FRAN­CIA PAR­TI­DA EN DOS

Em­ma­nuel Ma­cron es el gran fa­vo­ri­to pa­ra ga­nar en la se­gun­da vuel­ta, el 7 de ma­yo. Pe­ro Ma­ri­ne Le Pen y su cre­cien­te elec­to­ra­do no van a des­apa­re­cer. ¿Po­drá un pre­si­den­te Ma­cron go­ber­nar dos Fran­cia?

Caras (Chile) - - CON­TE­NI­DO - Por Fran­cis­co Ara­ve­na

Em­ma­nuel Ma­cron se pre­sen­ta co­mo el prin­ci­pal fa­vo­ri­to pa­ra ga­nar el ba­llot­ta­ge el pró­xi­mo 7 de ma­yo, fren­te a una no me­nos po­de­ro­sa Ma­ri­ne Le Pen. Pe­ro, a pe­sar de que las en­cues­tas lo res­pal­dan, to­do po­dría cam­biar en una Fran­cia po­la­ri­za­da y con una Ma­ri­ne que no se de­ja­rá ame­dren­tar. MA­CRON Y LE PEN, LAS DOS FRAN­CIA

El miér­co­les 26 de abril, tres días des­pués de que la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les fran­ce­sas re­du­je­ra la ca­rre­ra de 11 can­di­da­tos a só­lo dos, una de ellas, Ma­ri­ne Le Pen, dio un gol­pe de efec­to que en­vió un men­sa­je cla­ro.

Le Pen es cla­ra­men­te la fa­vo­ri­ta... pa­ra per­der, cla­ro. Pe­ro en la rec­ta fi­nal ha­cia la de­fi­ni­ción del 7 de ma­yo fren­te al cen­tris­ta in­de­pen­dien­te Em­ma­nuel Ma­cron, la can­di­da­ta del Fren­te Na­cio­nal ha­bía co­men­za­do la se­ma­na de­jan­do cla­ro que los 20 pun­tos por­cen­tua­les de ven­ta­ja que le dan las en­cues­tas a su ri­val no la iban a ame­dren­tar. El lu­nes de­jó tem­po­ral­men­te la pre­si­den­cia de su par­ti­do de ul­tra­de­re­cha, fun­da­do por su pa­dre en 1973, en un cla­ro in­ten­to por sa­lir de la pro­fun­da trin­che­ra ca­va­da por Jean Ma­rie Le Pen; una po­si­ción de com­ba­te útil pa­ra ca­ta­pul­tar al pa­triar­ca a la se­gun­da vuel­ta pre­si­den­cial en 2002, pe­ro tam­bién una tram­pa tó­xi­ca de la cual pa­re­ce im­po­si­ble sa­lir pa­ra ir en bus­ca de otros vo­tan­tes que per­mi­tan am­pliar la ba­se y as­pi­rar a ga­nar la pre­si­den­cia. Jean Ma­rie Le Pen desechó en su mo­men­to la idea de dis­tan­ciar­se de las eti­que­tas que él mis­mo ha­bía crea­do pa­ra el Fren­te Na­cio­nal: ra­cis­ta, xe­nó­fo­bo, an­ti­se­mi­ta. En esa de­fi­ni­ción con­tra Jac­ques Chi­rac –el me­jor re­sul­ta­do elec­to­ral del FN has­ta aho­ra– fue apa­bu­lla­do por una alian­za trans­ver­sal que pre­fi­rió vo­tar por la de­re­cha tra­di­cio­nal an­tes que por la ul­tra­de­re­cha ex­tre­mis­ta.

Su hi­ja apren­dió la lec­ción, y el lu­nes des­pués de la pri­me­ra vuel­ta no só­lo de­jó la di­rec­ción del FN, sino que sa­lió a la ca­za de los vo­tan­tes de los otros can­di­da­tos que le ha­bían ha­bla­do a su pú­bli­co ob­je­ti­vo: obre­ros des­em­plea­dos o sim­ple­men­te des­con­ten­tos con los cos­tos de la glo­ba­li­za­ción. Eso in­cluía a los vo­tan­tes de Jean Luc Me­len­chon, el can­di­da­to de la iz­quier­da fran­ce­sa que al­can­zó ca­si un 20% el 23 de abril.

Le Pen y Me­len­chon te­nían dis­cur­sos si­mi­la­res: la glo­ba­li­za­ción no fun­cio­na, la eli­te ha de­ja­do de la­do a los tra­ba­ja­do­res fran­ce­ses y su leal­tad es­tá con Eu­ro­pa, es ne­ce­sa­rio rom­per con la Unión Eu­ro­pea y la es­cla­vi­tud del eu­ro. Le Pen sa­zo­nó su dis­cur­so con un ma­yor acen­to an­ti­in­mi­gra­ción y con un acer­ca­mien­to ex­plí­ci­to al om­ni­pre­sen­te pre­si­den­te ru­so Vla­di­mir Pu­tin que pu­so ner­vio­so a bue­na par­te de Eu­ro­pa.

An­te un Ma­cron fa­vo­ri­to pa­ra ga­nar el 7 de ma­yo, en gran me­di­da por el apo­yo ex­plí­ci­to re­ci­bi­do de par­te del can­di­da­to de cen­tro­de­re­cha Fran­co­is Fi­llon y el del Par­ti­do So­cia­lis­ta, Be­noit Ha­mon (el gran per­de­dor de es­tas elec­cio­nes), Le Pen sa­bía que de­bía ha­cer una cam­pa­ña agre­si­va pa­ra ex­plo­tar su pun­to dé­bil. Y ése no es só­lo su inex­pe­rien­cia en la po­lí­ti­ca –Ma­cron, de 39 años, só­lo el año pa­sa­do lan­zó su par­ti­do po­lí­ti­co, En Mar­cha!–, sino tam­bién su ob­via aso­cia­ción con el pre­si­den­te Fran­co­is Ho­llan­de, de quien Ma­cron fue mi­nis­tro de Fi­nan­zas. Hun­di­do en una ba­ja po­pu­la­ri­dad his­tó­ri­ca de un 4% que lo con­ven­ció de no pre­sen­tar­se a la re­elec­ción, Ho­llan­de es una com­pa­ñía tó­xi­ca, más pa­ra Ma­cron, un ex ban­que­ro, tec­nó­cra­ta y con un dis­cur­so de­ci­di­da­men­te eu­ro­peís­ta que no cae bien en­tre los tra­ba­ja­do­res más de­cep­cio­na­dos de las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad y des­con­fia­dos de la glo­ba­li­za­ción.

Así en­ten­dió el mun­do el gol­pe de efec­to de Le Pen el miér­co­les 26. La can­di­da­ta del Fren­te Na­cio­nal su­po que los obre­ros de la plan­ta de Amiens —la ciu­dad na­tal de Ma­cron— de la com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se Whirl­pool es­ta­ban en huel­ga, y que Ma­cron ha­bía con­cer­ta­do una ci­ta con los di­ri­gen­tes de los tra­ba­ja­do­res en un si­tio dis­tin­to pa­ra de­mos­trar preo­cu­pa­ción por el te­ma sin ex­po­ner­se a un am­bien­te hos­til.

De mo­do que Ma­ri­ne Le Pen par­tió a la fá­bri­ca, cu­yo in­mi­nen­te cie­rre por la re­lo­ca­li­za­ción en Po­lo­nia, bus­can­do mano de obra más ba­ra­ta, desató la mo­vi­li­za­ción. Lle­gó re­par­tien­do crois­sants a los obre­ros, de­nun­cian­do que su ca­so era una mues­tra más so­bre el mal­tra­to a los tra­ba­ja­do­res fran­ce­ses por par­te de una eli­te en­tre­ga­da a la glo­ba­li­za­ción, y acu­san­do a su ri­val de evi­tar a los atri­bu­la­dos tra­ba­ja­do­res de su pro­pia ciu­dad.

El ba­ño de ma­sas, do­cu­men­ta­do por sus pro­pios fo­tó­gra­fos, fue un éxi­to pa­ra Ma­ri­ne Le Pen.

Aler­ta­do de la ju­ga­da, Em­ma­nuel Ma­cron de­ci­dió par­tir a la plan­ta de Amiens. Su lle­ga­da, cuan­do el re­cuer­do de Ma­ri­ne Le Pen aún es­ta­ba fres­co, no fue pre­ci­sa­men­te gra­ta, y no fue por­que no lle­va­ra crois­sants. De­bió so­por­tar in­sul­tos y abu­cheos. Pe­ro re­sis­tió has­ta que los obre­ros de­ci­die­ron es­cu­char­lo, y ter­mi­nó, al me­nos, con­ver­san­do con ellos y re­co­gien­do sus in­quie­tu­des.

Fue una mues­tra más de que la he­ri­da que des­nu­dó la pri­me­ra vuel­ta pre­si­den­cial no iba a ce­rrar­se en el ba­llo­ta­ge. “Las dos Fran­cia”, ha­bía ti­tu­la­do el dia­rio Le Mon­de con un ma­pa de los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les. La com­po­si­ción re­gio­nal y de­mo­grá­fi­ca de­ja­ba cla­ro: la cla­se obre­ra, gol­pea­da por la glo­ba­li­za­ción, vo­tó en su ma­yo­ría por Le Pen.

Un even­tual pre­si­den­te Ma­cron va a te­ner que go­ber­nar a esas “dos Fran­cia”. Y una de ellas no le tie­ne mu­cha fe, aun­que por aho­ra no sea ma­yo­ría.

DES­PUÉS DE LA PRI­ME­RA VUEL­TA, LE-PEN NO SÓ­LO DE­JÓ LA DI­REC­CIÓN DEL FN, SINO QUE SA­LIÓ A LA CA­ZA DE LOS VO­TAN­TES DE LOS OTROS CAN­DI­DA­TOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.