BORIS QUERCIA EN BUS­CA DEL CHI­LE PER­DI­DO

Ac­tor, guio­nis­ta y aho­ra es­cri­tor, el di­rec­tor de Se­xo con amor y Los 80, que aca­ba de lan­zar su se­gun­da no­ve­la, Pe­rro muer­to, quie­re cum­plir un sue­ño lar­ga­men­te aca­ri­cia­do. El pro­ta­go­nis­ta de La Ne­gra Es­ter es­pe­ra po­der con­cre­tar una pe­lí­cu­la bio­grá­fi­ca

Caras (Chile) - - CULTURA - Por Da­niel Ola­ve M. Fo­tos Ca­mi­lo Me­lús

Las ha he­cho to­das. Una mez­cla en­tre el mo­de­lo de los ar­tis­tas del Re­na­ci­mien­to y maes­tro chas­qui­lla chi­leno, Boris Quercia (49) es ac­tor pro­fe­sio­nal de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, pe­ro des­de siem­pre le gus­tó el ci­ne y fil­ma­ba cor­tos en vi­deo con sus ami­gos. Es así co­mo en trein­ta años de tra­yec­to­ria ha si­do el pro­ta­go­nis­ta de una de las obras más im­por­tan­tes del tea­tro chi­leno, el di­rec­tor de una de las pe­lí­cu­las na­cio­na­les más ta­qui­lle­ras de to­dos los tiem­pos y res­pon­sa­ble de la se­rie de más im­pac­to de la te­le­vi­sión lo­cal.

No está na­da de mal. Pe­ro aho­ra, el pro­ta­go­nis­ta de La Ne­gra Es­ter y rea­li­za­dor de

Se­xo con amor y Los 80, es tam­bién es­cri­tor. Y cla­ro, aun­que vie­ne es­cri­bien­do ha­ce ra­to, tan­to pa­ra el tea­tro co­mo pa­ra el au­dio­vi­sual, de guio­nis­ta de­ri­vó en au­tor de no­ve­las. A su de­but en 2010 con el po­li­cial San­tia­go Qui­ño­nes tira, se su­ma Pe­rro muer­to, una se­gun­da his­to­ria del mis­mo per­so­na­je de no­ve­la ne­gra que re­ci­bió el año pa­sa­do el pre­mio más im­por­tan­te del gé­ne­ro en Fran­cia.

Pe­ro Quercia, in­quie­to y en­tu­sias­ta, no des­can­sa en los lau­re­les, mien­tras tra­ba­ja en pu­bli­ci­dad, pro­yec­tos te­le­vi­si­vos y en lle­var a su per­so­na­je de­tec­ti­ves­co a la pan­ta­lla, ha­bla de su má­xi­mo sue­ño pro­fe­sio­nal: po­der con­cre­tar una pro­duc­ción que cuen­te la vi­da del que fue­ra uno de sus gran­des men­to­res, Ro­ber­to Parra. El her­mano de la cen­te­na­ria Vio­le­ta y au­tor de la hoy clá­si­ca La Ne­gra Es­ter, no so­lo fue la ins­pi­ra­ción y fuen­te de su per­so­na­je más icó­ni­co, sino que el res­pon­sa­ble de que Boris re­cu­pe­ra­ra el amor por la pa­tria y el sen­ti­do de la chi­le­ni­dad.

“Es tan com­pli­ca­do es­cri­bir una no­ve­la, te em­pie­zas a cues­tio­nar mu­chas co­sas. Te pones a leer lo que has es­cri­to y te di­ces: ‘Bueno, ¿cuál es mi es­ti­lo? ¿Es­ta­ré a la al­tu­ra? ¿Có­mo es­cri­bo yo? ¿Es­ta pa­la­bra está muy ocu­pa­da?’, hay va­rias co­sas que te acha­can. Has­ta que di con la idea de es­cri­bir en pri­me­ra per­so­na, y des­de es­te per­so­na­je, el de­tec­ti­ve San­tia­go Qui­ño­nes, que es un ti­po sencillo que no quie­re na­da más des­pués de la pe­ga que co­mer­se un cha­ca­re­ro y lle­gar con pla­ta a fi­nal de mes, y ha­ce un tra­ba­jo que es una mier­da, y que va des­cri­bien­do lo que pa­sa, ahí se me fue dan­do más fá­cil la co­sa”.

Así fue co­mo dio en el tono pa­ra aco­me­ter la que fue su pri­me­ra no­ve­la: San­tia­go Qui­ño­nes

tira, que lue­go fue pu­bli­ca­da en Fran­cia, y don­de su se­gun­do li­bro, Pe­rro muer­to (Re­ser­vois Books) ga­nó uno de los pre­mios más im­por­tan­tes de no­ve­la ne­gra: el Grand Prix de Lit­té­ra­tu­re Po­li­ciè­re 2016. Boris, en esen­cia un ac­tor, dio con el per­so­na­je del de­tec­ti­ve Qui­ño­nes, un ti­po sencillo con un tra­ba­jo di­fí­cil, y lo abor­dó ha­cien­do lo que ha si­do la fuen­te de su tra­ba­jo ar­tís­ti­co, que aun­que mul­ti­dis­ci­pli­na­rio, sur­ge de su pri­me­ra pa­sión y ofi­cio: la ac­tua­ción.

—¿Sien­tes que en Chi­le se te pue­de to­mar me­nos en se­rio co­mo es­cri­tor por ser fa­mo­so por la te­le­vi­sión o por las pe­lí­cu­las?

—La ver­dad no sé. Pue­de ser que te en­ca­si­llen, es normal, es la cos­tum­bre, so­bre to­do en tu país. Aho­ra, a mí me gus­ta pa­sear­me por to­dos los gé­ne­ros, me gus­ta la co­me­dia. Los 80 era un me­lo­dra­ma, me en­can­ta tam­bién la no­ve­la ne­gra. No sien­to que ha­ya que en­ce­rrar­se.

Mien­tras Boris ya pien­sa en la ter­ce­ra par­te de su tri­lo­gía de no­ve­las ne­gras con el mis­mo per­so­na­je, pa­ra­le­la­men­te tra­ba­ja en una se­rie de tres tem­po­ra­das, una por ca­da li­bro. El ta­ma­ño del pro­yec­to de­pen­de­rá de si lo ha­cen pa­ra un ca­nal chi­leno o se con­vier­te en una co­pro­duc­ción con al­gu­na pla­ta­for­ma in­ter­na­cio­nal. Pe­ro el tira Qui­ño­nes ter­mi­na­rá en pan­ta­lla.

—¿Có­mo sien­tes tú, hoy día, el trán­si­to que has te­ni­do co­mo ac­tor? Es­tu­vis­te en una obra sú­per exi­to­sa que fue un ícono en su mo­men­to, des­pués fuis­te di­rec­tor de ci­ne y tam­bién de te­le­vi­sión. Aho­ra te de­di­cas a los li­bros. Pe­ro, ¿có­mo ves tú ese pa­so por co­sas dis­tin­tas? ¿Siem­pre qui­sis­te ser di­rec­tor y ac­tor?

—La ver­dad des­de el prin­ci­pio me gus­tó ser di­rec­tor, pe­ro era muy di­fí­cil ha­cer ci­ne, así que des­pués se­guí ha­cien­do tea­tro. Me apa­sio­na­ba. Des­pués hi­ce La Ne­gra Es­ter, que pa­ra mí fue más que na­da vi­vir una uto­pía, por­que yo es­ta­ba sa­lien­do de la es­cue­la, te­nía 23 años, es­tá­ba­mos ha­cien­do una obra que se lle­na­ba, to­dos ga­ná­ba­mos el mis­mo suel­do, via­já­ba­mos por el mun­do”. Pe­ro lo más im­por­tan­te de ha­ber si­do par­te de ese fe­nó­meno, re­la­ta Quercia, tie­ne que ver con su en­cuen­tro con Ro­ber­to Parra.

“No­so­tros vi­vi­mos gran par­te de nues­tra ju­ven­tud en dic­ta­du­ra, con to­que de que­da; en­ton­ces, era una ju­ven­tud co­mo la mier­da. Cier­ta gen­te to­ma­ba las ar­mas, se unía a la re­sis­ten­cia y ha­cía cual­quier ti­po de tra­ba­jo así. Ob­via­men­te yo iba a al­gu­nas pro­tes­tas, a las de la es­cue­la que ha­bía to­dos los años, pe­ro no­so­tros, o yo, to­mé otra op­ción, que fue una ne­ga­ción de Chi­le. Te­nía un des­pre­cio por los va­lo­res pa­trió­ti­cos, por la ban­de­ra, el himno na­cio­nal, igual que por el 18 de sep­tiem­bre… con las cue­cas pa­ra qué ha­blar”.

Y fue ahí don­de vino el en­cuen­tro con Ro­ber­to Parra, que lo hi­zo abue­nar­se “con la pa­tria, con la na­cio­na­li­dad, con la iden­ti­dad y con lo chi­leno más ne­to, más pro­fun­do”. A par­tir de ese mo­men­to, di­ce, sur­ge en él una mi­ra­da mu­cho más ama­ble y ale­gre del ser na­cio­nal, lo que que­da de ma­ni­fies­to en su tra­ba­jo: por­que tan­to en Se­xo con amor, co­mo en El rey de los hue­vo­nes y cla­ra­men­te tam­bién en Los 80, de lo que Boris Quercia es­ta­ba ha­blan­do era de la chi­le­ni­dad.

“De eso es lo que yo he es­ta­do ha­blan­do to­do el ra­to. De no­so­tros co­mo país. Con San­tia­go Qui­ño­nes es lo mis­mo: es­ta­mos ha­blan­do de San­tia­go y de Val­pa­raí­so... Y por eso, en­tre ac­tuar, di­ri­gir, es­cri­bir, mi pro­yec­to más que­ri­do es po­der ha­cer una pe­lí­cu­la so­bre Ro­ber­to Parra”.

Esa es su gran as­pi­ra­ción pro­fe­sio­nal, aún pen­dien­te. Y que es­pe­ra po­der con­cre­tar pa­ra es­tre­nar­lo el pró­xi­mo año, cuan­do se cum­plen tres dé­ca­das de La Ne­gra Es­ter: “Es una pe­lí­cu­la bio­grá­fi­ca. Es muy emo­cio­nan­te, cau­ti­van­te, ha­bla mu­cho de Chi­le, tie­ne co­sas co­mo Ro­ber­to par­tien­do de la ca­sa ma­ter­na, sien­do la­za­ri­llo de una cie­ga a los 8 o 9 años, re­co­rrien­do el país. Es­ta­mos ha­blan­do de un Chi­le que no exis­te. En­ton­ces, es alu­ci­nan­te”.

Quercia lle­va años tra­ba­jan­do en esa idea, ya es­cri­bió una pri­me­ra ver­sión del guion con La­la, la hi­ja poe­ta de Ro­ber­to, re­ci­bien­do apo­yo de un fon­do de Cor­fo pa­ra esa eta­pa. Pe­ro por di­ver­sas cir­cuns­tan­cias, el tra­ba­jo si­gue en­tram­pa­do. “Pe­ro lo va­mos a ha­cer de to­das ma­ne­ras”, ase­gu­ra. “Es un pro­yec­to al que le ten­go mu­cho ca­ri­ño. Son nues­tras his­to­rias. Par­te con Ro­ber­to a los 8 años y ter­mi­na cuan­do va a San An­to­nio a bus­car a la Ne­gra Es­ter y se en­te­ra que mu­rió. Es un pe­rio­do que lle­ga jus­to an­tes del gol­pe. El del Chi­le re­pu­bli­cano, uno que de­jó de exis­tir y eso es lo que me gus­ta tam­bién”.

Con Ro­ber­to Parra y La Ne­gra Es­ter, Boris Quercia se re­con­ci­lió con la ‘chi­le­ni­dad’. Aho­ra está ha­cien­do el guión de una pe­lí­cu­la so­bre el ‘tío Ro­ber­to’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.