RANIA, LA VOZ DE LOS RE­FU­GIA­DOS

CE­LE­BRA­DA POR SU ELE­GAN­CIA Y BE­LLE­ZA, ES CON­SI­DE­RA­DA CO­MO LA MO­NAR­CA CON ME­JOR ES­TI­LO. SIN EM­BAR­GO, LA CRI­SIS DE LOS RE­FU­GIA­DOS LA ELE­VÓ A OTRA CA­TE­GO­RÍA, LUE­GO DE QUE SU PAÍS SE CON­VIR­TIE­RA EN EL QUE HA RE­CI­BI­DO LA MA­YOR CAN­TI­DAD DE DES­PLA­ZA­DOS EN EL MUN

Caras (Chile) - - CONTENIDO -

Ce­le­bra­da por su ele­gan­cia y be­lle­za, la rei­na de Jor­da­nia se ha po­si­cio­na­do co­mo la lí­der más in­flu­yen­te con la cri­sis de los re­fu­gia­dos. “Si ce­rra­mos las fron­te­ras, ¿có­mo po­dría­mos dor­mir en las no­ches?”.

En su bio­gra­fía de Twit­ter, don­de su­ma 6.3 mi­llo­nes de se­gui­do­res, se des­cri­be co­mo “una ma­dre y es­po­sa que tie­ne un tra­ba­jo real­men­te co­ol”. Y cla­ro que lo tie­ne. Pe­ro ser la rei­na de Jor­da­nia es mu­cho más que asis­tir a reunio­nes de Es­ta­do y ves­tir pren­das de los me­jo­res di­se­ña­do­res. En su cuen­ta de Ins­ta­gram la so­be­ra­na no só­lo com­par­te su vi­da fa­mi­liar. En me­dio de las imá­ge­nes con su es­po­so, el rey Ab­da­lá II ce­le­bran­do el día de San Va­len­tín, tam­bién hay otras ins­tan­tá­neas bas­tan­te me­nos gla­mo­ro­sas. Mu­je­res con sus pa­ñue­los en la

ca­be­za y an­gus­tia en el ros­tro, ni­ños he­ri­dos que gri­tan de do­lor y otras es­ce­nas que a dia­rio se vi­ven en las zo­nas más aba­ti­das de Me­dio Orien­te dan cuen­ta de cuál es la prio­ri­dad de Rania hoy.

Pa­ra la mujer que lle­gó al Pa­la­cio Rag­ha­dan de Amán en 1993 tras un me­teó­ri­co ro­man­ce con Al-Hus­sein, el lu­jo y la mi­se­ria son pan de ca­da día. Sin em­bar­go, es una con­ven­ci­da de que vi­vir en un reino cer­ca­do por la gue­rra le ha per­mi­ti­do a su país dar una gran lec­ción de hu­ma­ni­dad al res­to del mun­do. “Na­die ha he­cho más por quie­nes más su­fren en es­te mo­men­to”, afir­ma, y no se equi­vo­ca. Com­pa­ra­do con la ri­que­za pe­tro­le­ra de sus ve­ci­nos de Si­ria, Irak, Is­rael y Pa­les­ti­na, Jor­da­nia es un país po­bre. No obs­tan­te, es­to no ha si­do obs­tácu­lo pa­ra re­ci­bir a mi­llo­nes de per­so­nas. De he­cho, la na­ción de cer­ca de 7 mi­llo­nes y me­dio de ha­bi­tan­tes aco­gió más re­fu­gia­dos que to­da Eu­ro­pa. Al­go que equi­va­le a que Gran Bre­ta­ña re­ci­bie­ra a to­da la po­bla­ción de Ho­lan­da.

Na­ci­da en Ku­wait en 1970, Rania no só­lo es con­si­de­ra­da la mujer ára­be más in­flu­yen­te, tam­bién ocu­pa el sép­ti­mo lu­gar en­tre los lí­de­res más im­por­tan­tes del pla­ne­ta. Esa pla­ta­for­ma es la que uti­li­za hoy pa­ra pe­dir más com­pa­sión y so­li­da­ri­dad con quie­nes se ven obli­ga­dos a de­jar sus ho­ga­res por el te­rro­ris­mo re­li­gio­so y las in­ce­san­tes arre­me­ti­das bé­li­cas. “A los ojos del mun­do pue­de no ha­ber si­do una de­ci­sión ló­gi­ca acep­tar en nues­tro te­rri­to­rio a tan­tas per­so­nas. Nues­tros ser­vi­cios pú­bli­cos y so­cia­les es­tán com­ple­ta­men­te co­lap­sa­dos. Ni ha­blar de la eco­no­mía, un cuar­to de nues­tro pre­su­pues­to va di­rec­to pa­ra ellos. Pe­ro, en el co­ra­zón de es­ta cri­sis hay se­res hu­ma­nos que per­die­ron to­do, me­nos sus sue­ños. Re­cuer­do a una mujer lla­ma­da Maha que co­no­cí en el cam­po de Les­bos, en Gre­cia. Le fal­ta­ba un año pa­ra re­ci­bir­se de gi­ne­có­lo­ga cuan­do se vio obli­ga­da a aban­do­nar Si­ria. Su vi­da es­ta­ba com­ple­ta­men­te des­trui­da, pe­ro su prio­ri­dad nú­me­ro uno era ter­mi­nar sus es­tu­dios. Los re­fu­gia­dos son per­so­nas con or­gu­llo, es­pe­ran­zas y as­pi­ra­cio­nes. Ellos pue­den vol­ver, só­lo ne­ce­si­tan em­pa­tía”, ase­gu­ra.

Más allá del te­ma po­lí­ti­co, la so­be­ra­na plan­tea la ne­ce­si­dad de reivin­di­car los de­re­chos hu­ma­nos de los des­pla­za­dos. “Tú no pue­des dar­le la es­pal­da a una mujer que car­ga a sus hi­jos y que es­tá hu­yen­do del caos pa­ra vol­ver a em­pe­zar. Eso se­ría in­hu­mano. Lo úni­co que po­de­mos ha­cer es tra­tar de ser em­pá­ti­cos y ayu­dar en bús­que­da de so­lu­cio­nes. No hay otro ca­mino, to­dos de­ben in­vo­lu­crar­se en es­to. Es un pro­ble­ma mun­dial, no só­lo de una zo­na en par­ti­cu­lar”. Los re­yes de Jor­da­nia nun­ca du­da­ron en abrir sus fron­te­ras. “Si ce­rra­mos las fron­te­ras, ¿có­mo po­dría­mos dor­mir en las no­ches? Nun­ca nos plan­tea­mos otra po­si­bi­li­dad que re­ci­bir­los. Lo que siem­pre nos pre­gun­ta­mos es qué po­de­mos ha­cer pa­ra que fun­cio­na­ra”.

Aun­que Rania ocu­pa el sép­ti­mo lu­gar en la lis­ta de lí­de­res más in­flu­yen­tes y pe­rió­di­ca­men­te se reúne con go­ber­nan­tes, di­ri­gen­tes y ac­ti­vis­tas, no ocul­ta su desa­zón fren­te a la res­pues­ta de la in­di­fe­ren­cia. “No quie­ro en­glo­bar a to­do el mun­do en una so­la ca­te­go­ría. Hay áreas de Eu­ro­pa don­de la res­pues­ta ha si­do de gran aco­gi­da, pe­ro en otras los re­fu­gia­dos son re­ci­bi­dos con mie­do y re­cha­zo. E in­clu­so son uti­li­za­dos pa­ra pro­mo­ver po­lí­ti­cas ul­tra­na­cio­na­lis­tas”, di­ce. “Pa­ra mu­chos el ser di­fe­ren­te se con­vir­tió en si­nó­ni­mo de pe­li­gro­so. Pe­ro vi­vi­mos en un mun­do don­de la gen­te pue­de ser ase­si­na­da en un con­cier­to de rock, ca­mi­nan­do por la calle o re­zan­do en una igle­sia. Eso sí es pe­li­gro­so. Ese es el nue­vo or­den mun­dial, no po­de­mos vol­ver atrás. Si los paí­ses se ocu­pan só­lo de ellos mis­mos y las per­so­nas se aís­lan por la ra­zón que sea, nun­ca va­mos a po­der ayu­dar a na­die ni me­nos re­ver­tir la cri­sis”.

Ch­ris­ti­na Lamb / The Sun­day Ti­mes / The In­ter­view Peo­ple Adap­ta­ción: Clau­dia Paz Gon­zá­lez

“TÚ NO PUE­DES DAR­LE LA ES­PAL­DA A UNA MUJER QUE CAR­GA A SUS HI­JOS Y QUE ES­TÁ HU­YEN­DO DEL CAOS PA­RA VOL­VER A EM­PE­ZAR. ESO

SE­RÍA IN­HU­MANO”, DI­CE RANIA SO­BRE LA CRI­SIS HU­MA­NI­TA­RIA EN ME­DIO ORIEN­TE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.