1988-2017 LA PO­LÍ­TI­CA ESTÁ DE VUEL­TA

Caras (Chile) - - LA COLUMNA - Por Os­car Con­tar­do Ilustración Vicente Mar­tí

“ES PO­SI­BLE TRA­ZAR UN ARCO DES­DE AQUE­LLA NO­CHE DE ABRIL DE 1988 CUAN­DO RI­CAR­DO LA­GOS EN­CA­RÓ A PI­NO­CHET Y EL 9 DE ABRIL DE 2017 CUAN­DO EL PAR­TI­DO SO­CIA­LIS­TA SE­PUL­TÓ SU CAN­DI­DA­TU­RA PRE­SI­DEN­CIAL”.

El fi­nal de una épo­ca y el ini­cio de un tiem­po nue­vo fue anun­cia­do por te­le­vi­sión. En 1988 Ca­nal 13 pu­so al ai­re el es­pa­cio de en­tre­vis­tas De Ca­ra al País pa­ra en­fren­tar el Ple­bis­ci­to: por pri­me­ra vez en más de una dé­ca­da los po­lí­ti­cos ten­drían un es­pa­cio en la TV abier­ta. La edi­ción del 25 de abril de 1988 ha­ría his­to­ria. Esa no­che Ri­car­do La­gos en­ca­ró a tra­vés de las cá­ma­ras a Pi­no­chet sor­pren­dien­do a mi­llo­nes de chi­le­nos que nun­ca ha­bían vis­to a na­die ha­cer tal co­sa. La re­per­cu­sión que lo­gró ese ges­to re­pre­sen­ta­ba el am­bien­te cul­tu­ral del mo­men­to: Du­ran­te la dic­ta­du­ra los ca­na­les per­ma­ne­cie­ron clau­su­ra­dos a la di­si­den­cia, el de­ba­te y los he­chos, La­gos aca­bó con eso.

En oc­tu­bre la par­ti­ci­pa­ción en las ur­nas al­can­zó al 90% de los ma­yo­res de 18 años; aque­lla con­vo­ca­to­ria era la evi­den­cia del re­torno de la po­lí­ti­ca a la vi­da dia­ria. Una se­ma­na más tar­de mi­les de chi­le­nos cru­za­ron la cor­di­lle­ra rum­bo a Mendoza. El 14 de oc­tu­bre en la ve­ci­na ciu­dad ar­gen­ti­na ten­dría lu­gar una fe­cha del tour del fes­ti­val Am­nesty, que ori­gi­nal­men­te se or­ga­ni­za­ría en San­tia­go. Las au­to­ri­da­des de la dic­ta­du­ra ha­bían prohi­bi­do la en­tra­da del es­pec­tácu­lo que reunía a Bru­ce Springs­teen, Sting y Pa­ter Ga­briel al país. El pe­re­gri­na­je a Mendoza era una for­ma de acer­car­se al mun­do allá afue­ra, fun­dir­se con for­mas de ex­pre­sión y de vi­da que en nues­tro país es­ta­ban cons­tre­ñi­das. El Ple­bis­ci­to y aquel con­cier­to re­pre­sen­ta­ban más que me­ra po­lí­ti­ca, la es­pe­ran­za en una me­jor vi­da.

Los 90 fue­ron la dé­ca­da del en­tu­sias­mo ali­men­ta­do por el com­bus­ti­ble del cre­ci­mien­to, pe­ro tam­bién de las su­ce­si­vas ex­pre­sio­nes de un au­to­ri­ta­ris­mo pro­pio de una de­mo­cra­cia pro­te­gi­da. Hu­bo ban­das de rock ex­tran­je­ras que no pu­die­ron to­car en el país por­que fue­ron acu­sa­das de sa­ta­nis­mo, pe­lí­cu­las cen­su­ra­das y una ac­triz in­sul­ta­da por cu­brir su cuer­po des­nu­do con una ban­de­ra. Pe­ro tam­bién hu­bo un te­nis­ta exi­to­so que ex­pre­só en una fra­se el ta­lan­te ge­ne­ral del mo­men­to: “No es­toy ni ahí”. Eso de­cía un Mar­ce­lo Ríos triun­fa­dor. El éxi­to sig­ni­fi­ca­ba en mu­chos sen­ti­dos de­sen­ten­der­se de preo­cu­pa­cio­nes co­lec­ti­vas, con­su­mir y eva­dir­se en los co­ti­lleos de farándula, una in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to nue­va que sur­gía de la alian­za en­tre fut­bo­lis­tas y ce­le­bri­da­des de dis­co­te­ca.

En aque­lla dé­ca­da la eco­no­mía lle­gó a cre­cer un 12%, la in­fla­ción ca­yó del 27% al 4% y el in­gre­so per cá­pi­ta sal­tó de 2.625 dó­la­res en 1990 a ca­si 5.000 en 1997. El mo­de­lo del ciu­da­dano co­mún y co­rrien­te que desea pros­pe­rar co­rría de mano de la pu­bli­ci­dad, que creó al maes­tro Faún­dez con la idea de que los ce­lu­la­res no eran un ar­tícu­lo de lu­jo, sino una he­rra­mien­ta de tra­ba­jo. En esos años se acu­ña­ron tres con­cep­tos que alu­dían a los lí­mi­tes de lo per­mi­ti­do: po­de­res fác­ti­cos, cri­sis mo­ral y te­mas va­ló­ri­cos. Vi­vía­mos en una de­mo­cra­cia con cen­ti­ne­las que co­men­zó a cam­biar só­lo a par­tir de 1998, lue­go de la de­ten­ción de Pi­no­chet.

La pri­me­ra dé­ca­da del mi­le­nio co­men­zó con la elec­ción del pri­mer pre­si­den­te so­cia­lis­ta des­de 1970 y con un pe­que­ño es­cán­da­lo ocu­rri­do a pro­pó­si­to de una ins­ta­la­ción ar­tís­ti­ca. En enero de 2000 la per­for­man­ce Nau­ti­lus, co­no­ci­da po­pu­lar­men­te co­mo La Ca­sa de Vi­drio, ini­ció una dé­ca­da mar­ca­da por el des­nu­do pú­bli­co –Baby Vamp, los ca­fés con pier­nas– co­mo se­ñal de irre­ve­ren­cia. Un fe­nó­meno que al­can­zó su ci­ma una fría ma­ña­na de ju­lio de 2002 cuan­do Spen­cer Tu­nick to­mó la mul­ti­tu­di­na­ria fo­to en cue­ros en el Fo­res­tal. La fas­ci­na­ción ado­les­cen­te por la des­nu­dez es­tu­vo acom­pa­ña­da por el au­ge de los reality shows en te­le­vi­sión: fis­go­near con­flic­tos aje­nos reales era la ma­ne­ra de di­ver­tir­se pre­di­lec­ta. Pa­ra ser fa­mo­so ya no im­por­ta­ba el ta­len­to. Lo que im­por­ta­ba era ir de fren­te, de­cir lo pri­me­ro que se vi­nie­ra en ga­na, ser fran­co aun­que eso sig­ni­fi­ca­ra fal­tar el res­pe­to.

Du­ran­te esos años in­ter­net se ex­pan­dió y co­men­za­ron a po­pu­la­ri­zar­se los pri­me­ros si­tios en don­de lo que con­ta­ba era la ex­pre­sión y di­fu­sión de los pro­pios gus­tos. Chi­le co­no­ció el con­cep­to de tri­bu ur­ba­na gra­cias a los “po­ke­mo­nes”, una ver­tien­te de es­ti­los ju­ve­ni­les de ori­gen mes­ti­zo que uti­li­za­ba fo­to­log y myspace co­mo vitrina de sus in­quie­tu­des. Ser jo­ven ya no era lo mis­mo. Mien­tras tan­to las ju­ven­tu­des po­lí­ti­cas no des­per­ta­ban atrac­ti­vo al­guno y se ha­bían vuel­to irre­le­van­tes en sus par­ti­dos y den­tro de las uni­ver­si­da­des, pe­se a que el ac­ce­so a la edu­ca­ción su­pe­rior ha­bía cre­ci­do. Ca­da vez se ha­cía más evi­den­te que el dis­cur­so del es­ta­blish­ment po­lí­ti­co es­ta­ba des­aco­pla­do de los in­tere­ses de la nue­va ge­ne­ra­ción na­ci­da en de­mo­cra­cia. Es­to se cons­ta­tó en 2006 cuan­do la re­vo­lu­ción de los pin­güi­nos le es­ta­lló en la ca­ra al go­bierno: Ha­bía una nue­va ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes na­ci­dos en de­mo­cra­cia y na­die sa­bía có­mo dia­lo­gar con ellos. La po­lí­ti­ca se ha­bía vuel­to un asun­to de ex­per­tos y téc­ni­cos que mos­tra­ron su im­pe­ri­cia en fe­bre­ro de 2007, cuan­do el Tran­san­tia­go de­bu­tó.

La se­gun­da dé­ca­da del si­glo XXI vino a in­ten­si­fi­car los cam­bios cul­tu­ra­les, am­pliar la aper­tu­ra al mun­do y re­plan­tear el mo­do en el que la ciu­da­da­nía se re­la­cio­na­ba con el po­der y las ins­ti­tu­cio­nes. El he­cho de que asu­mie­ra un go­bierno de de­re­cha pa­re­ce ha­ber fa­ci­li­ta­do la es­ca­la­da de des­con­ten­to. Fue du­ran­te el go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra cuan­do se ins­ta­lan las ideas de de­sigual­dad y lu­cro co­mo ejes de la dis­cu­sión pú­bli­ca. Los chi­le­nos vol­vían a las ca­lles en las mar­chas más mul­ti­tu­di­na­rias des­de los 80, en­ca­be­za­das por los lí­de­res de un mo­vi­mien­to es­tu­dian­til que cri­ti­ca­ba la con­duc­ción po­lí­ti­ca del país du­ran­te la tran­si­ción. Co­men­za­ron a apa­re­cer nue­vas de­man­das que ha­bían per­ma­ne­ci­do des­aten­di­das e ig­no­ra­das: la di­ver­si­dad se­xual, la de gé­ne­ro, la de las co­mu­ni­da­des re­gio­na­les y las in­dí­ge­nas. Pe­ro aun­que cun­die­ran los cues­tio­na­mien­tos al neo­li­be­ra­lis­mo no hu­bo un des­plo­me de los há­bi­tos de con­su­mo. En gran me­di­da acer­car­se al mun­do se­guía sig­ni­fi­can­do pa­ra los chi­le­nos, con­su­mir lo mis­mo que se ofre­ce más allá de nues­tras fron­te­ras: el éxi­to del Cos­ta­ne­ra Cen­ter, de H&M y Lo­lla­pa­loo­za lo com­prue­ban.

Du­ran­te los úl­ti­mos años la po­lí­ti­ca ha re­to­ma­do el lu­gar que ha­bía de­ja­do de te­ner du­ran­te las pri­me­ras dé­ca­das de la tran­si­ción, só­lo que de un mo­do dis­tin­to, una for­ma que no se tra­du­ce en con­vo­ca­to­ria a las ur­nas. La ciu­da­da­nía está in­tere­sa­da en lo que ha­cen los po­lí­ti­cos, pe­ro no está dis­pues­ta a con­fiar en ellos, la mo­ti­va­ción por dis­cu­tir no se tra­du­ce en vo­tos; las úl­ti­mas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les ape­nas con­vo­ca­ron a un ter­cio del elec­to­ra­do. Na­da in­di­ca que la ten­den­cia se re­vier­ta en las pró­xi­mas pre­si­den­cia­les.

Es po­si­ble tra­zar un arco des­de aque­lla no­che de abril de 1988 cuan­do La­gos en­ca­ró a Pi­no­chet y el 9 de abril de 2017 cuan­do el Par­ti­do So­cia­lis­ta se­pul­tó su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial. Esos dos pun­tos mar­can el co­mien­zo y el fin de un re­la­to que arran­có con una épi­ca ali­men­ta­da por el sen­ti­mien­to de una épo­ca, que es­ca­ló en po­der y glo­ria pe­ro que aca­bó trans­for­mán­do­se en la his­to­ria de un des­en­cuen­tro: la de los chi­le­nos y sus lí­de­res. La de un país que cam­bió sus ho­ri­zon­tes y la de una cla­se po­lí­ti­ca que pre­fi­rió con­cen­trar­se en sus pro­pios in­tere­ses, sin más épi­ca que las ga­nas de con­ser­var el po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.