LOS TE­MO­RES DE LUIS JA­RA

El pró­xi­mo 8 de ju­nio el can­tan­te y ani­ma­dor se so­me­te­rá a una ope­ra­ción pa­ra ex­traer el te­ji­do y ha­cer una biop­sia, que lo man­ten­drá más de un mes fue­ra del ma­ti­nal Mu­cho gus­to y de los escenarios. Y aun­que es­tá op­ti­mis­ta, re­co­no­ce que “mi ma­yor mie­do es

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Pau­la Pa­la­cios Fo­tos Camilo Me­lús

“Ten­go un tu­mor en las cuer­das vo­ca­les”, re­ve­la el can­tan­te y con­duc­tor de TV, quien se so­me­te­rá a una ope­ra­ción que lo man­ten­drá más de un mes fue­ra el ma­ti­nal Mu­cho Gus­to y de los escenarios.

Era fi­nes de di­ciem­bre del año pa­sa­do.

Luis Ja­ra jun­to a su mujer y tres hi­jos par­tían de va­ca­cio­nes a Aru­ba. El can­tan­te se sen­tía par­ti­cu­lar­men­te can­sa­do, ya que el 2016 fue un año de tra­ba­jo du­ro, aun­que con gran­des re­sul­ta­dos: sus con­cier­tos por Chi­le eran éxi­to se­gu­ro y el ma­ti­nal Mu­cho gus­to se man­te­nía co­mo lí­der in­dis­cu­ti­do de las ma­ña­nas. Por eso, no le re­sul­ta­ba ex­tra­ño que su voz so­na­ra des­gas­ta­da, la cual pen­sa­ba iba a re­cu­pe­rar en un par de días, co­mo siem­pre. Pa­sa­ron unas se­ma­nas, pe­ro la dis­fo­nía se­guía. A esas al­tu­ras se ha­bía tras­la­da­do a Pe­rú pa­ra con­ti­nuar con su des­can­so fa­mi­liar, pe­ro Luis ya no es­ta­ba tran­qui­lo. El, que ma­ne­ja per­fec­to su voz, sen­tía que tan­tos días ha­blan­do ras­pa­do era por­que al­go ra­ro ocu­rría.

Fue tal su preo­cu­pa­ción que el 16 de enero par­tió por el día a San­tia­go y vi­si­tó la clí­ni­ca don­de se che­quea to­dos los años. Se hi­zo una la­rin­gos­co­pía (exa­men vi­sual de la la­rin­ge), la cual mos­tró una la­rin­ge muy in­fla­ma­da, con bas­tan­te mu­co­si­dad. Pe­ro eso no era to­do. Pa­ra su sor­pre­sa y tam­bién del mis­mo mé­di­co tra­tan­te, la ima­gen mos­tra­ba ade­más una pro­tu­be­ran­cia de co­lor ex­tra­ño que, re­co­no­ce, en un pri­mer mo­men­to lo de­vas­tó. “Los doc­to­res me di­je­ron que el re­flu­jo que ten­go pu­do da­ñar mis cuer­das. Me gol­peó fuer­te... Me que­dé mu­cho ra­to en el au­to en blan­co, sin sa­ber qué de­cir ni a quién lla­mar. Pen­sé: ‘aquí se aca­ba to­do’; fue co­mo si me hu­bie­sen anun­cia­do el co­mien­zo de un fin”, re­cuer­da an­gus­tia­do el in­tér­pre­te, mien­tras se aco­mo­da con una ta­za de té en uno de los si­llo­nes de la te­rra­za de su ca­sa en Co­li­na.

Luis op­tó, en un pri­mer mo­men­to, por con­tár­se­lo so­lo a su mujer Sil­va­na Has­bún, a la es­pe­ra de un nue­vo exa­men que de­bía ha­cer­se una vez que se des­in­fla­ma­ra la la­rin­ge. Par­tió, en­ton­ces, a su úl­ti­ma se­ma­na de va­ca­cio­nes con re­me­dios pa­ra el re­flu­jo, el cual de­bió cam­biar en dos opor­tu­ni­da­des por do­sis más al­tas.

En fe­bre­ro dio un con­cier­to pa­ra el Día de los Enamo­ra­dos, lue­go otro en la ciu­dad de Los An­ge­les don­de —re­co­no­ce— al fi­nal ya no pu­do can­tar. “No lle­ga­ba a las no­tas, se me que­bra­ba la voz y sa­bía muy bien que no era de can­san­cio. Co­men­cé a de­ses­pe­rar­me. Y lo peor, los re­me­dios ya no ha­cían efec­to”, re­cuer­da.

En mar­zo se reali­zó un se­gun­do exa­men. Y aun­que la la­rin­ge se­guía in­fla­ma­da, esa vez pu­do ver­se con ma­yor ni­ti­dez una es­pe­cie de

“EL CÁN­CER ES­TÁ DEN­TRO DE LAS OP­CIO­NES, PE­RO NO ENTRARÉ AL QUI­RÓ­FANO PEN­SAN­DO EN LO PEOR. MI ÚNI­CO VÉR­TI­GO ES QUE MI VOZ NO VUEL­VA A VI­BRAR CO­MO LO HA­CE CUAN­DO CAN­TO”.

tu­mor de ta­ma­ño im­por­tan­te ado­sa­do a su cuer­da vo­cal de­re­cha que le im­pi­de que és­ta cie­rre bien, por lo que los mé­di­cos su­gi­rie­ron ha­cer una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca y sa­car te­ji­do pa­ra una biop­sia. La ope­ra­ción se­rá el pró­xi­mo 8 de ju­nio y lo ten­drá más de un mes fue­ra de pan­ta­lla y de los escenarios.

Con el ob­je­ti­vo de des­com­pri­mir la in­fla­ma­ción, pa­ra que el día de la in­ter­ven­ción sea más fá­cil lle­gar a la le­sión, des­de en­ton­ces —y en coor­di­na­ción con sus mé­di­cos An­drés La­ma y Mar­cos Guz­mán— Luis co­men­zó un ar­duo tra­ta­mien­to si­mul­tá­neo de fo­no­au­dio­lo­gía y de re­flu­jo. De­bió, por tan­to, par­tir con una se­rie de ejer­ci­cios vo­ca­les dia­rios, le­van­tar la ca­be­ce­ra de su ca­ma, eli­mi­nar cier­tos ali­men­tos, no co­mer des­pués de las 20 ho­ras. Ba­jó, ade­más, la car­ga de con­cier­tos y de a po­co ha co­men­za­do a re­cu­pe­rar la fun­ción de sus cuer­das.

“Un día me lla­mó uno de los doc­to­res quien me cuen­ta que en­con­tró mi fi­cha mé­di­ca del

2012 cuan­do me ope­ré de la man­ga gás­tri­ca. Allí apa­re­ce que, pro­duc­to del en­tu­ba­mien­to, una de mis cuer­das san­gró y pre­sen­tó una he­mo­rra­gia. Al pa­re­cer esa le­sión se mon­tó so­bre otro san­gra­mien­to que con los años se en­quis­tó. Los mé­di­cos aún no en­tien­den có­mo se­guí fun­cio­nan­do igual y es por­que mi téc­ni­ca vo­cal es muy bue­na. Soy apli­ca­do, aho­ra me le­van­to muy tem­prano a ha­cer mis ejer­ci­cios vo­ca­les, por lo que las cin­co ho­ras de ma­ti­nal las ha­go per­fec­to y he lo­gra­do al­gu­nos días can­tar muy bien... aun­que a es­ta ho­ra de la tar­de, ya ca­si no ten­go voz. Nun­ca me di cuen­ta de que era lo más im­por­tan­te, tam­po­co de lo vul­ne­ra­ble que po­día ser. Me po­día en­fer­mar de cual­quier co­sa, pe­ro sen­tir hoy que mi voz pue­de fla­quear, ¡es dra­má­ti­co!”.

Ha­ce unas se­ma­nas tu­vo una úl­ti­ma jun­ta mé­di­ca y los exá­me­nes mos­tra­ron su la­rin­ge des­com­pri­mi­da, las cuer­das vo­ca­les muy vi­si­bles y fun­cio­na­les, aun­que la pre­sen­cia del tu­mor per­ma­ne­ce. “La idea de la ope­ra­ción es sa­car la má­xi­ma can­ti­dad de te­ji­do pa­ra que mis cuer­das fun­cio­nen bien. No soy mie­do­so, pe­ro es­ta vez sen­tí un te­mor des­co­no­ci­do; una mez­cla de pe­na, do­lor enor­me y fra­gi­li­dad. Mi ma­yor mie­do es que­dar sin voz, te­ner cán­cer a la la­rin­ge, a las cuer­das vo­ca­les, por­que si es­to se man­da a biop­sia es por al­go, el co­lor es in­de­ter­mi­na­do. Re­cién ahí me di cuen­ta del va­lor de mi gar­gan­ta, ¡de mi voz!”, sos­tie­ne con cier­ta an­gus­tia. —Qué fuer­te po­ner­se en ese plano, tra­tán­do­se, ade­más, de su prin­ci­pal he­rra­mien­ta de tra­ba­jo.

—Más que eso, es mi he­rra­mien­ta de co­mu­ni­ca­ción. Me da te­rror no po­der vol­ver a co­mu­ni­car­me con la gen­te por­que en­ten­dí que

es fun­da­men­tal pa­ra mí, ne­ce­si­to es­tar co­nec­ta­do con las per­so­nas. Yo sin voz..., de pen­sar­lo me pa­ra­li­zo; me pro­du­ce al­go de­vas­ta­dor. Sin em­bar­go, es­to me pa­só por al­go. —¿Qué sen­ti­do le ha en­con­tra­do?

—En un mo­men­to de ca­tar­sis, ha­blé con mi fa­mi­lia, les ex­pli­qué lo que sig­ni­fi­ca­ba pa­ra mí te­ner que de­jar el ma­ti­nal, pa­rar de can­tar, no cum­plir con mis com­pro­mi­sos; me sen­tí co­mo atra­pa­do, no po­día sol­tar. Al otro día, mi hi­jo ma­yor me man­dó un what­sapp, don­de me pu­so que si bien yo era im­por­tan­te pa­ra mi equi­po y el pú­bli­co, lo era aún más pa­ra ellos y que da­ría su vi­da por de­vol­ver­me la tran­qui­li­dad. Sus pa­la­bras me hi­cie­ron po­ner las co­sas en su lu­gar, a mis hi­jos, mi fa­mi­lia, lo vi­tal que es pa­ra mí can­tar; me hi­zo en­ten­der la ver­da­de­ra di­men­sión de lo que me es­ta­ba pa­san­do. Has­ta en­ton­ces, es­ta­ba muy preo­cu­pa­do de cum­plir con to­dos, pe­ro no ha­bía lo­gra­do com­pro­me­ter­me con­mi­go, po­ner­me yo en pri­me­ra per­so­na. To­do es­to ha si­do, ade­más, una tre­men­da lec­ción de hu­mil­dad. —¿En qué sen­ti­do?

—Cuán­tas ve­ces en un ac­to de so­ber­bia di­je: “si al­gún día de­jo de tra­ba­jar en la te­le, me pa­ro en cual­quier es­qui­na a can­tar y em­pie­zo de nue­vo” o “en Chi­le ya lo hi­ce to­do can­tan­do, ¡no can­to más!”. En­ten­dí que eso es has­ta que Dios quie­ra, que no lo de­ci­do ni de­pen­de de mí. En es­tos cin­co me­ses he re­fle­xio­na­do que no soy el due­ño de mi des­tino, que hay una ener­gía su­pe­rior. El apren­di­za­je es que a to­dos nos pue­de pa­sar al­go y quie­ro sen­tir que pue­do vol­ver a po­ner­me de pie. Me per­mi­tí sen­tir mie­do, dar­me cuen­ta de que uno no con­tro­la na­da y que no es irreem­pla­za­ble. Es una pau­sa que ne­ce­si­ta­ba, una alar­ma que dio mi cuer­po. He si­do muy fe­liz es­tos cin­co años en un ma­ti­nal exi­to­so, pe­ro qui­zá me ha fal­ta­do tiem­po pa­ra res­pi­rar, ha­cer una pau­sa y en­mu­de­cer un ra­to. —Qué di­fí­cil se­rá pa­ra us­ted en­mu­de­cer.

—Ten­go ga­nas de es­tar mu­do, de sa­ber quién soy sin ha­blar. Nun­ca he es­ta­do en si­len­cio. Co­mu­ni­car­me con los ojos, las ca­ri­cias, con­mi­go, se­rá un ejer­ci­cio fuer­te, de sa­bi­du­ría, pe­ro es­toy dis­pues­to. He mi­ra­do mi cuer­da vo­cal, la co­noz­co y la úl­ti­ma vez que la vi, ya no le tu­ve mie­do, sino ga­nas de en­fren­tar­la.

El 8 de ju­nio Luis en­tra­rá a pa­be­llón pa­ra una ope­ra­ción que se es­ti­ma pue­de du­rar va­rias ho­ras. Es­ta­rá cin­co se­ma­nas fue­ra de pan­ta­lla, pa­ra re­gre­sar, si to­do sale bien, los pri­me­ros días de ju­lio. “Los doc­to­res tie­nen una mi­ra­da po­si­ti­va, pe­ro el más op­ti­mis­ta soy yo. He he­cho un tra­ba­jo per­so­nal pro­fun­do, in­ten­so, no me voy a vic­ti­mi­zar”.

—¿Pue­de es­tar op­ti­mis­ta pen­san­do que po­dría tra­tar­se de un cán­cer?

—Eso lo di­rá la biop­sia. Y si lo tu­vie­se, to­do es­te pro­ce­so me ha ayu­da­do a pre­pa­rar­me de al­gu­na ma­ne­ra. Ya no se­ría una no­ti­cia de un día pa­ra otro. Lo pen­sé y trans­mi­tí a mi en­torno, pe­ro he ido des­car­tán­do­lo. Soy un gue­rre­ro, un cons­truc­tor de mi vi­da, y si bien las pri­me­ras se­ma­nas fue­ron dra­má­ti­cas, del mie­do pa­sé a ocu­par­me de mi en­fer­me­dad y nun­ca más me eché a mo­rir. El cán­cer es­tá den­tro de las op­cio­nes, pe­ro no entraré al qui­ró­fano pen­san­do en lo peor. Mi úni­co vér­ti­go es que mi voz no vuel­va a vi­brar co­mo lo ha­ce cuan­do can­to. Es par­te del ries­go, pe­ro es­toy en las me­jo­res ma­nos. —¿Tie­ne plan B?

—No, no hay plan B cuan­do un can­tan­te de­ja de can­tar. —¿Por qué le ha con­ta­do a tan po­cas per­so­nas de su en­fer­me­dad?

—Mien­tras no tu­vie­ra el diag­nós­ti­co de­fi­ni­ti­vo y no to­ma­ra las con­si­de­ra­cio­nes del ca­so, no iba a

sem­brar du­das. Es mi sa­lud la que es­tá en jue­go; te­nía que ser muy se­rio. De­bía es­tar se­gu­ro, ade­más, pa­ra con­ver­sar con los di­rec­to­res del ca­nal y del ma­ti­nal por­que sig­ni­fi­ca­rá un au­sen­tis­mo la­bo­ral im­por­tan­te. Y el apo­yo de ellos fue in­creí­ble. —Tan­tas se­ma­nas fue­ra, ¿bus­ca­rán a un re­em­pla­zan­te?

—De­be­rían po­ner al­guno, es mu­cho tiem­po. A los 51, ten­go cla­ro que no soy im­pres­cin­di­ble. Qui­zás en mi ca­sa lo sea, aun­que ni si­quie­ra, por­que si ma­ña­na no es­toy, la vi­da con­ti­núa. Cla­ro que me va a cos­tar de­jar el ma­ti­nal, soy fe­liz ahí; el día que de­je de ser­lo, me iré. Es­te tiem­po fue­ra se­rá un buen ejer­ci­cio pa­ra sol­tar y que el pro­gra­ma si­ga fun­cio­nan­do con éxi­to. Me quie­ro sa­nar y ya quie­ro en­trar al qui­ró­fano. Hay un pun­to de in­fle­xión; to­do es­to no ha si­do en vano. La vi­da me ha re­ga­la­do co­sas in­creí­bles, pe­ro si no to­mo la real di­men­sión de ellas, qui­zá pa­sen des­aper­ci­bi­das. Es uno el que im­por­ta, el ser hu­mano, no lo que opi­nan los de­más ni las re­des so­cia­les. A na­die se le pue­de ol­vi­dar eso; a mí tam­po­co.

“HE SI­DO MUY FE­LIZ ES­TOS CIN­CO AÑOS EN UN MA­TI­NAL EXI­TO­SO, PE­RO QUI­ZÁ ME HA FAL­TA­DO TIEM­PO PA­RA RES­PI­RAR, HA­CER UNA PAU­SA Y EN­MU­DE­CER UN RA­TO”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.