Las ra­zo­nes de Se­le­na Go­mez

Caras (Chile) - - ECOS - → Por Sandra Ro­jas

Tie­ne nue­vo ga­lán, en­ca­be­za pro­yec­tos más se­rios y lo­gró ale­jar la ima­gen in­fan­til que he­re­dó de Dis­ney. Tras un pe­río­do os­cu­ro, la can­tan­te y ac­triz se rein­ven­tó y vuel­ve re­car­ga­da co­mo pro­duc­to­ra eje­cu­ti­va de 13 rea­sons why, la se­rie ícono del mo­men­to en Net­flix que tra­ta te­mas co­mo el aco­so y el sui­ci­dio ado­les­cen­te, de­mos­tran­do que la cri­sis tras su quie­bre con Jus­tin Bie­ber es par­te del pa­sa­do.

Mar­có ten­den­cia de la mano de The Weeknd

con sus arries­ga­dos out­fits en Coa­che­lla y reunió sie­te mi­llo­nes de li­kes en su úl­ti­ma fo­to en Ins­ta­gram. Sen­ci­lla, pe­ro des­lum­bran­te, Se­le­na Go­mez (24) su­peró la ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal cau­sa­da por el lu­pus y su quie­bre con Jus­tin Bie­ber y hoy flo­re­ce en­tre pro­yec­tos mu­cho más só­li­dos. La ex ni­ña Dis­ney ha ma­du­ra­do y su ca­rre­ra me­teó­ri­ca lo de­mues­tra. De ac­triz y can­tan­te, dio el gran pa­so pro­du­cien­do —jun­to a su ma­dre, Mandy Tee­fey— la se­rie más vis­ta en la his­to­ria de Net­flix, 13 Rea­sons why, la cró­ni­ca ado­les­cen­te que da voz a te­mas ta­bú co­mo el bull­ying y el sui­ci­dio. Ba­sa­da en la no­ve­la Tre­ce

ra­zo­nes (2007), es­cri­ta por Jay As­her, si­gue la his­to­ria de Han­nah Baker, una es­tu­dian­te de se­cun­da­ria que, tras aca­bar con su vi­da, de­ja una se­rie de cas­set­tes con gra­ba­cio­nes en don­de cul­pa de su muer­te a al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros. Si bien en un ini­cio Se­le­na in­ter­pre­ta­ría a la pro­ta­go­nis­ta, fi­nal­men­te pre­fi­rió que­dar­se en bam­ba­li­nas. “Es­ta­ba pa­san­do por una eta­pa real­men­te com­pli­ca­da cuan­do co­men­za­mos a pro­du­cir. Co­no­cí a un mon­tón de ni­ños que me ha­bla­ron de los mis­mos pro­ble­mas por los que pa­san los per­so­na­jes de la se­rie y fue muy du­ro”, ex­pli­có du­ran­te una con­fe­ren­cia de Net­flix. Es que el año pa­sa­do la in­tér­pre­te de Lo­ve

you like a lo­ve song anun­ció que se re­ti­ra­ría de los es­ce­na­rios pa­ra su­pe­rar los ata­ques de pá­ni­co y la de­pre­sión tras ser diag­nos­ti­ca­da con Lu­pus. Eso ex­pli­ca por qué la se­rie to­có una te­cla sen­si­ble en el mo­men­to pre­ci­so de su vi­da. Y el éxi­to fue de­mo­le­dor. A días de su es­treno, 13 rea­sons why se trans­for­mó en un ver­da­de­ro fe­nó­meno vi­ral en las re­des so­cia­les, sin es­tar li­bre de po­lé­mi­ca. Al­gu­nos la ca­ta­lo­gan co­mo una apo­lo­gía al sui­ci­dio, que mo­ti­va a que los jó­ve­nes lo per­ci­ban co­mo una so­lu­ción a sus pro­ble­mas. Pe­ro la pos­tu­ra de Se­le­na es fir­me: “Es una for­ma de de­jar en cla­ro la si­tua­ción que vi­ven mi­les de ni­ños al­re­de­dor del mun­do. Res­pec­to a una se­gun­da tem­po­ra­da, no lo sa­be­mos, pe­ro está cla­ro que hay tan­tas his­to­rias que se en­cuen­tran de­ba­jo de ca­da per­so­na­je, que al­go más pue­de ve­nir”, con­clu­yó es­ta nue­va Se­le­na, más ma­du­ra, res­pon­sa­ble y cons­cien­te

SO­BRE EL ÉXI­TO DE LA SE­RIE, SE­LE­NA CUEN­TA QUE “ES UNA FOR­MA DE DE­JAR EN CLA­RO LA SI­TUA­CIÓN QUE VI­VEN MI­LES DE NI­ÑOS AL­RE­DE­DOR DEL MUN­DO. RES­PEC­TO A UNA SE­GUN­DA TEM­PO­RA­DA, NO LO SA­BE­MOS, PE­RO ESTÁ CLA­RO QUE HAY TAN­TAS HIS­TO­RIAS QUE SE EN­CUEN­TRAN DE­BA­JO DE CA­DA PER­SO­NA­JE, QUE AL­GO MÁS PUE­DE VE­NIR”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.