LOS DESAS­TRES DE PA­BLO SIMONETTI

El es­cri­tor aca­ba de lan­zar su sép­ti­mo li­bro, Desas­tres Na­tu­ra­les, don­de vuel­ve a es­car­bar en la pro­pia his­to­ria fa­mi­liar, la fi­gu­ra pa­ter­na y la ac­ci­den­ta­da geo­gra­fía de nues­tro país co­mo te­lón de fon­do y me­tá­fo­ra de su se­xua­li­dad. “Si vi­vié­ra­mos la ho­mo

Caras (Chile) - - CONTENIDO - → Por Len­ka Car­va­llo → Fo­tos Die­go Ber­na­les

El es­cri­tor aca­ba de lan­zar su sép­ti­mo li­bro, Desas­tres Na­tu­ra­les, don­de se en­fren­ta a la fi­gu­ra pa­ter­na y la ac­ci­den­ta­da geo­gra­fía de nues­tro país co­mo te­lón de fon­do y me­tá­fo­ra de su se­xua­li­dad.

Fue un ac­ci­den­te vas­cu­lar que Pa­blo Simonetti vi­vió en 2014 lo que lo lle­vó a una re­fle­xión pro­fun­da. “No fue gra­ve, no tu­ve nin­gu­na se­cue­la, pe­ro me sen­tí muy vul­ne­ra­ble... Mi pa­dre tam­bién tu­vo un epi­so­dio si­mi­lar, el avi­so de un Par­kin­son que se es­ta­ba desa­rro­llan­do —di­ce so­bre la en­fer­me­dad que ter­mi­nó ex­tin­guien­do su vi­da—, aun­que he pre­gun­ta­do y nin­guno de mis her­ma­nos ha te­ni­do es­ta he­ren­cia”, ase­gu­ra es­te es­cri­tor des­car­tan­do que la espada de Da­mo­cles ame­na­ce a su fa­mi­lia. Pe­ro la ex­pe­rien­cia lo hi­zo pen­sar en la muer­te y ga­ti­lló la ne­ce­si­dad de co­nec­tar­se con su his­to­ria. “En los mo­men­tos de fra­gi­li­dad ne­ce­si­tas a tu red, la que mu­chas ve­ces se ve da­ña­da al re­be­lar­se nues­tra homosexualidad. Aun­que lue­go ar­mes otras fa­mi­lias con tu pa­re­ja o tus ami­gos, siem­pre que­da esa nos­tal­gia, la me­lan­co­lía por ese mun­do per­di­do”, ase­gu­ra es­te es­cri­tor con su sép­ti­ma obra re­cién pu­bli­ca­da: Desas­tres na­tu­ra­les, don­de vuel­ve a dar cuen­ta —aun­que de ma­ne­ra fic­cio­na­da— de su pro­pia his­to­ria.

Si an­tes sus re­la­tos gi­ra­ban en torno a la fi­gu­ra ma­ter­na, co­mo la exi­to­sa Ma­dre que es­tás en los

cie­los o Jar­dín, aho­ra su fo­co es la ima­gen del pa­dre, la re­la­ción con sus her­ma­nos, su in­fan­cia y el des­cu­bri­mien­to de la pro­pia se­xua­li­dad con la ac­ci­den­ta­da na­tu­ra­le­za de nues­tro país co­mo te­lón de fon­do. Es­pe­cial re­sul­ta so­bre to­do su via­je al sur cuan­do Pa­blo te­nía 9 años, uno de los es­ca­sos mo­men­tos en que se man­tu­vo real­men­te cer­ca de su pa­dre, a quien re­pre­sen­ta co­mo una fi­gu­ra inal­can­za­ble y dis­tan­te a lo lar­go de to­da su his­to­ria.

“Ese fue un mo­men­to, un pa­raí­so que se per­dió y que se na­rra en es­te ca­pí­tu­lo; cuan­do ese ser frá­gil que to­da­vía se con­ser­va en el adul­to, ese ni­ño que a los 9 años en­con­tró un lu­gar con sus pa­dres y su her­mano jus­to en me­dio de la erup­ción del Vi­lla­rri­ca; ahí él se sin­tió flo­re­cer,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.