GUILLIER SIN MA­QUI­LLA­JE

Bue­na per­so­na, bo­na­chón e in­clu­so in­ge­nuo. Un hom­bre en ex­tre­mo dis­per­so. Quie­nes lo co­no­cie­ron en sus tiem­pos de te­le­vi­sión no du­dan en con­si­de­rar­lo un gran co­mu­ni­ca­dor y ros­tro pe­ro creen que es pre­ci­sa­men­te es­te ca­rác­ter su prin­ci­pal de­bi­li­dad po­lí­ti­ca

Caras (Chile) - - CONTENIDO - → Por Len­ka Car­va­llo

Cer­ca­nos al ex co­mu­ni­ca­dor ana­li­zan su po­si­ble desem­pe­ño co­mo man­da­ta­rio: un gran ros­tro, pe­ro un mal ad­mi­nis­tra­dor.

So­bre por qué Alejandro Guillier pa­só del mun­do de las co­mu­ni­ca­cio­nes al po­lí­ti­co has­ta con­ver­tir­se en la car­ta pre­si­den­cial más com­pe­ti­ti­va de la cen­tro-iz­quier­da hay una ra­zón cla­ra: sobrevivencia pu­ra.

Des­pués de años co­mo el hom­bre más creí­ble de la te­le­vi­sión tras su exi­to­sa dé­ca­da en CHV —don­de fue di­rec­tor de pren­sa, ros­tro del no­ti­cie­ro cen­tral y miem­bro de To­le­ran­cia

Ce­ro—, el pe­rio­dis­ta vio di­lui­da su ima­gen una vez que lle­gó a TVN, ten­ta­do por un irre­sis­ti­ble con­tra­to co­mo fi­gu­ra del nue­vo ca­nal No­ti­cias 24 Ho­ras. Pe­ro na­da fue co­mo es­pe­ra­ba; de la pro­pues­ta de hom­bre an­cla, ca­be­za de tres no­ti­cie­ros, con una en­tre­vis­ta dia­ria y un pro­gra­ma en la se­ñal abier­ta, tras ca­si dos años per­dió pro­ta­go­nis­mo. Se­gún él, su es­ti­lo de­ma­sia­do po­lí­ti­co y opi­nan­te in­co­mo­dó a sus je­fes quie­nes le ofre­cie­ron con­du­cir la se­ñal in­ter­na­cio­nal só­lo vi­si­ble en la web... Guillier en­ten­dió el men­sa­je.

“La te­le lo em­pu­jó un po­co a la po­lí­ti­ca… No te­nía pro­yec­to y en TVN no es­ta­ban in­tere­sa­dos en re­no­var­le el con­tra­to. Es­ta­ba muy tris­te”, di­ce un ami­go y tes­ti­go de la de­ci­sión to­ma­da por el en­ton­ces di­rec­tor del área de pren­sa, Enrique Mu­ji­ca (hoy sub­di­rec­tor de pren­sa de Ca­nal 13) y el edi­tor ge­ne­ral, Fran­cis­co Po­ble­te (ac­tual­men­te a la ca­be­za de la Se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­cio­nes del Go­bierno, Se­com).

Acos­tum­bra­do a ol­fa­tear los fi­na­les y pla­ni­fi­car dig­na­men­te la sa­li­da, Guillier ve­nía ne­go­cian­do su par­ti­da con La Red, una es­ta­ción más pe­que­ña. Ahí se re­en­con­tró con la pe­rio­dis­ta y hoy can­di­da­ta pre­si­den­cial por el Fren­te Am­plio, Bea­triz Sán­chez a quien, di­ce, co­no­ció “de lo­li­ta”, pe­ro el pro­gra­ma dia­rio que pro­ta­go­ni­za­ban (Ho­ra 20) só­lo mar­ca­ba en­tre 2 y 3 pun­tos...

Ahí de­ci­dió su si­guien­te car­ta: el PS lo ve­nía ten­tan­do del 2000. En 2009 —cuan­do ya pla­nea­ba de­jar TVN— las con­ver­sa­cio­nes se vol­vie­ron se­rias. Guillier ya te­nía cla­ro que que­ría ir por An­to­fa­gas­ta; ha­bía vi­vi­do y es­tu­dia­do allí des­de se­gun­do me­dio has­ta com­ple­tar la edu­ca­ción su­pe­rior en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca

del Nor­te (don­de cur­só pri­me­ro so­cio­lo­gía y lue­go pe­rio­dis­mo) y te­nía al­gu­nos fa­mi­lia­res, pe­ro los avan­ces se ca­ye­ron por fal­ta de cu­pos. Tu­vo que es­pe­rar has­ta 2013, cuan­do el ra­di­cal —y frus­tra­da car­ta pre­si­den­cial del par­ti­do— Jo­sé An­to­nio Gó­mez op­tó por no re­pos­tu­lar por la re­gión y de­jar­le el ca­mino abier­to en An­to­fa­gas­ta, sin ima­gi­nar que és­te se­ría el tram­po­lín que le per­mi­ti­ría al co­mu­ni­ca­dor apro­xi­mar­se —y con ma­yor éxi­to— a La Mo­ne­da.

Guillier vi­vió en An­to­fa­gas­ta de ado­les­cen­te, cuan­do a su pa­dre lo tras­la­da­ron a la ciu­dad. Ahí ini­ció sus víncu­los con la iz­quier­da po­lí­ti­ca. En el li­bro De ca­ra al país (De­ba­te) don­de con­ver­sa con su gran ami­go Raúl Sohr, cuen­ta que des­de tem­prano se in­vo­lu­cró con gru­pos so­cia­lis­tas. Pre­si­dió el cen­tro de alum­nos del li­ceo de hom­bres de An­to­fa­gas­ta y creó jun­to a otros com­pa­ñe­ros un co­mi­té Pro Uni­dad Po­pu­lar pa­ra apo­yar la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Allen­de.

“¿Us­ted es muy ami­go de Alejandro Guillier?

Dí­ga­le que se cal­me y oja­lá que se va­ya”, le man­dó a de­cir el je­fe de in­te­li­gen­cia de Ca­ra­bi­ne­ros de esa ciu­dad a tra­vés de un cer­cano. Era prin­ci­pios de los ’80 y las ac­ti­vi­da­des en las que par­ti­ci­pa­ba el pe­rio­dis­ta des­per­ta­ron sos­pe­chas. Al día si­guien­te Guillier par­tió a San­tia­go. Lue­go emi­gró a Ecua­dor a un ma­gis­ter en la Flac­so.

Ahí co­no­ció a su mu­jer, la an­tro­pó­lo­ga Ma­ría Cris­ti­na Far­ga, quien ve­nía sa­lien­do de una du­ra se­pa­ra­ción y car­ga­ba con dos ni­ños pe­que­ños.

El re­gre­so a Chi­le, a fi­nes de 1983, no fue fá­cil; la cri­sis eco­nó­mi­ca ya es­ta­ba de­cla­ra­da. A los dos hi­jos que cria­ban con Far­ga —y que el pe­rio­dis­ta siem­pre asu­mió co­mo pro­pios— se su­mó un ter­ce­ro. Vi­vían con lo jus­to. Guillier es­tu­vo un año bus­can­do tra­ba­jo co­mo pe­rio­dis­ta has­ta que lle­gó a Ra­dio Chi­le­na por re­co­men­da­ción de unas ami­gas que co­no­ció en su prác­ti­ca en la re­vis­ta Hoy. Só­lo te­nía un abri­go y el mis­mo cha­le­co que lo ha­bía acom­pa­ña­do en Ecua­dor; pa­só frío y los za­pa­tos del­ga­dos que usa­ba des­de que vi­vió en An­to­fa­gas­ta se pa­sa­ban con la lluvia. Cuen­ta co­mo anéc­do­ta que en la ra­dio se los sa­ca­ba pa­ra que se se­ca­ran.

La en­fer­me­dad de su mu­jer lo lle­vó a asu­mir

ta­reas do­més­ti­cas im­pen­sa­das. Ha­ce ca­si dos dé­ca­das que ella su­fre de fa­ti­ga cró­ni­ca; su cuer­po no ge­ne­ra ener­gía su­fi­cien­te pa­ra una vi­da normal. Des­de en­ton­ces él se en­car­ga de las com­pras del su­per­mer­ca­do y de or­ga­ni­zar las ta­reas del ho­gar y tam­bién de sus hi­jos cuan­do eran más pe­que­ños. No fue fá­cil; al pe­rio­dis­ta —que siem­pre se re­par­tió en­tre la TV, la ra­dio y la uni­ver­si­dad— le cos­tó en­ten­der que ella es­tu­vie­ra siem­pre can­sa­da, que mu­chas ve­ces tu­vie­ra ga­nas de ha­cer pa­no­ra­mas y pa­sa­ra re­cos­ta­da pa­ra re­unir ener­gías.

En el 2009 com­pra­ron un te­rreno en la co­mu­ni­dad eco­ló­gi­ca de Pe­ña­lo­lén, un lu­gar que

Ge­lla es­co­gió por­que es aman­te de la na­tu­ra­le­za y por­que va­rias de sus ami­gas vi­ven ahí y la cui­dan —has­ta alo­jan con ella— cuan­do su ma­ri­do de­be pa­sar va­rios días se­gui­dos fue­ra de San­tia­go, lo que se ha vuel­to fre­cuen­te des­de que es se­na­dor y aho­ra can­di­da­to. Di­cen que su mu­jer le en­tre­ga to­tal li­ber­tad aun­que él re­co­no­ció ha­ce al­gu­nos años en CA­RAS que “co­mo bue­na es­pa­ño­la Cris­ti­na es ce­lo­sa” y en al­gún mo­men­to cre­yó que an­da­ba en ma­los pa­sos. “Cuan­do la co­no­cí ella ve­nía sa­lien­do de una se­pa­ra­ción muy du­ra, no po­día ha­cer la del ban­di­do”, di­jo.

A Far­ga no le cau­sa gra­cia que su ma­ri­do par­ti­ci­pe de la ca­rre­ra pre­si­den­cial; le mo­les­ta el fue­go ami­go del que ha si­do blan­co y te­me que lo trai­cio­nen, pe­ro lo apo­ya y cuan­do él fue pro­cla­ma­do can­di­da­to del PR en la cú­pu­la del par­que O’Hig­gins am­bos se vi­nie­ron jun­tos des­de Al­ga­rro­bo —don­de tie­nen ca­sa— pa­ra par­ti­ci­par del even­to. Guillier es­tu­vo to­do el tiem­po preo­cu­pa­do de ella al pun­to que a mi­tad de la ce­re­mo­nia la vio tan can­sa­da que pi­dió que la lle­va­ran a su ca­sa. Así, ha adap­ta­do su tra­ba­jo y has­ta sus pa­no­ra­mas; la pro­te­ge. Por eso, se irri­tó cuan­do co­rrió el ru­mor de que ella su­fría una en­fer­me­dad ter­mi­nal y has­ta se es­pe­cu­ló con que se tra­ta­ba de un mal de­ge­ne­ra­ti­vo.

“Ella tie­ne un pro­ble­ma me­ta­bó­li­co que le ge­ne­ra po­ca ener­gía y, por tan­to, se ago­ta fá­cil... No la pue­do es­tre­sar ni lle­var a cam­pa­ñas, no la pue­do an­dar ex­po­nien­do”, di­jo mo­les­to en una en­tre­vis­ta con ra­dio ADN.

Por eso, a di­fe­ren­cia de otros can­di­da­tos co­mo Se­bas­tián Pi­ñe­ra, que ha he­cho de Ce­ci­lia Mo­rel su ar­ma es­tra­té­gi­ca, él ha di­cho que no le exi­gi­rá na­da a su mu­jer ni a sus hi­jos (“Yo no to­co su li­ber­tad”). Só­lo su hi­jo me­nor, Alejandro, quien in­te­gra la ban­da Con­pazz, que fu­sio­na fla­men­co y jazz— y tam­bién el más po­lí­ti­co, lo acom­pa­ña en sus ac­ti­vi­da­des.

“Ten­go las pier­nas mo­ra­das, so­bre to­do del fue­go ami­go”, ha di­cho por los ata­ques de los que ha si­do blan­co y don­de los que más le han do­li­do son los pro­ve­nien­tes de su pro­pio sec­tor. El, un hom­bre que­ren­dón y pa­ra mu­chos, bo­na­chón, se ha mos­tra­do sen­si­ble a las des­leal­ta­des y las crí­ti­cas. Des­de que em­pe­zó a ser bien eva­lua­do en las en­cues­tas per­ci­bió la en­vi­dia de los par­la­men­ta­rios de la Nue­va Ma­yo­ría, a tal pun­to que de­jó de al­mor­zar con la ban­ca­da del PPD y em­pe­zó a fre­cuen­tar a los ra­di­ca­les quie­nes, apar­te de su pro­ver­bial ca­ma­ra­de­ría tie­nen otra ca­rac­te­rís­ti­ca que el se­na­dor apre­cia: su gus­to por la bue­na me­sa. Guillier sue­le jun­tar­se con sus ami­gos al me­nos una vez al mes a co­ci­nar y tam­bién com­par­te con su hi­jo me­nor, Alejandro, la afi­ción por sa­lir jun­tos y con­ver­sar de la vi­da en al­gún res­to­rán.

Su de­bi­li­dad gas­tro­nó­mi­ca es re­cor­da­da por sus ex com­pa­ñe­ros de Chi­le­vi­sión, quie­nes pre­ci­san que cuan­do era ros­tro del no­ti­cie­ro matinal a eso de las 6:30 am no po­día par­tir el in­for­ma­ti­vo sin su ma­rra­que­ta con man­te­qui­lla y que es­con­día es­tra­té­gi­ca­men­te ba­jo los dia­rios.

Otros lo re­cuer­dan co­mo un hom­bre dis­traí­do, “vo­la­do”, que ol­vi­da­ba los nom­bres de los pe­rio­dis­tas que tra­ba­ja­ban con él y que en las reunio­nes in­clu­so los con­fun­día... Otros lo des­ta­can co­mo un gran con­ver­sa­dor, bueno pa­ra las his­to­rias, siem­pre con un ca­fé y unas ga­lle­tas; un ti­po abier­to, ama­ble, buen je­fe aun­que con un ni­vel de dis­per­sión tal que ol­vi­da­ba pe­ti­cio­nes im­por­tan­tes y ha­bía que ex­pli­car­le las si­tua­cio­nes una y otra vez, lo que a ve­ces re­sul­ta­ba irri­tan­te. “Es bue­na per­so­na pe­ro no pa­ra ser je­fe y me­nos pre­si­den­te —cuen­ta al­guien que lo co­no­ció bien—; es un buen ros­tro pe­ro no un buen ad­mi­nis­tra­dor ni al­guien que pue­da ma­ne­jar un equi­po con ins­truc­cio­nes, no­cio­nes...”.

Al­gu­nos su­po­nen que es pre­ci­sa­men­te su ca­rác­ter bo­na­chón, con­fia­do e in­clu­so in­ge­nuo su prin­ci­pal de­bi­li­dad po­lí­ti­ca. Preo­cu­pa a su en­torno que no ha­ya cria­do el cue­ro du­ro que se re­quie­re pa­ra so­bre­vi­vir al mun­do po­lí­ti­co. Otros, en cam­bio, du­dan de es­te per­fil un tan­to nai­ve y du­dan si en reali­dad no se­rá una más­ca­ra; pa­ra ello sa­can a re­lu­cir el co­mer­cial que hi­zo pa­ra la Aso­cia­ción de Isa­pres —al­go de lo que el se­na­dor has­ta hoy se arre­pien­te— y su rol en el ca­so del juez Cal­vo.

Se­gún uno de los pro­ta­go­nis­tas de es­ta his­to­ria, la in­for­ma­ción de que el ma­gis­tra­do —que in­ves­ti­ga­ba el Ca­so Spi­niak— asis­tía a un sau­na gay lle­gó has­ta par­te del equi­po pe­rio­dís­ti­co de CHV. “Pe­ro evi­ta­mos con­tar­le de in­me­dia­to a Guillier ( je­fe de pren­sa) por­que es un ti­po muy trans­pa­ren­te y se le po­día sa­lir...”. Cuan­do fi­nal­men­te lo in­for­ma­ron, Guillier de­ci­dió de­cír­se­lo al juez; “en el fon­do pa­ra ha­cer un jue­go lim­pio; él es muy po­lí­ti­co y op­tó por ese ca­mino cuan­do lo ló­gi­co era no ad­ver­tir­lo has­ta sa­car­lo al ai­re; opi­na­ba que la si­tua­ción era tan de­li­ca­da que que­ría ha­cer las co­sas de ma­ne­ra más pro­to­co­lar”.

Pe­rio­dis­tas y de­nun­cia­do se jun­ta­ron en la Cor­te con Cal­vo. “Guillier siem­pre apo­yó la in­ves­ti­ga­ción por­que en­ten­dió que no se tra­ta­ba de una crí­ti­ca a la con­di­ción se­xual del juez y sus gus­tos, sino por­que al sau­na asis­tían los mis­mos pro­xe­ne­tas y jó­ve­nes que iban a las fies­tas de Spi­niak, aun­que no ha­bía imá­ge­nes que lo com­pro­me­tie­ran”, lo que de he­cho se con­si­de­ró co­mo una de las prin­ci­pa­les de­bi­li­da­des de la in­ves­ti­ga­ción.

Cuen­tan que Cal­vo fue muy cor­dial; el juez di­jo que iba a anun­ciar su re­nun­cia al ca­so en una con­fe­ren­cia de pren­sa. Sin em­bar­go, lue­go ju­gó sus car­tas de otro mo­do y de­nun­ció que to­do se tra­ta­ba de una extorsión, que el prin­ci­pal de­nun­cian­te del ca­so —Se­bas­tián, ad­mi­nis­tra­dor del sau­na—

LAS PRE­SIO­NES HA­CIA GUILLIER PA­RA QUE SE DESHICIERA DE QUIEN CON­SI­DE­RA­BA SU HOM­BRE DE CON­FIAN­ZA, ES LA PRI­ME­RA MUES­TRA DE LA IN­TER­VEN­CIÓN HA­CIA SU CAM­PA­ÑA. Y ÉL EN­TEN­DIÓ QUE EN LA PO­LÍ­TI­CA HAY QUE SA­CRI­FI­CAR A LOS AMI­GOS SI ES NE­CE­SA­RIO.

“Mi mu­jer tie­ne un pro­ble­ma me­ta­bó­li­co; ge­ne­ra po­ca ener­gía y se ago­ta fá­cil... No la pue­do es­tre­sar ni lle­var a cam­pa­ñas”. Aqui, ex­cep­cio­nal­men­te, con Ma­ría Cris­ti­na Far­ga pa­ra la pro­cla­ma­ción del PR.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.