PI­ÑE­RA NO SE CON­FÍA

EL CAN­DI­DA­TO LLA­MA A SUS PAR­TI­DA­RIOS A NO CON­FIAR­SE EN LA AC­TUAL CRI­SIS DE LA CEN­TROIZ­QUIER­DA Y A NO CAER EN UN “TRIUN­FA­LIS­MO AB­SUR­DO”. DI­CE QUE LAS CRÍ­TI­CAS A SUS NE­GO­CIOS Y PA­TRI­MO­NIO, DON­DE HAN SI­DO CI­TA­DOS SUS HI­JOS, E IN­CLU­SO SUS NIE­TOS, LE HAN DOLID

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Juan An­drés Que­za­da Fo­tos Camilo Me­lús

“Es­ta elec­ción no es­tá ju­ga­da”, di­ce el ex pre­si­den­te en es­ta en­tre­vis­ta don­de lla­ma a sus par­ti­da­rios a no con­fiar­se en la ac­tual cri­sis de la cen­troiz­quier­da y a no caer en un “triun­fa­lis­mo ab­sur­do”.

El co­me­dor de dia­rio —en la co­ci­na de su ca­sa— es el lu­gar es­co­gi­do por Sebastián Pi­ñe­ra pa­ra ha­cer es­ta en­tre­vis­ta.

Di­ce que hoy es su lu­gar fa­vo­ri­to pa­ra tra­ba­jar y has­ta ahí baja to­das las no­ches cuan­do su mujer, Ce­ci­lia Mo­rel, le pi­de apa­gar la luz pa­ra dor­mir.

“Aquí me sien­to có­mo­do, me gus­ta tra­ba­jar con la ca­mi­sa des­abro­cha­da, sin po­le­ra, sin que na­die me mo­les­te… ¿No es cier­to Mar­ti­ta?”, co­men­ta sa­lu­dan­do ca­ri­ño­sa­men­te a su em­plea­da, quien le pre­pa­ra un té.

“Es­tos son mis úni­cos uten­si­lios de tra­ba­jo”, di­ce mos­tran­do sus lá­pi­ces ro­jo y azul, la re­gla y un block de no­tas.

Fue en es­ta mis­ma me­sa don­de a me­dia­dos de mar­zo, Pi­ñe­ra re­ci­bió el sí de­fi­ni­ti­vo de su fa­mi­lia pa­ra vol­ver a ser can­di­da­to pre­si­den­cial.

“Es­cu­cha­mos a mu­cha gen­te an­tes de to­mar es­ta de­ci­sión, por­que cuan­do de­ja­mos La Mo­ne­da, con­ver­sa­mos con Ce­ci­lia, y nues­tra in­ten­ción era no vol­ver a pos­tu­lar a la pre­si­den­cia. Pe­ro en es­tos años, al ver lo que es­ta­ba pa­san­do con nues­tro país, el gra­do de de­te­rio­ro, de es­tan­ca­mien­to, de frus­tra­ción y de me­dio­cri­dad, nos hi­zo re­vi­sar la de­ci­sión. En Chi­le hoy te­ne­mos un muy mal go­bierno, pe­ro un gran país y que­re­mos re­em­pla­zar es­te mal go­bierno y re­cu­pe­rar es­te gran país”.

Pi­ñe­ra tie­ne cla­ra su es­tra­te­gia. A di­fe­ren­cia de su cam­pa­ña an­te­rior, don­de bus­có el cen­tro y al elec­to­ra­do de la Con­cer­ta­ción dis­con­for­me, aho­ra sa­be que los vo­tos de la de­re­cha le son su­fi­cien­tes pa­ra ga­nar. Por ello, su men­sa­je apun­ta a po­la­ri­zar la elec­ción.

“En no­viem­bre Chi­le va a en­fren­tar una encrucijada y de­be­rá ele­gir en­tre dos ca­mi­nos: uno el que re­pre­sen­ta la Nue­va Ma­yo­ría o even­tual­men­te el Fren­te Am­plio que, a mi jui­cio, es el equi­vo­ca­do, es más de lo mis­mo, sig­ni­fi­ca pro­fun­di­zar el es­tan­ca­mien­to, la frus­tra­ción y con­ti­nuar con un país que no cre­ce, que no crea tra­ba­jos, que no me­jo­ra los sa­la­rios y que no en­fren­ta con vo­lun­tad la de­lin­cuen­cia. El otro ca­mino lo re­pre­sen­ta­mos no­so­tros y sig­ni­fi­ca re­cu­pe­rar el li­de­raz­go y el di­na­mis­mo de Chi­le y vol­ver a cre­cer con fuer­za, crear bue­nos em­pleos, en­fren­tar la de­lin­cuen­cia, me­jo­rar las pen­sio­nes, in­te­grar a la gran cla­se me­dia y a los adul­tos ma­yo­res...”.

—Si es­tán cla­ros los dos ca­mi­nos, por qué la gen­te no es­tá mo­ti­va­da con es­ta elec­ción y los ana­lis­tas pro­nos­ti­can una gran abs­ten­ción.

—En Chi­le, des­de el Ple­bis­ci­to de 1988, cuan­do se lo­gró la más al­ta par­ti­ci­pa­ción, és­ta ha ve­ni­do ca­yen­do. Es un fe­nó­meno per­ma­nen­te que no nos pue­de de­jar in­di­fe­ren­tes. Pien­so que ya he­mos to­ca­do el pun­to más ba­jo y es­pe­ro que en es­ta elec­ción vo­ten más chi­le­nos y chi­le­nas que en la úl­ti­ma. Hoy exis­te mu­cho des­con­ten­to.

—¿Le cos­tó con­ven­cer a su señora pa­ra vol­ver a ser can­di­da­to?

—La po­lí­ti­ca se ha pues­to muy du­ra, ás­pe­ra, agria, mu­chas des­ca­li­fi­ca­cio­nes, men­ti­ras y, des­de ese pun­to de vis­ta, cuan­do acep­tas una can­di­da­tu­ra, no só­lo se in­vo­lu­cra uno, sino que to­da la fa­mi­lia. Pe­ro tam­bién sen­tía­mos que mi­llo­nes de per­so­nas te­nían pues­tas en no­so­tros sus es­pe­ran­zas de una vi­da me­jor, to­ma­mos la de­ci­sión de ir a la elec­ción y mi mujer me ha apo­ya­do con un ca­ri­ño y una ter­nu­ra que apre­cio y agra­dez­co. El apo­yo y leal­tad de Ce­ci­lia es ad­mi­ra­ble.

—¿Es ver­dad que sus hi­jos no que­rían que vol­vie­ra a ser can­di­da­to pre­si­den­cial?

—Sí, es cier­to, en ver­dad, ellos ha­cían no­tar que la po­lí­ti­ca ya no era co­mo an­tes.

—La po­lí­ti­ca siem­pre ha si­do du­ra.

—Sí, pe­ro cuan­do re­cu­pe­ra­mos la de­mo­cra­cia, la po­lí­ti­ca te­nía un sen­ti­do de no­ble­za, de gran­de­za, de mi­sión, de res­pon­sa­bi­li­dad. Eso se ha ido per­dien­do y te­ne­mos que re­cu­pe­rar­lo. Si to­do el mun­do pien­sa —y re­pi­te— que la po­lí­ti­ca y los po­lí­ti­cos es al­go ma­lo, que no va­le la pe­na, que son pu­ros in­com­pe­ten­tes y co­rrup­tos, va­mos a ter­mi­nar con una ma­la po­lí­ti­ca. ¿Quién va a que­rer per­te­ne­cer a ese club? Los que no tie­nen nin­gu­na otra op­ción, los que se sien­ten có­mo­dos con esa de­fi­ni­ción.

—Pe­ro no es­tá ca­pi­ta­li­zan­do aquel ma­les­tar por­que ha­ce ra­to que se man­tie­ne en torno al 25% de apo­yo en las en­cues­tas.

—Te­ne­mos un 26% de apo­yo, pe­ro hay un 40% que con­tes­ta que no sa­be y no res­pon­de. Si us­ted lle­va esa ci­fra a ba­se 100 es­ta­mos por so­bre el 40% y muy por en­ci­ma del res­to de los con­ten­do­res. No es­ta­mos es­tan­ca­dos, es­ta­mos li­de­ran­do es­ta com­pe­ten­cia y to­da­vía nos que­da un lar­go ca­mino por re­co­rrer, no só­lo pa­ra ga­nar las elec­cio­nes, lo más di­fí­cil vie­ne des­pués que es go­ber­nar bien a nues­tro país.

—Mu­chos lo acu­san de ha­ber­se acer­ca­do a la de­re­cha más du­ra, a la UDI de Jac­que­li­ne van Rys­sel­berg­he...

—Unos me di­cen que es­toy muy frío, otros que es­toy muy ca­lien­te, unos que es­toy muy al nor­te, otros muy al sur... Es par­te de la po­lí­ti­ca. He si­do muy con­se­cuen­te con va­lo­res y prin­ci­pios bá­si­cos: de­mo­cra­cia, li­ber­tad, de­re­chos hu­ma­nos, jus­ti­cia so­cial, el pro­gre­so y la to­le­ran­cia.

—En Me­ga di­jo que es­ta­ría dis­pues­to a ana­li­zar el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual.

—Soy una per­so­na to­le­ran­te, res­pe­to to­do ti­po de amo­res y de fa­mi­lias. La di­ver­si­dad es un va­lor y si soy pre­si­den­te no dis­cri­mi­na­re­mos a na­die por su re­li­gión, su et­nia, su gé­ne­ro o sus pre­fe­ren­cias. El te­ma del ma­tri­mo­nio re­quie­re más ar­gu­men­ta­ción, por­que la ins­ti­tu­ción ac­tual del ma­tri­mo­nio es en­tre un hom­bre y una mujer, por eso crea­mos el acuer­do de vi­da en pa­re­ja pa­ra dar­le pro­tec­ción y dig­ni­dad a otro ti­po de re­la­cio­nes. En mu­chos paí­ses del mun­do, co­mo Fran­cia, exis­te es­ta do­ble ins­ti­tu­cio­na­li­dad.

—De lle­gar a La Mo­ne­da, ¿có­mo en­fren­ta­rá la po­la­ri­za­ción que exis­te hoy en el país?

—Ten­go fe y con­fian­za en los chi­le­nos y op­ti­mis­mo y es­pe­ran­za en nues­tro fu­tu­ro. Te­ne­mos una fir­me con­vic­ción de que con bue­nas po­lí­ti­cas pú­bli­cas va­mos a po­ner a Chi­le nue­va­men­te en mar­cha. Ade­más, La Mo­ne­da fue una tre­men­da es­cue­la y hoy soy una per­so­na que va­lo­ra mu­cho más el diá­lo­go y los acuer­dos. Si soy elec­to, ha­ré un gran es­fuer­zo pa­ra ser un go­ber­nan­te de uni­dad. Sal­va­dor Allen­de di­jo “no soy pre­si­den­te de to­dos los chie­nos”. Un pre­si­den­te siem­pre es de to­dos los chi­le­nos.

Des­de que de­ci­dió ser can­di­da­to, Sebastián Pi­ñe­ra no ha te­ni­do que en­fren­tar­se a los can­di­da­tos de su sec­tor (Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón y Fe­li­pe Kast) ni a los de la cen­troiz­quier­da. Sus ne­go­cios, su pa­tri­mo­nio, su fi­dei­co­mi­so son los te­mas con los que dia­ria­men­te de­be li­diar.

—Ci­per Chi­le pu­bli­có un reportaje so­bre nue­vas so­cie­da­des fi­nan­cie­ras su­yas cons­ti­tui­das con sus hi­jos y nie­tos, cuan­do ellos eran me­no­res de edad.

—En los años ’80, cuan­do partí en el mun­do em­pre­sa­rial, yo constituí una so­cie­dad con mi mujer y mis hi­jos. Efec­ti­va­men­te en al­gu­nos ca­sos he­mos ex­ten­di­do las so­cie­da­des a los nie­tos, lo que es una ac­ción o un con­cep­to que es per­fec­ta­men­te le­gí­ti­mo, le­gal y sano.

—Pe­ro el te­ma de fon­do es que es­te ti­po de in­for­ma­cio­nes no de­jan de apa­re­cer...

—En el te­ma de fon­do, yo le pue­do ase­gu­rar que si hu­bie­ra que­ri­do o qui­sie­ra de­di­car­me a de­fen­der mis le­gí­ti­mos in­tere­ses per­so­na­les o fa­mi­lia­res nun­ca ha­bría si­do se­na­dor, nun­ca hu­bie­ra si­do pre­si­den­te y hoy no se­ría can­di­da­to. La úni­ca ra­zón por la que fui pre­si­den­te y quie­ro vol­ver a ser­lo es por­que sien­to que te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de po­ner a Chi­le en mar­cha otra vez.

—Es­tas in­for­ma­cio­nes vuel­ven a po­ner en du­da la ver­da­de­ra se­pa­ra­ción de su pa­tri­mo­nio per­so­nal, al de su es­po­sa y al de sus hi­jos que con­ti­núan li­ga­dos a sus em­pre­sas...

—Es­to lo he ex­pli­ca­do un millón de ve­ces. En es­ta opor­tu­ni­dad, yo y mi mujer se­pa­ra­mos agua con mis hi­jos y nos sa­li­mos de la so­cie­dad que te­nía­mos con ellos. Siem­pre he­mos cum­pli­do con la le­tra y el es­pí­ri­tu de la ley de bue­na fe. En 2009 no exis­tía ley y, a pe­sar de ello, yo me des­li­gué de la ges­tión y ad­mi­nis­tra­ción de mis em­pre­sas en abril de 2009, un año an­tes de ser pre­si­den­te. Cons­ti­tui­mos fi­dei­co­mi­so cie­go pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción de to­das las ac­cio­nes de so­cie­da­des anó­ni­mas chi­le­nas y ven­dí una se­rie de em­pre­sas co­mo Lan, Clí­ni­ca Las Con­des, Chi­le­vi­sión... Es­te año de­ci­di­mos ir más allá de la ley y de­ta­llé con ma­yor ri­gu­ro­si­dad lo que la ley exi­ge de mis in­tere­ses y mi pa­tri­mo­nio. Adi­cio­nal­men­te, yo y mi mujer hi­ci­mos fi­dei­co­mi­so cie­go en to­das las so­cie­da­des en Chi­le y en el ex­tran­je­ro. Y mis hi­jos, que son in­de­pen­dien­tes, en to­das las ac­cio­nes en so­cie­da­des anó­ni­mas en Chi­le.

—¿Ya no exis­ten en su po­der em­pre­sas que ten­ga que ven­der co­mo en 2009?

—No, por­que las más em­ble­má­ti­cas ya fue­ron ven­di­das y mis in­ver­sio­nes hoy es­tán mu­cho más di­ver­si­fi­ca­das. Ade­más, de acuer­do a la nue­va ley, cuan­do uno en­tre­ga ac­cio­nes a un fi­dei­co­mi­sa­rio que va a ad­mi­nis­trar ese pa­tri­mo­nio, él tie­ne la obli­ga­ción de ven­der esas ac­cio­nes y des­pués de ello, in­ver­tir li­bre­men­te. Eso ge­ne­ra un efec­to tri­bu­ta­rio muy sig­ni­fi­ca­ti­vo que es par­te de las obli­ga­cio­nes que de­bo asu­mir.

—¿In­flu­ye­ron las acu­sa­cio­nes con­tra su hi­jo (Exal­mar) en la de­ci­sión de que­rer vol­ver a La Mo­ne­da?

— Sin du­da que sí, por­que en es­ta cam­pa­ña los ata­ques ya no se li­mi­tan al can­di­da­to, sino que hay al­gu­nos que se han es­pe­cia­li­za­do en ata­car a la fa­mi­lia, a los hi­jos y a to­do lo que es­té

“EN LOS AÑOS ’80, CUAN­DO PARTÍ EN EL MUN­DO EM­PRE­SA­RIAL, CONSTITUÍ UNA SO­CIE­DAD CON MI MUJER Y MIS HI­JOS Y, EN AL­GU­NOS CA­SOS, LAS HE­MOS EX­TEN­DI­DO A LOS NIE­TOS, LO QUE ES LE­GÍ­TI­MO, LE­GAL Y SANO”. “El apo­yo y leal­tad de Ce­ci­lia es ad­mi­ra­ble”

al­re­de­dor de uno. Y eso due­le mu­cho. Pe­ro esos ata­ques no nos quie­bran y no nos de­bi­li­tan. Al re­vés, han ge­ne­ra­do el efec­to con­tra­rio y nos han da­do más fuer­za y ma­yor vo­lun­tad pa­ra en­fren­tar es­ta elec­ción, por­que mu­chos de esos ata­ques son sin nin­gún fun­da­men­to, sin nin­gún an­te­ce­den­te y mu­chos de ellos son mi­se­ra­bles.

—Hoy exis­te un cier­to de­rro­tis­mo en la cen­troiz­quier­da, ¿ello lo fa­vo­re­ce o des­fa­vo­re­ce?

—Pre­fie­ro no ha­blar de un even­tual de­rro­tis­mo en la Nue­va Ma­yo­ría, lo que sí, no­so­tros no de­be­mos caer ba­jo nin­gún pun­to de vis­ta en el triun­fa­lis­mo. Es­ta elec­ción no es­tá ga­na­da. Por eso, lla­mo a to­dos nues­tros par­ti­da­rios, sim­pa­ti­zan­tes y ad­he­ren­tes a no ba­jar los bra­zos y a no caer en un triun­fa­lis­mo ab­sur­do, por­que al fin y al ca­bo creo que es­ta se­rá una elec­ción es­tre­cha y te­ne­mos que sa­lir a con­quis­tar co­ra­zo­nes y vo­lun­ta­des no só­lo pa­ra ga­nar las elec­cio­nes sino que pa­ra te­ner el apo­yo ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer un buen go­bierno.

—De ga­nar las pri­ma­rias, ¿con quién cree que se en­fren­ta­rá en una pri­me­ra vuel­ta pre­si­den­cial?

—Ha­ce un mes le hu­bie­ra res­pon­di­do in­me­dia­ta­men­te Alejandro Gui­llier, pe­ro hoy es po­si­ble que ten­ga al­gu­na op­ción el Fren­te Am­plio.

—¿Cuá­les se­rán sus tres prio­ri­da­des si lle­ga a La Mo­ne­da?

—Mi ob­je­ti­vo es que Chi­le lo­gre si­tuar­se en­tre los 30 paí­ses con ma­yor de­sa­rro­llo hu­mano del mun­do. Nues­tro pro­gra­ma se ba­sa en cua­tro prin­ci­pios que va­mos a pro­mo­ver con fuer­za: li­ber­tad, jus­ti­cia, pro­gre­so y so­li­da­ri­dad. Y tie­ne seis prio­ri­da­des: com­ba­tir la de­lin­cuen­cia y el nar­co­trá­fi­co, re­cu­pe­rar el di­na­mis­mo y li­de­raz­go de la eco­no­mía, en­fren­tar la gra­ve cri­sis de la sa­lud, me­jo­rar de ver­dad la ca­li­dad de la edu­ca­ción; las pen­sio­nes y me­di­das a fa­vor de la cla­se me­dia.

—¿Po­dría ade­lan­tar al­gu­na me­di­da más pun­tual?

—Voy a ha­cer una pro­fun­da re­for­ma a nues­tras po­li­cías: cam­bios ope­ra­ti­vos en Ca­ra­bi­ne­ros y la PDI.

Es mo­men­to de to­mar las fo­tos y el si­len­cio de su am­plio jar­dín se ve in­te­rrum­pi­do por mar­ti­lleos y rui­dos de má­qui­nas de una cons­truc­ción de edi­fi­cios jus­to al la­do de su ca­sa en el ba­rrio San Da­mián, en Las Con­des.

Por el cés­ped se pa­sea con di­fi­cul­tad Ta­tán, un pe­rro al que en­con­tró mo­ri­bun­do en la ca­rre­te­ra, tras ser atro­pe­lla­do en enero en Pe­ra­li­llo, cuan­do los in­cen­dios fo­res­ta­les arra­sa­ban con to­do en la zo­na.

“Le ha to­ca­do du­ra la vi­da al po­bre Ta­tán...”, co­men­ta Pi­ñe­ra aca­ri­cian­do a su pe­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.