FASSBENDER DE TE­RROR

La es­pe­ra­da sa­ga de Rid­ley Scott vuel­ve a la pan­ta­lla con Alien: Covenant. Una opor­tu­ni­dad que ten­drá al ac­tor ale­mán co­mo pro­ta­go­nis­ta indiscutible en es­ta his­to­ria de cul­to que se po­dría trans­for­mar en el bro­che do­ra­do de sus diez años en la in­dus­tria d

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Ja­son Adams / The In­ter­view Peo­ple Adap­ta­ción: Ca­ta­li­na Cal­de­rón

El acla­ma­do ac­tor ale­mán re­gre­sa a la pan­ta­lla co­mo el os­cu­ro pro­ta­go­nis­ta de Alien: Covenant, el clá­si­co de la cien­cia fic­ción don­de si­gue sa­can­do sus­pi­ros a sus fa­ná­ti­cas.

“Soy bas­tan­te bueno en abu­rrir­me. Si no es­toy en el tra­ba­jo soy muy bueno pa­ra hol­ga­za­near”. Así se des­cri­be Mi­chael Fassbender (40) con res­pec­to a su tra­ba­jo, el ac­tor ale­mán e ir­lan­dés que sal­tó a la fa­ma a los 30 años gra­cias a su rol en Hun­ger. No­mi­na­do dos ve­ces a los pre­mios de la aca­de­mia co­mo ac­tor de re­par­to por 12 años de es­cla­vi­tud y co­mo pro­ta­go­nis­ta en el bio­pic de Ste­ve Jobs, Fassbender no ha pa­ra­do de gra­bar des­de que en 2007 de­bu­tó en la pe­lí­cu­la

300. Los pro­yec­tos han golpeado su puer­ta año tras año gra­cias a su ta­len­to, pe­ro tam­bién a la de­di­ca­ción que po­ne en ca­da rol que le asig­nan.

Usar la mis­ma ro­pa, za­pa­tos e in­clu­so vi­vir o pen­sar co­mo lo ha­rían sus re­pre­sen­ta­cio­nes es una de las dis­tin­cio­nes del ac­tor. Otro pun­to im­por­tan­te es la bús­que­da de re­fe­ren­tes o in­fluen­cias que ayu­den a crear la iden­ti­dad del personaje, en el ca­so de su rol de an­droi­de en

Pro­met­heus (2012), el ac­tor se ins­pi­ró en David Bo­wie pa­ra dar vi­da a David, el mis­mo personaje que vuel­ve a es­tar en Alien: Covenant, sexta en­tre­ga de la sa­ga Sci-Fi a car­go de Rid­ley Scott.

—Eli­ges per­so­na­jes que rom­pen lí­mi­tes y a ve­ces tie­nes que ha­cer co­sas ex­tre­mas pa­ra esos ro­les. ¿Es el ti­po de si­tua­cio­nes que bus­cas?

—A ve­ces pa­re­ce que sí, pe­ro no lo sé. Su­pon­go que esa idea de tra­tar de en­con­trar o pre­sio­nar­te a ti mis­mo, y con el es­trés que va más allá de don­de tú pien­sas que pue­des ir, co­mien­zas a me­jo­rar. Tal vez es só­lo el he­cho que es­tos per­so­na­jes con ese ti­po de con­flic­tos los en­cuen­tro in­tere­san­tes pa­ra desa­rro­llar, por­que hay un mon­tón de con­tra­dic­cio­nes en el tra­ba­jo y hay fuer­tes en­fren­ta­mien­tos den­tro de los per­so­na­jes.

—¿Cuál es la di­fe­ren­cia en­tre ha­cer una pe­lí­cu­la holly­woo­den­se de cien­cia fic­ción con al­guien co­mo Sir Rid­ley Scott o una cin­ta co­mo X-Men y el tra­ba­jo que rea­li­zas­te con Ste­ve McQueen?

—Pa­cien­cia. Es un pro­ce­so mu­cho más len­to. Con Ste­ve es rá­pi­do. Con Hun­ger no pue­do re­cor­dar bien el tiem­po por­que hu­bo un des­can­so en el me­dio du­ran­te diez se­ma­nas pa­ra que pu­die­ra

per­der el pe­so, cuan­do re­to­ma­mos la cin­ta, en diez días lo ter­mi­na­mos. Pe­ro Sha­me fue gra­ba­da en 25 días, tiem­po apre­ta­do, pe­ro no es im­pen­sa­do. En 12 años de es­cla­vi­tud lo lo­gra­mos en 35 días y con una cá­ma­ra. Así que, tra­ba­ja­mos rá­pi­do. Pe­ro en gran­des pro­duc­cio­nes to­do es más len­to. Pue­des ha­cer dos pá­gi­nas del diá­lo­go en un día, y ése es pro­ba­ble­men­te un día rá­pi­do. La di­fe­ren­cia es que tie­nes una ma­qui­na­ria mu­cho más gran­de. Así que ten­drás un equi­po de 300 per­so­nas o al­go así y to­do el mun­do tie­ne que tra­ba­jar en sin­cro­nía y eso es bas­tan­te im­pre­sio­nan­te de ver. Am­bas pe­lí­cu­las, Pro­met­heus y es­pe­cial­men­te X-Men, son pie­zas de es­te ti­po.

Así que pue­des tra­ba­jar con, afor­tu­na­da­men­te, un gran gru­po de ac­to­res. Pe­ro es di­fe­ren­te en tér­mi­nos de rit­mo y por lo tan­to tie­nes que man­te­ner el en­tu­sias­mo, so­bre to­do aque­llos días más lar­gos, don­de la can­ti­dad de tra­ba­jo es po­ca.

Rid­ley Scott, que cum­pli­rá 80 años en no­viem­bre, dio vi­da en 1979 a la pri­me­ra pe­lí­cu­la de Alien, pen­sa­da en un pri­mer mo­men­to co­mo una cin­ta de te­rror pu­ro pe­ro que se trans­for­mó en una obra de cul­to. Ac­tual­men­te, la cin­ta vuel­ve a te­ner a to­do el mun­do pen­dien­te de la ac­tua­ción de Fassbender co­mo un de­ma­sia­do hu­mano an­droi­de, David, el mis­mo de Pro­met­heus y ade­más a Wal­ter, un ro­bot dia­me­tral­men­te opues­to y me­jo­ra­do.

—Hay una es­ce­na en Pro­met­heus don­de su personaje, David es­tá mi­ran­do a Pe­ter O’Too­le en una pe­lí­cu­la, tra­tan­do de imi­tar al ído­lo de ojos azu­les. ¿Eso es­ta­ba ori­gi­nal­men­te en el li­bre­to o fue idea tu­ya?

—No, eso es­ta­ba en el guión. Es­tu­vo allí des­de el prin­ci­pio y fue un ele­men­to muy fres­co pa­ra el personaje. Abrió un mon­tón de puer­tas so­bre el he­cho de que te­nía es­te ti­po de ima­gi­na­ción y una es­pe­cie de amor por las ar­tes, a pe­sar de ser un ro­bot. Real­men­te dis­fru­té eso. Tam­bién ha­bía ele­men­tos de va­ni­dad, por­que David as­pi­ra­ba a pa­re­cer­se a es­te personaje.

—¿Hay un po­co del David Bo­wie de la pe­lí­cu­la El Hom­bre que ca­yó en la Tie­rra en tu David?

—Sí, David Bo­wie fue una in­fluen­cia, por su­pues­to, y tam­bién Greg Lou­ga­nis en la for­ma de ca­mi­nar. Siem­pre re­cuer­do cuan­do era ni­ño y veía los juegos olím­pi­cos, mi ma­má era una fan de Greg Lou­ga­nis, pe­ro só­lo re­cuer­do que pen­sa­ba en su for­ma de ca­mi­nar, era tan divertido y tam­bién fas­ci­nan­te. Sim­ple­men­te apa­re­ció en mi ca­be­za. Es tan ex­tra­ño có­mo su­ce­den esas co­sas.

Mi­chael Fassbender in­ter­pre­ta a los an­droi­des David y Wal­ter en Alien: Covenant.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.