EL RE­GRE­SO DE SHA­RA­PO­VA

El re­gre­so de Ma­ria Sha­ra­po­va al te­nis, tras una san­ción de 15 me­ses por do­ping, ha si­do más du­ro de lo es­pe­ra­do. No por los re­sul­ta­dos, sino por el vi­ru­len­to re­ci­bi­mien­to que ha te­ni­do de sus ri­va­les, mo­les­tas por la al­fom­bra ro­ja que le han pues­to los t

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Fe­li­pe Hurtado H.

Tras una san­ción de 15 me­ses por do­ping, su vuel­ta al te­nis ha si­do con po­lé­mi­ca: Sus ri­va­les no la so­por­tan y Ro­land Ga­rros le ce­rró las puer­tas pa­ra uno de los tor­neos más im­por­tan­tes del año.

El 16 de ma­yo fue un día pa­ra el ol­vi­do pa­ra

Ma­ria Sha­ra­po­va. Su re­ti­ro por le­sión de la se­gun­da ron­da del Abier­to de Ro­ma se­ría ape­nas una anéc­do­ta fren­te al anun­cio que, ca­si en pa­ra­le­lo, hi­zo en Pa­rís la or­ga­ni­za­ción de Ro­land Ga­rros, el se­gun­do Grand Slam de la tem­po­ra­da y el tor­neo so­bre ar­ci­lla más im­por­tan­te del mun­do, en el cual le ne­ga­ban el wild card que la ru­sa, dos ve­ces ga­na­do­ra en Fran­cia, es­pe­ra­ba con an­sias.

“Pue­de ha­ber una in­vi­ta­ción pa­ra al­guien que re­gre­sa de una le­sión, pe­ro no de una san­ción por do­pa­je. Pue­de es­tar muy de­cep­cio­na­da, pe­ro mi mi­sión es pro­te­ger el jue­go lim­pio y que no ha­ya du­das so­bre ello”, ex­pli­ca­ba Ber­nard Giu­di­ce­lli, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Fran­ce­sa de Te­nis.

Se tra­tó de un du­ro gol­pe pa­ra la ex nú­me­ro uno del mun­do, hoy ubi­ca­da al­re­de­dor del lu­gar 200, que vie­ne re­in­ser­tán­do­se en el cir­cui­to fe­me­nino (WTA) lue­go de cum­plir una san­ción de 15 me­ses a cau­sa de un po­si­ti­vo por el uso de mel­do­nium, un fár­ma­co di­se­ña­do en la dé­ca­da del 70 pa­ra las afec­cio­nes car­día­cas y que en los úl­ti­mos años era uti­li­za­do por los de­por­tis­tas pa­ra ga­nar re­sis­ten­cia y re­cu­pe­ra­ción tras el ejer­ci­cio.

Pa­ra la rei­na del te­nis, el re­torno no ha si­do na­da sen­ci­llo. Su al­to per­fil co­mer­cial le abrió las puer­tas de los cam­peo­na­tos de Stutt­gart, Ma­drid y Ro­ma, que la in­vi­ta­ron pe­se a su ubi­ca­ción en el ran­king, lo que des­per­tó las crí­ti­cas de mu­chas de sus co­le­gas.

“Pa­ra los ni­ños, pa­ra los te­nis­tas jó­ve­nes, no es­tá bien be­ne­fi­ciar con un wild card a una ju­ga­do­ra que fue san­cio­na­da por do­pa­je”, di­jo la ru­ma­na Si­mo­na Ha­lep.

“En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, me pa­re­ce ver­gon­zo­so que la WTA es­té pro­mo­cio­nan­do a una

“ELLA ES UNA TRAMPOSA Y NO CREO QUE AL­GUIEN QUE HA­CE TRAM­PA EN CUAL­QUIER DE­POR­TE SE LE DE­BE­RÍA PER­MI­TIR QUE COM­PI­TA DE NUE­VO”, OPI­NÓ LA TE­NIS­TA EU­GE­NIE BOUCHARD SO­BRE EL RE­GRE­SO DE SHA­RA­PO­VA.

ju­ga­do­ra que dio po­si­ti­vo en un con­trol an­ti­do­pa­je… Pro­mo­cio­nar así su re­gre­so, me pa­re­ce in­jus­to”, aña­día la fran­ce­sa Ali­ze Cor­net. “Es una fal­ta de res­pe­to a las de­más ju­ga­do­ras”, apun­tó la da­ne­sa Ca­ro­li­ne Woz­niac­ki.

La más du­ra de to­das fue la ca­na­dien­se Eu­ge­nie Bouchard, quien cuan­do ni­ña tu­vo a Sha­ra­po­va co­mo uno de sus prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes.

“No creo que sea lo co­rrec­to. Ella es una tramposa y no creo que al­guien que ha­ce tram­pa en cual­quier de­por­te se le de­be­ría per­mi­tir que com­pi­ta de nue­vo. Es al­go in­jus­to pa­ra los ju­ga­do­res que ha­cen las co­sas de la ma­ne­ra co­rrec­ta y que cum­plen las re­glas. La WTA en­vía el men­sa­je equi­vo­ca­do a las ju­ga­do­ras jó­ve­nes: ‘Ha­gan tram­pa y des­pués las re­ci­bi­re­mos con los bra­zos abier­tos’”, lan­zó sin mi­ra­mien­tos.

Cuan­do se in­for­mó de su do­ping, en mar­zo de 2016, “Mas­ha” re­co­no­ció el error y ase­gu­ró que asu­mi­ría las con­se­cuen­cias, pe­ro que no que­ría ter­mi­nar su carrera así, que que­ría vol­ver. Re­ci­bió un cas­ti­go de dos años, el que lo­gró re­du­cir a 15 me­ses tras ape­lar al Tri­bu­nal De­por­ti­vo.

Co­no­ci­da la no­ti­cia, su ima­gen de ni­ña bo­ni­ta pa­re­ció de­rrum­bar­se. La de­por­tis­ta mujer me­jor pa­ga­da del mun­do, con con­tra­tos pu­bli­ci­ta­rios que so­lo en 2015 le ge­ne­ra­ron ca­si 30 mi­llo­nes de dó­la­res, em­pe­za­ba a per­der con­tra­tos. Los re­lo­jes Tag Heuer y la au­to­mo­triz Pors­che se mar­cha­ron de in­me­dia­to.

Se creía que le se­gui­rían más, pe­ro lo­gró con­te­ner la es­tam­pi­da. Las raquetas Head y el agua mi­ne­ral Evian, se que­da­ron fir­mes jun­to a su fi­gu­ra. Ni­ke, qui­zás el más im­por­tan­te de to­dos, pri­me­ro sus­pen­dió el víncu­lo, pe­ro a po­co an­dar dio mar­cha atrás.

La re­vis­ta For­bes lle­gó a cal­cu­lar en US$ 50 mi­llo­nes las po­si­bles pér­di­das que le im­pli­ca­ría la san­ción. Con el tiem­po, esa ci­fra se re­du­jo con­si­de­ra­ble­men­te.

La si­be­ria­na apro­ve­chó el for­za­do sa­bá­ti­co pa­ra asis­tir a un cur­so de ve­rano en la Es­cue­la de Ne­go­cios de Har­vard, con el ob­je­ti­vo de su­mar co­no­ci­mien­tos pa­ra sus em­pren­di­mien­tos fue­ra de la can­cha, en­tre ellos los cho­co­la­tes Su­gar­po­va.

Ma­ria Sha­ra­po­va re­gre­só al te­nis a fi­na­les de abril. Lo hi­zo con un triun­fo so­bre la ita­lia­na Ro­ber­ta Vin­ci. “Es­pe­ré mu­cho tiem­po por es­te mo­men­to”, co­men­tó tras el par­ti­do.

Lo que vino lue­go ha si­do más du­ro de lo pre­su­pues­ta­do, aun­que en­ten­di­ble da­das las cir­cuns­tan­cias.

“Mas­ha” ve­nía a lle­nar el va­cío de gran­des fi­gu­ras en el cir­cui­to que de­jó el ale­ja­mien­to de Se­re­na Wi­lliams, quien no ju­ga­rá has­ta

2018 por su em­ba­ra­zo. Sin em­bar­go, las de­más te­nis­tas es­tán em­pe­ci­na­das en no pa­sar por al­to su fal­ta ni la pos­tu­ra de mu­chos tor­neos de ha­cer vis­ta gor­da y en­tre­gar­le un cu­po por su atrac­ti­vo co­mer­cial.

Ro­land Ga­rros to­mó el ca­mino opues­to y sen­tó un pre­ce­den­te: la rei­na ya no es in­to­ca­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.