76

El ex te­nis­ta na­cio­nal y nú­me­ro uno del mun­do se abu­rrió. No so­por­tó el aco­so de la pren­sa ni el tra­to que se les da en Chi­le a sus ído­los y par­te a Sa­ra­so­ta (Es­ta­dos Uni­dos) con su fa­mi­lia. En es­ta en­tre­vis­ta el hoy em­pre­sa­rio in­ver­sio­nis­ta es­car­ba en su

Caras (Chile) - - CONTENIDO - → Por Paula Pa­la­cios → Fo­tos Da­niel Cor­vi­llón

El ex nú­me­ro uno del te­nis mun­dial se abu­rrió de Chi­le. El tra­to inade­cua­do a los ído­los y el aco­so de la pren­sa lo mo­ti­va­ron a tras­la­dar­se a Sa­ra­so­ta (Es­ta­dos Uni­dos) con su fa­mi­lia. Mar­ce­lo Ríos ya no es el mis­mo de an­tes, más ca­ri­ño­so y pa­cien­te, con­fe­só que na­die le en­se­ñó a ma­ne­jar el di­ne­ro y la fa­ma. EL ADIÓS DE MAR­CE­LO RÍOS

MDes­de que co­no­ció y se ca­só con la re­la­cio­na­do­ra pú­bli­ca Paula Pa­vic —en 2009—, po­co se sa­bía de la vi­da de Mar­ce­lo Ríos (41). En efec­to, el ex te­nis­ta nú­me­ro uno del mun­do cuen­ta que vi­vió una es­pe­cie de os­tra­cis­mo de diez años con su mu­jer; tiem­po en que se de­di­có a te­ner y criar a sus cin­co hi­jos (Isi­do­ra 8, Co­lom­ba 6 y los tri­lli­zos An­to­ne­lla, Agus­ti­na y Mar­ce­lo 5), a ma­ne­jar sus ne­go­cios e in­ver­sio­nes con su em­pre­sa Ma­ri­may, pa­ra lo cual se pre­pa­ró con es­tu­dios de fi­nan­zas en Nue­va York y aquí en Chi­le, en la co­rre­do­ra La­rraín Vial. Evi­tó to­do lo que fue­ra ex­po­si­ción pú­bli­ca, prác­ti­ca­men­te se en­claus­tró en su ca­sa del ex­clu­si­vo con­do­mi­nio Va­lle Es­con­di­do y de­ci­dió no pi­sar nun­ca más una dis­cot­he­que pa­ra evi­tar ru­mo­res o de­re­cha­men­te —di­ce—, “men­ti­ras que arries­ga­ran mi ma­tri­mo­nio”. Du­ran­te ese tiem­po dio una que otra en­tre­vis­ta don­de re­ve­ló el di­fí­cil mo­men­to per­so­nal que atra­ve­só el 2013 lue­go de ha­ber te­ni­do dos cua­dros de va­so­cons­tric­ción re­ver­si­ble (blo­queo de las ar­te­rias que im­pi­den el pa­so de san­gre al ce­re­bro) en me­nos de seis me­ses, que con­fi­den­ció en­ton­ces, lo an­gus­tió mu­cho e hi­zo sen­tir vul­ne­ra­ble. Esas de­cla­ra­cio­nes mos­tra­ron por pri­me­ra vez a un Chino Ríos me­nos ru­do y más hu­mano, que de­ja­ba de es­tar a la de­fen­si­va y mos­tra­ba de ma­ne­ra iné­di­ta sus mie­dos y apren­sio­nes. Un Mar­ce­lo más cer­cano que vino a co­ro­nar esa nue­va fa­ce­ta con su lle­ga­da a Twit­ter (en ma­yo del año pa­sa­do) y más tar­de con su vi­si­ta al pro­gra­ma El Cu­bo de Chi­le­vi­sión, don­de ha­bló de su vi­da, fa­mi­lia y de la re­la­ción con su hi­ja ma­yor Cons­tan­za (16, de su pri­mer ma­tri­mo­nio con Giu­lia­na So­te­la) que vi­ve con su ma­dre en Cos­ta Ri­ca.

Se mos­tra­ba có­mo­do en es­ta eta­pa de su vi­da, ca­si re­con­ci­lia­do con la pren­sa con la cual siem­pre fue hu­ra­ño, des­de sus pri­me­ros pa­sos en el te­nis y por lo que más de una vez se ga­nó el Pre­mio Li­món en Ro­land Ga­rros, por ser el ju­ga­dor me­nos sim­pá­ti­co del tor­neo. Pe­ro al pa­re­cer, esa cer­ca­nía que se veía de su par­te, con los me­dios en par­ti­cu­lar, era so­lo apa­ren­te. Mar­ce­lo ase­gu­ra que el aco­so de la pren­sa per­sis­te, que sa­le a la ca­lle y se sien­te acu­sa­do y que es muy di­fí­cil pa­ra un ído­lo co­mo él vi­vir en Chi­le. Esas son al­gu­nas de las ra­zo­nes por las que ha­ce unos me­ses pu­so en ven­ta su ca­sa y por las que el pró­xi­mo 15 de ju­nio par­ti­rá en fa­mi­lia a vi­vir a la ciu­dad de Sa­ra­so­ta, a 370 ki­ló­me­tros de Mia­mi Beach. Un lu­gar que el Chino co­no­ce per­fec­to, ya que que­da a diez mi­nu­tos de Bra­den­ton don­de se en­cuen­tra la aca­de­mia de Nick Bo­llet­tie­ri; el lu­gar en que en­tre­nó por seis años en su me­jor épo­ca co­mo te­nis­ta. La idea ini­cial es ir­se un año, que bien po­dría ex­ten­der­se por tiem­po in­de­fi­ni­do. “Cum­plién­do­se el pla­zo ve­re­mos qué pa­sa”.

Ese Mar­ce­lo más cer­cano y re­la­ja­do del úl­ti­mo tiem­po ha lla­ma­do la aten­ción in­clu­so de agencias pu­bli­ci­ta­rias que lo quie­ren co­mo ros­tro de sus mar­cas (se­rá la nue­va ca­ra de ma­yo­ne­sa Hell­mann’s Su­pre­me). “Cuan­do me me­tí a Twit­ter de abu­rri­do, me em­pe­za­ron a lle­gar ofer­tas de co­mer­cia­les. Soy un ros­tro po­ten­te por lo que hi­ce en mi ca­rre­ra, pe­ro no ha­go cual­quier co­sa; eli­jo los que más me in­tere­sa y aho­ra que­ría que mis hi­jos vie­ran a su pa­pá en la te­le pro­mo­cio­nan­do la ma­yo­ne­sa que ellos co­men. Es otra fa­ce­ta, tam­bién ha­go char­las mo­ti­va­cio­na­les, aun­que lo mío son las in­ver­sio­nes y mo­ver las pla­tas que ga­né. Me in­tere­sa sa­ber dón­de es­tán, có­mo ma­ne­jar­las. Me en­tre­tie­ne ver cre­cer mi di­ne­ro”.

—¿Está más abier­to o cer­cano?

—No en­cuen­tro... Ocu­rre que es­tu­ve 10 años ha­cien­do otras co­sas, tra­ba­jan­do con mi pa­pá y no fui a nin­gún pro­gra­ma de TV. Cuan­do me ca­sé con Paula, de­ci­dí no mos­trar­me más en pú­bli­co y man­te­ner mi re­la­ción lo más pri­va­da po­si­ble; ne­ce­si­tá­ba­mos guar­dar­nos co­sas pa­ra no­so­tros.

—¿Les ayu­dó ese tiem­po co­mo pa­re­ja?

—To­tal­men­te. Qui­se cui­dar­me, por eso ape­nas nos ca­sa­mos de­ci­dí no pi­sar nun­ca más una dis­cot­he­que. En Chi­le, los pe­rio­dis­tas de farándula son una mier­da y si me ven bai­lan­do por ahí van a de­cir que an­do cu­ra­do...

—¿Eso lo em­pu­ja a ir­se de Chi­le?

—Quie­ro es­tar en paz un tiem­po. Lue­go de la va­so­cons­tric­ción ce­re­bral que tu­ve, me di­je­ron que no pue­do es­tre­sar­me o vi­vir mo­men­tos ten­sos, por lo que me im­pi­die­ron ca­si tra­ba­jar. Me re­co­men­da­ron que­dar­me en mi ca­sa lo más tran­qui­lo po­si­ble... Por otro la­do, uno de mis tri­lli­zos (Mar­ce­li­to) tie­ne un pro­ble­ma bron­co­pul­mo­nar, por eso to­dos los in­vier­nos arren­da­mos ca­sa en Sa­ra­so­ta y nos va­mos por un mes. Es­te año le pro­pu­se a Paula ir­nos tres me­ses y ella me di­jo un año. Lo pen­sé y con­cluí que Ma­ri­may lo pue­do ma­ne­jar des­de allá, y mi pa­pá pue­de ayu­dar­me aquí. Mi se­ño­ra es­tu­dia­rá inglés, mis hi­jas irán al co­le­gio, Mar­ce­li­to quie­re ju­gar fút­bol y yo tra­ta­ré de en­tre­nar a al­guien o ha­cer al­go que me en­tre­ten­ga.

—¿Cuán­to le en­tu­sias­ma ir­se?

—Si no fue­ra con Paula, no me voy. Es­tar so­los allá igual es fuer­te, di­fí­cil; no te­ne­mos a quien re­cu­rrir más que a no­so­tros, pe­ro nos com­ple­men­ta­mos y lo pa­sa­mos muy bien los dos. A mu­chos ami­gos sus se­ño­ras no los acom­pa­ñan. Paula se de­ci­dió de un día pa­ra otro, “nos lle­va­mos bien, es­toy la ra­ja con­ti­go y te­ne­mos cin­co ni­ños”, me di­jo. Ella tam­bién está abu­rri­da de Chi­le, de la vi­da que lle­vo, de las men­ti­ras de la pren­sa, de que in­ven­ten co­sas...

—¿A qué in­ven­tos pun­tua­les se re­fie­re?

—No en­tra­ré en de­ta­lles, pe­ro pa­ra mí to­dos los pe­rio­dis­tas son la mis­ma mier­da. No ha­go di­fe­ren­cia en­tre los de farándula o de de­por­te que ha­blan sin sa­ber.

—¿Sien­te que lo han per­ju­di­ca­do?

—Ya no pi­co co­mo an­tes. Han men­ti­do mu­cho, me hi­cie­ron mu­cho da­ño cuan­do era chi­co. Des­de en­ton­ces no pes­co a la pren­sa y por eso soy el ti­po pe­sa­do. To­dos esos ga­llos por sa­car una no­ti­cia son ca­pa­ces de ca­gar a una fa­mi­lia.

—¿Tan­to lo es­tre­sa co­mo pa­ra arran­car?

—Me es­tre­sa, lo pa­so mal, no me gus­ta ni me sien­to tran­qui­lo; mi se­ño­ra lo mis­mo. Des­pués de la va­so­cons­tric­ción ce­re­bral que­dé con an­gus­tia por las co­sas fuer­tes que los doc­to­res me di­je­ron, que Ce­ra­ti y Jor­ge Gon­zá­lez tu­vie­ron lo mis­mo, que po­si­ble­men­te no me iba a mo­rir, pe­ro po­día que­dar cie­go o co­jo. Cuan­do tie­nes hi­jos te afec­ta, ¡me asus­té! Es­tu­ve yen­do al si­quia­tra quien me acon­se­jó pa­ra qué es­pe­rar a ser vie­jo pa­ra ir­me, por qué no lo ha­cía aho­ra si te­nía la pla­ta, mi fa­mi­lia y los me­dios. Que reali­ce hoy las co­sas sin es­pe­rar a los 70, y me hi­zo sen­ti­do. Ha­blé con Paula y me en­con­tró ra­zón.

“La­men­ta­ble­men­te, es­te país es cha­que­te­ro. A mi edad ya no es­toy pa­ra eso”, sos­tie­ne Mar­ce­lo. De jeans, za­pa­ti­llas y grue­sa ca­de­na de pla­ta que le cae so­bre una po­le­ra gris ajus­ta­da, ase­gu­ra que lo úni­co que bus­ca aho­ra es vi­vir tran­qui­lo

y es­tar con su fa­mi­lia. “Es­toy en un mo­men­to sú­per bueno con ellos, ten­go ni­ños chi­cos... Vi­vir en Chi­le es di­fí­cil pa­ra un ído­lo. Te­ne­mos po­cos, sin em­bar­go, tra­tan de ti­rar­los pa­ra aba­jo”.

—¿De qué ma­ne­ra los tra­ta­mos mal?

—No los cui­dan y me mo­les­ta mu­cho la men­ti­ra. Si me man­do una ca­gada, fe­liz que lo pu­bli­quen, pe­ro me car­gan los in­ven­tos por sa­car una no­ti­cia y ven­der más.

—¿Se sien­te es­tig­ma­ti­za­do, que to­do lo que ven­ga de us­ted se mag­ni­fi­ca?

—Así es el pe­rio­dis­mo en Chi­le, ¡una mier­da! Y cual­quier ti­po es pe­rio­dis­ta, va a la te­le y di­ce lo que quie­re; ha­blan con una au­to­ri­dad co­mo si te co­no­cie­ran. Y ti­ran mier­da, men­ti­ras, ¡y da lo mis­mo!, por­que no hay una ley que te pro­te­ja, que pue­das ha­cer al­go con­tra ellos.

—Da­ba la im­pre­sión de que te­nía ‘cue­ro de chan­cho’, que las co­sas le res­ba­la­ban.

—Tra­to de no su­frir con es­to. No leo dia­rios, en mi ca­sa es­tán prohi­bi­dos los pro­gra­mas de farándula, los ca­na­les na­cio­na­les son una es­tu­pi­dez ni leo re­vis­tas por­que ha­blan pu­ras hue­va­das. No me in­tere­sa es­tar me­ti­do en es­to. Es­toy en otra eta­pa, ya hi­ce mi vi­da. Quie­ro pa­sar con mi fa­mi­lia en un lu­gar tran­qui­lo.

—¿Tie­ne fe­cha de re­gre­so?

—Me voy por un año.

—¿Con po­si­bi­li­dad de ex­ten­der­se?

—No lo sé. Igual ten­go que vol­ver en­tre­me­dio a ha­cer co­sas, no pue­do de­jar la em­pre­sa bo­ta­da de un día pa­ra otro. Aho­ra di­je un año, cum­plién­do­se el pla­zo ve­re­mos qué pa­sa.

—¿Ne­ce­si­ta nue­vos desafíos?

—Sí, ob­vio que me gus­tan, pe­ro más que na­da por­que mi mu­jer está en­tu­sias­ma­da; no ve las ho­ras de ir­se, de es­tar allá. El 15 de ju­nio sa­ca­mos a los ni­ños del co­le­gio y allá en­tra­rán a uno pú­bli­co. Ten­go lis­ta la ca­sa, ¡to­do! So­lo fal­ta mi vi­sa.

En el úl­ti­mo tiem­po Mar­ce­lo Ríos ha lla­ma­do la aten­ción de mar­cas que lo quie­ren co­mo ros­tro. Se­rá la nue­va ca­ra de la ma­yo­ne­sa Hell­mann´s Su­pre­me.

—¿Cuán­to in­flu­ye ella en sus de­ci­sio­nes?

—Mu­cho. He cre­ci­do a su la­do, me ha ayu­da­do a dar­me cuen­ta de har­tas co­sas. Tu­ve dos fra­ca­sos ma­tri­mo­nia­les que me sir­vie­ron pa­ra apren­der de erro­res pe­ro que no me mar­ca­ron co­mo sí me ocu­rri­ría si me se­pa­ra­ra de ella. Paula más que una se­ño­ra ha si­do un ami­go, en­ten­dió des­de el prin­ci­pio mi vi­da, quién era yo. Siem­pre ha es­ta­do cuan­do la ne­ce­si­to. He pa­sa­do bas­tan­tes co­sas ma­las y es ella quien acu­de. Ten­go po­cos ami­gos, pe­ro no los ne­ce­si­to. —Paula di­jo que lo ha­bía res­ca­ta­do.

—Me ayu­dó a cre­cer. De per­so­na­li­dad soy el mis­mo, no cam­bia­ré aun­que mo­les­te. Con ella es­toy más ma­du­ro; era muy ni­ño. Me ha he­cho en­ten­der que la vi­da no era co­mo yo la veía. —¿Có­mo era esa mi­ra­da?

—Mi his­to­ria ha si­do muy dis­tin­ta a la de cual­quier per­so­na en es­te país. Par­tí ju­gan­do te­nis a los ocho, me ju­bi­lé a los 26 con mu­cho di­ne­ro, a una edad en que los pen­de­jos es­tán re­cién crean­do su em­pre­sa o sa­lien­do de la uni­ver­si­dad. Tu­ve una vi­da al re­vés... Y fue di­fí­cil sa­ber qué ha­cer en ese mo­men­to: te ves so­lo en el mun­do, con pla­ta, fa­ma... Paula fue un ca­ble a tie­rra en cuan­to a que la vi­da no es tan bo­ni­ta ni fá­cil co­mo yo la pin­ta­ba cuan­do es­ta­ba so­lo. —Lo ba­jó de la bur­bu­ja.

—Siem­pre me ha di­cho que le en­can­ta mi per­so­na­li­dad, ob­vio que hay co­sas que no le gus­tan, pe­ro la gra­cia es que ha com­pren­di­do quien soy, la vi­da que lle­vo, que no es fá­cil. En­tien­de que es di­fí­cil pa­ra mí ir a un res­to­rán, que me car­ga sa­lir, que no lo pa­so bien, que no voy a un mall ha­ce años. —¿Quié­nes in­te­gran su vi­da so­cial?

—Mis ami­gos —to­dos ma­yo­res que yo— es­tán en Va­lle Es­con­di­do; de ahí no sal­go. No ne­ce­si­to más. Hoy es­toy con la gen­te que yo de­ci­do es­tar y que sien­to que está con­mi­go por quien soy: Mar­ce­lo Ríos, no por lo que fui al­gu­na vez. Es­toy sú­per bien en mi ca­sa, con mis hi­jos, con la Paula, via­ja­mos har­to, si no es­toy con ellos, lo pa­so en la ofi­ci­na. Son mi mun­do, en­ton­ces fue gran­de el sus­to cuan­do me en­fer­mé. —¿Có­mo fue sen­tir­se vul­ne­ra­ble?

—Me an­gus­tié y de­pri­mí, no te­nía ga­nas de na­da. An­tes me sen­tía in­ven­ci­ble, arre­gla­ba mis pro­ble­mas so­lo, no re­que­ría la ayu­da de na­die, sin em­bar­go, cuan­do me ocu­rrió lo de la ca­be­za, por pri­me­ra vez re­co­no­cí que la ne­ce­si­ta­ba, que sin

una em­pe­cé si­có­lo­ga­con tra­ta­mien­tosy si­quia­tra no y po­día na­ció sa­lir­la idea ade­lan­te.de ir­nos Ahía Es­ta­dos­fi­jo en gas­tos. Uni­dos. Quie­ro Hoy gas­tar­tra­to de mi dis­fru­tar­pla­ta en más, vi­da. no me —¿Qué le preo­cu­pa hoy?

—Mis hi­jos, es­tar y pasarlo bien con ellos. Me en­can­tan los ni­ños, ten­go una re­la­ción muy bo­ni­ta con ca­da uno. Quie­ro ha­cer co­sas que me en­tre­ten­gan, pue­do ha­cer­lo por­que ya tra­ba­jé y es­toy ju­bi­la­do. Muy po­cos en es­te país a mi edad tie­nen la po­si­bi­li­dad de ha­cer lo que quie­ran y no de­pen­der de na­die. Tu­ve suer­te que su­pe apro­ve­char. —Pu­dien­do ha­cer­lo to­do, ¿qué lo fre­na?

—No ten­go lí­mi­tes y na­die me los po­ne tam­po­co. Sin em­bar­go, he cam­bia­do, me cui­do más, tra­to de no ha­cer ton­te­ras e in­ten­to ser más ca­ri­ño­so. An­tes era ce­ro ca­ri­ño, so­lo yo, yo, yo; me las creía to­das. Ser nú­me­ro uno a los 20, te­nía el mun­do a mis pies... Na­die te en­se­ña có­mo lle­var eso, lo hi­ce a mi ma­ne­ra. —¿Y fue bue­na o ma­la ma­ne­ra?

—Bien, soy de una for­ma en to­dos la­dos. —¿Y en có­mo se re­la­cio­na con la gen­te?

—Aquí en Chi­le, cuan­do sal­go de mi ca­sa, me pon­go una careta. Ahí soy el Chino Ríos por­que me sien­to ata­ca­do, no fal­ta el ta­ra­do que te di­ce al­go. La gen­te del pue­blo es la que me quie­re, el ga­llo que te pi­de pla­ta en la ca­lle, ese que te di­ce: “Mar­ce­li­to cuán­tas ve­ces vi sus par­ti­dos a las 3 de la ma­ña­na”. —¿En se­rio cree que aquí no lo quie­ren?

—Me quie­re la gen­te de la ca­lle. Es que in­sis­to, es di­fí­cil vi­vir en Chi­le pa­ra al­guien exi­to­so. —¿Y có­mo es Mar­ce­lo puer­tas aden­tro?

—Mar­ce­lo Ríos es un ga­llo normal, jue­go con mis hi­jos, me ca­go de la ri­sa, ha­go ton­te­ras, pe­ro afue­ra me sien­to acu­sa­do. La gen­te me mo­les­ta, me si­guen los pe­rio­dis­tas, no fal­ta el ga­llo que te pi­de una fo­to de ma­la ma­ne­ra, me di­cen pu­cha el

hue­vón pe­sao. Esas co­sas me des­agra­dan y en es­te mi­nu­to no es­toy dis­pues­to a se­guir vi­vién­do­las. Por eso me voy, quie­ro es­tar tran­qui­lo, deses­tre­sar­me. Ca­da vez que voy a Sa­ra­so­ta lo pa­so bien. —Le in­sis­to, ¿pue­de que se que­de allá?

—No lo sé, lo he­mos pen­sa­do con mi se­ño­ra, ella fe­liz vi­vi­ría allá, no quie­re es­tar acá don­de no po­de­mos ni ir a una dis­cot­he­que pa­ra no arries­gar mi ma­tri­mo­nio por al­gu­na es­tu­pi­dez que in­ven­ten. A Paula le en­can­ta bai­lar, sin em­bar­go, se ha pri­va­do de mu­cho por mí. Aho­ra le to­ca a ella.

—Don­de se va, di­fí­cil que no lo co­noz­can.

—Sí, pe­ro es otra cul­tu­ra. Allá hay mu­chos ído­los de­por­tis­tas, aquí so­mos dos o tres. A mis ni­ños les ha­rá bien. Me preo­cu­pa cuan­do crez­can có­mo lo van a to­mar. La más gran­de se da cuen­ta y de chis­te me di­ce “Ho­la Chino Ríos”. La Cons­tan­za ca­cha to­do, pe­ro los más chi­cos aún no. Se­rá di­fí­cil, creo que no lo pa­sa­rán bien co­mo mis hi­jos en es­te país cha­que­te­ro.

Mar­ce­lo está a la es­pe­ra de que EE.UU. le en­tre­gue la vi­sa spe­cial ta­lent, que otor­ga a per­so­nas ta­len­to­sas que van a desa­rro­llar un pro­yec­to con­cre­to. Has­ta aho­ra iría li­ga­do a una aca­de­mia de te­nis de Sa­ra­so­ta con la po­si­bi­li­dad de en­tre­nar a al­guien. “Si no re­sul­ta no im­por­ta, tam­po­co me mo­ti­va la idea de ser en­tre­na­dor. ¡Me car­ga el te­nis! Que­dé muy can­sa­do con to­do lo que ju­gué”, sen­ten­cia. —Fuer­te es­cu­char­lo, ¿qué pa­sa con el or­gu­llo, con los lo­gros que le brin­dó?

—Me me­tí a Co­pa Da­vis por­que sen­tía que de­bía de­vol­ver­le al­go al te­nis. Pe­ro no me ma­ta, no lo jue­go, no veo par­ti­dos. Ter­mi­né can­sa­do, abu­rri­do; es una ca­rre­ra di­fí­cil por­que es­tás so­lo. No lo pa­sé bien ju­gan­do. Se veía que me sa­lía to­do fá­cil pe­ro no pue­do de­cir que lo pa­sé la ra­ja. —¿Por eso pre­fie­re un hi­jo fut­bo­lis­ta?

—Mar­ce­li­to jue­ga muy bien fút­bol, quie­ro dar­le la po­si­bi­li­dad. Aho­ra va a es­tu­diar, pe­ro si más ade­lan­te le gus­ta, que ha­ga lo que quie­ra. Pa­ra el co­le­gio hay tiem­po, pe­ro si en el fút­bol se te pa­sa el tren, ¡fre­gas­te! Si pier­de uno o dos años de es­tu­dio, des­pués lo pue­de re­cu­pe­rar. —Par­tir le sig­ni­fi­ca­rá de­jar de es­tar con su pa­dre que está en­fer­mo.

—Tie­ne un aneu­ris­ma ha­ce mu­cho y vi­ve con do­lo­res de ca­be­za, de es­pal­da, de pier­nas; lo que más le com­pli­ca es no en­con­trar so­lu­ción. Se ha he­cho mi­llo­nes de exá­me­nes y lo de­ses­pe­ra no sa­ber qué tie­ne. Yo vi­vo con los mis­mos do­lo­res de es­pal­da, hay días en que no me pue­do pa­rar, pe­ro tra­to que no me afec­te. Con mis pa­pás me lle­vo bien, cuan­do es­toy en EE.UU. via­jan a ver­me, se lle­van bien con mi se­ño­ra. No sé que tan en­fer­mo está, qui­zá por eso no es­toy tan preo­cu­pa­do. Cuan­do nos jun­ta­mos en la ofi­ci­na lo veo im­pe­ca­ble, ha ba­ja­do de pe­so, pe­ro de la ca­be­za si­gue bri­llan­te.

“Las le­yes aquí son dé­bi­les; cual­quie­ra con pla­ta ha­ce lo que quie­re y sa­le li­bre. Los es­ta­fa­do­res es­tán tres años en la cár­cel y los suel­tan; los me­no­res de edad ma­tan y no se van pre­sos”.

—¿No se ha plan­tea­do a fu­tu­ro asu­mir al­gún rol de li­de­raz­go? ¿En la mis­ma Co­pa Da­vis, por ejem­plo?

—No. Me me­tí por­que soy muy ami­go de Ni­co­lás (Mas­sú) y jun­tos de­ci­di­mos for­mar un equi­po. Nun­ca he pen­sa­do ser pre­si­den­te, ¡me­nos con to­das las ca­gadas que hay! Hu­bo gen­te que le hi­zo mu­cho da­ño al te­nis y ten­drán que pa­gar. —La co­rrup­ción del te­nis re­fle­ja lo que ha pa­sa­do con otras ins­ti­tu­cio­nes en Chi­le.

—Las le­yes aquí son dé­bi­les; cual­quie­ra con pla­ta ha­ce lo que quie­re y sa­le li­bre. Los es­ta­fa- do­res es­tán tres años en la cár­cel y los suel­tan; los me­no­res de edad ma­tan y no se van pre­sos. Hay le­yes que no com­par­to. Si la mano fue­ra más du­ra se­ría­mos un país me­jor, pe­ro es lo que hay. No me me­to en po­lí­ti­ca, no me in­tere­sa. Nun­ca lle­gan a na­da, se to­man de­ter­mi­na­cio­nes sin sen­ti­do. Hay gen­te que tie­ne mie­do a to­mar de­ci­sio­nes fuer­tes pa­ra arre­glar el país por­que no quie­ren per­der vo­tos. —¿Si­gue sin vo­tar en las pre­si­den­cia­les?

—Nun­ca he vo­ta­do, no me in­tere­sa quien sal­ga pre­si­den­te. No me lla­ma la aten­ción.

“Des­pués de la va­so­cons­tric­ción ce­re­bral que­dé con an­gus­tia por las co­sas que los doc­to­res me di­je­ron, que Ce­ra­ti y Jor­ge Gon­zá­lez tu­vie­ron lo mis­mo, que po­día que­dar cie­go o co­jo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.