿Quién es Gui­llier real­men­te?

Con ca­da pa­so, no ha­ce más que mos­trar su pe­la­je. Más que el de un lo­bo viejo, el de un ca­cho­rro que to­da­vía se mue­ve con tor­pe­za en el mun­do de los zar­pa­zos, pe­ro que igual­men­te da ma­no­ta­zos pa­ra es­con­der lue­go las ga­rras. Que se bur­la de La­gos y lo ca­li­fi­ca de “li­ber­ta­dor de la Pa­tria” y lue­go se des­mien­te a sí mis­mo y acu­sa fue una ma­la in­ter­pre­ta­ción... Que se mo­fa del mi­nis­tro del In­te­rior, Ma­rio Fer­nán­dez —a quien ya an­tes mo­te­jó de Ta­ta Co­lo­res— pre­gun­tán­do­se si aca­so ten­drá Alz­hei­mer, pe­ro que ante el es­cán­da­lo lla­ma a “des­dra­ma­ti­zar” sus di­chos (que más en­ci­ma ca­ye­ron el mis­mo día del cum­plea­ños 69 del je­fe de ga­bi­ne­te...). En fin, que in­sis­te en que no es can­di­da­to pa­ra lue­go lla­mar a “pri­ma­rias aquí y aho­ra”.

Gui­llier de­be­rá apren­der a con­vi­vir en­tre lo­bos vie­jos y tam­bién fe­ro­ces. Qui­zá bus­que de­mos­trar que su pe­la­je es dis­tin­to, que sus bríos son otros, que no tie­ne las mis­mas ma­ñas ni ci­ca­tri­ces. Pe­ro qué du­da ca­be: un lo­bo al fin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.