Gay Ta­le­se el gran mirón

EL MOTEL DEL VOYEUR ES UNA HIS­TO­RIA QUE LLE­GA A GAY TA­LE­SE EN UNA CAR­TA: UN HOM­BRE AFIR­MA PO­SEER UN MOTEL DON­DE ES­PÍA LAS PRÁC­TI­CAS SE­XUA­LES DE SUS HUÉS­PE­DES. TA­LE­SE EX­PLO­RA­RÁ LA VI­DA DEL VOYEUR Y SUS MA­NUS­CRI­TOS DON­DE RE­GIS­TRA SUS OB­SER­VA­CIO­NES, GUIA­DO P

Caras (Chile) - - LETRAS Y PALABRAS - Por Ro­mi­na Reyes Aya­la

El 7 de enero de 1980, el pe­rio­dis­ta Gay Ta­le­se re­ci­be una car­ta de Ge­rald Foos, pro­pie­ta­rio de un ho­tel en Au­ro­ra, Co­lo­ra­do, quien afir­ma ob­ser­var la vi­da pri­va­da de sus in­vi­ta­dos. Mo­vi­do por la cu­rio­si­dad y la iden­ti­fi­ca­ción —es­ta­ba a pun­to de pu­bli­car La mu­jer de tu pró­ji­mo, un es­tu­dio so­bre las prác­ti­cas se­xua­les en Es­ta­dos Uni­dos— Ta­le­se se reúne con Foos, de­ve­lan­do la vi­da pri­va­da de un voyeur.

Foos, con ayu­da de su es­po­sa, ins­ta­la dis­po­si­ti­vos de ob­ser­va­ción en las ha­bi­ta­cio­nes que le per­mi­ten ob­ser­var las prác­ti­cas co­ti­dia­nas de sus hués­pe­des, cons­tru­yen­do un dia­rio don­de la des­crip­ción del ac­to lle­va a re­fle­xio­nes que na­cen del en­fren­ta­mien­to con la in­ti­mi­dad. Foos cons­tru­ye una his­to­ria so­cial del se­xo, y tam­bién, un ma­pa de ob­se­sio­nes per­so­na­les. Ta­le­se se vuel­ve tan so­lo un co­men­ta­ris­ta del dia­rio de Foos, al que ac­ce­de, don­de el voyeur lle- va el re­gis­tro de sus ob­ser­va­cio­nes que cap­tu­ran el se­xo fue­ra de la apa­ra­to­si­dad de to­da re­pre­sen­ta­ción co­mer­cial, ge­ne­ran­do la pre­gun­ta de qué es lo que atrae a la ho­ra de ob­ser­var al otro.

Laura Mul­vey en Pla­cer vi­sual y ci­ne na­rra­ti­vo ex­plo­ra des­de el psi­coa­ná­li­sis la for­ma en que se es­truc­tu­ra el ci­ne en la so­cie­dad pa­triar­cal. La sa­la de ci­ne tra­di­cio­nal re­pro­du­ce las con­di­cio­nes de vou­ye­ris­mo don­de hay una pan­ta­lla so­bre­ex­pues­ta fren­te a un es­pec­ta­dor que per­ma­ne­ce en las som­bras. A la mi­ra­da que se con­fi­gu­ra en ese es­pa­cio, Mul­vey la lla­ma “mi­ra­da es­co­po­fí­li­ca”, es de­cir una mi­ra­da que sien­te pla­cer por ob­ser­var a otros. La dis­tan­cia del voyeur per­mi­te me­diar la re­pre­sen­ta­ción. El otro de­ja de ser per­so­na pa­ra con­ver­tir­se en ob­je­to. Un dis­po­si­ti­vo mas­tur­ba­to­rio del pla­cer. Es­to ex­pli­ca el pla­cer que pro­du­ce la por­no­gra­fía, y la por­no­gra­fía so­lo co­mo una for­ma de­ri­va­da del vou­ye­ris­mo. La ex­pe­rien­cia de Foos atrae por el se­xo, pe­ro el se­xo es só­lo una de las co­sas a las que se en­fren­ta un voyeur. Con el pa­so de los años, ex­plo­ra el cam­bio de una so­cie­dad, la aper­tu­ra de las pa­re­jas in­ter­ra­cia­les, la apa­ri­ción de los mu­ti­la­dos de gue­rra. Y en nues­tra so­cie­dad por­no­grá­fi­ca el in­te­rés por ver el se­xo de los otros es so­lo la puer­ta de en­tra­da a la in­ti­mi­dad ma­yor: lo que ha­cen las per­so­nas cuan­do creen que na­die las ve. Los pe­que­ños de­ta­lles que sos­tie­nen el com­por­ta­mien­to hu­mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.