LA AD­VER­TEN­CIA DE XI­ME­NA RIN­CÓN

EN SU PRI­ME­RA EN­TRE­VIS­TA PO­LÍ­TI­CA DES­PUÉS DE 6 ME­SES, LA EX PRE­CAN­DI­DA­TA DE LA DC Y HOY EN CAM­PA­ÑA PA­RA VOL­VER AL MAULE, ANA­LI­ZA LA OP­CIÓN PRE­SI­DEN­CIAL DE CA­RO­LI­NA GOIC; DI­CE QUE SUS CAM­BIOS DE POS­TU­RA TIE­NEN QUE VER CON VO­CES OPUES­TAS DEN­TRO DEL PAR­TI­DO,

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Len­ka Car­va­llo Fo­tos Die­go Ber­na­les

“Al­gu­nos en la DC quie­ren rom­per a la Nue­va Ma­yo­ría”, di­ce la ex mi­nis­tra en su pri­me­ra en­tre­vis­ta tras 6 me­ses de si­len­cio, des­de que de­ja­ra su rol en el go­bierno.

Llue­ve to­rren­cial­men­te en San­tia­go; Xi­me­na Rin­cón abre su pa­ra­guas y mi­ra el cie­lo arre­mo­li­na­do, car­ga­do de nu­bes ne­gras, co­mo las que arre­cian aho­ra so­bre la Nue­va Ma­yo­ría (NM). Des­pués de seis me­ses le­jos del go­bierno y de la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca —re­nun­ció el 16 de no­viem­bre por dis­cre­pan­cias con el ti­tu­lar de Ha­cien­da, Ro­dri­go Val­dés—, quien fue­ra una de las mi­nis­tras más cer­ca­nas a Ba­che­let, ex pre­can­di­da­ta pre­si­den­cial y una de las car­tas más po­ten­tes den­tro de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, guar­dó es­tric­to si­len­cio y des­apa­re­ció del ma­pa. No só­lo fue el fin de un ci­clo po­lí­ti­co. Su re­la­ción con el em­pre­sa­rio Jorge Ro­sen­blut tam­bién ter­mi­nó, y li­be­ra­da ya de com­pro­mi­sos afec­ti­vos y la­bo­ra­les, sin po­der en­con­trar tra­ba­jo por­que, ex­pli­ca, ser una per­so­na po­lí­ti­ca­men­te ex­pues­ta le di­fi­cul­tó las co­sas, a co­mien­zos de año par­tió a Su­dá­fri­ca —o South Afri­ca, co­mo pro­nun­cia per­fec­ta­men­te— a es­tu­diar in­glés por dos me­ses.

De vuel­ta de­ci­dió acep­tar una can­di­da­tu­ra por el Maule y así re­cu­pe­rar el cu­po se­na­to­rial que de­jó en 2014, ta­rea en la que hoy se en­cuen­tra en ple­na cam­pa­ña. Ade­más, fue por pri­me­ra vez abue­la de una pe­que­ña que pre­sen­ta, aho­ra en sus bra­zos, co­mo Ja­cin­ta. “Di­me si no es pre­cio­sa”, di­ce mi­ran­do a la gua­gua na­ci­da ha­ce tan só­lo dos se­ma­nas.

En es­te re­torno —y en es­ta, su pri­me­ra en­tre­vis­ta po­lí­ti­ca—, Xi­me­na Rin­cón ve el es­ce­na­rio ac­tual con preo­cu­pa­ción y no du­da en de­jar cla­ras sus in­quie­tu­des, en es­pe­cial res­pec­to de la can­di­da­tu­ra de Ca­ro­li­na Goic y el fu­tu­ro de la NM don­de, re­co­no­ce, hay li­de­raz­gos den­tro de su par­ti­do que pre­ten­den aca­bar con la coa­li­ción.

“La DC es­tá atra­ve­san­do un mo­men­to muy par­ti­cu­lar. Efec­ti­va­men­te es­ta­mos en un pe­río­do de de­fi­ni­cio­nes y no es nin­gún se­cre­to que in­ter­na­men­te exis­ten mi­ra­das opues­tas que se

Rplas­man a tra­vés de las de­ci­sio­nes que ha to­ma­do Ca­ro­li­na Goic; pri­me­ro, di­jo que no pre­ten­día ser can­di­da­ta pre­si­den­cial y des­pués que sí; ini­cial­men­te tu­vo una pos­tu­ra en la que es­ta­ba por pri­ma­rias y dos se­ma­nas des­pués anun­ció que iría en pri­me­ra vuel­ta. Esas dos ex­pre­sio­nes ver­ba­li­za­das por ella re­pre­sen­tan las dis­tin­tas vo­ces den­tro del par­ti­do; pe­ro se­guir ana­li­zan­do ya no tie­ne mu­cho sen­ti­do por­que la de­ci­sión es­tá to­ma­da. Aun­que ésa no sea mi mi­ra­da...”. —¿Es­ta­ba por pri­ma­rias?

—Veía tal con­vic­ción en Ca­ro­li­na y en quie­nes ha­bían le­van­ta­do y ar­ti­cu­la­do su can­di­da­tu­ra de que ga­na­ría la pri­me­ra vuel­ta, que con ma­yor ra­zón po­día triun­far en pri­ma­rias. Nun­ca me ha que­da­do muy cla­ro cuál fue el ar­gu­men­to pa­ra ha­ber desis­ti­do...

Tras una pau­sa, ella mis­ma bus­ca una res­pues­ta:

—Es­to de que no, es que nos han tra­ta­do mal, es que nos he­mos des­per­fi­la­do, no es una idea que com­par­ta, más bien se tra­ta de las dis­tin­tas mi­ra­das que exis­ten den­tro del par­ti­do y eso ha he­cho que la ciu­da­da­nía no ten­ga muy cla­ro quié­nes so­mos ni pa­ra dón­de va­mos. E in­sis­to: eso no tie­ne que ver con nues­tros alia­dos de la Nue­va Ma­yo­ría sino que con no­so­tros mis­mos. Agre­ga:

—Es evi­den­te que es­ta­mos en una dis­yun­ti­va te­rri­ble res­pec­to de qué va a pa­sar con los pac­tos par­la­men­ta­rios y esa de­fi­ni­ción pro­ba­ble­men­te sig­ni­fi­que que ter­mi­ne­mos so­los, con una lis­ta apar­te... No me pa­re­ce que sea bueno; pe­ro es la de­ci­sión que se to­mó y hay que ir ha­cia ade­lan­te. —Aun­que era un he­cho que con es­ta de­ci­sión se rom­pe­ría a la NM.

—Es lo que han di­cho al­gu­nos de los li­de­raz­gos de la DC y pro­ba­ble­men­te eso sea lo que bus­can, no lo que yo quie­ro... Es­tas pos­tu­ras de quie­bres, rup­tu­ras, nun­ca han si­do bue­nas. No ayu­dan a cons­truir. —Y en­ton­ces es­ta de­ter­mi­na­ción tan du­ra de la DC ha si­do a sa­bien­das de que se ter­mi­na­rá con la NM… —In­sis­to: no es de la DC, son al­gu­nos de sus lí­de­res... —¿En­ca­be­za­dos por la pre­si­den­ta de su par­ti­do?

—Nun­ca le he es­cu­cha­do de­cir que quie­ra rom­per a la NM, pe­ro sí se lo he oí­do a otros di­ri­gen­tes, o sea, ni si­quie­ra son di­ri­gen­tes, por­que no tie­nen rol aun­que cuen­tan con tri­bu­na... —¿Se re­fie­re a Ig­na­cio Wal­ker, a Gu­ten­ber Martínez?

— Son co­no­ci­dos por to­dos, no hay pa­ra qué dar nom­bres. —¿Y cuál cree us­ted que se­ría su pro­pó­si­to, por qué que­rrían el fin de la NM?

—Por­que nun­ca se han sen­ti­do có­mo­dos en ella... —¿Cuál se­ría la ra­zón?

—Es re­dun­dan­te me­ter­se en es­te te­ma; no apor­ta al áni­mo po­si­ti­vo que aho­ra ne­ce­si­ta el par­ti­do (y da por ce­rra­do el asun­to sin ga­nas de echar­le más le­ña al fue­go). —Aho­ra al­gu­nos ha­blan de Goic co­mo la he­re­de­ra de La­gos...

—Creo que hoy no hay nin­gún li­de­raz­go que se im­pon­ga de la cen­tro-iz­quier­da, es­tá to­do bas­tan­te des­per­di­ga­do y la ciu­da­da­nía, las per­so­nas, los mis­mos téc­ni­cos o po­lí­ti­cos de los par­ti­dos es­tán bus­can­do quién pue­da re­pre­sen­tar­los y re­co­ger sus in­quie­tu­des; en esa bús­que­da una al­ter­na­ti­va pue­de ser Ca­ro­li­na. —Eu­ge­nio Ti­ro­ni plan­teó en una re­cien­te en­tre­vis­ta que a tra­vés de la can­di­da­tu­ra de Goic im­pe­ra en la DC la te­sis de “per­der pa­ra ga­nar”, lo que ha­bría “re­vi­ta­li­za­do a las ba­ses y en­no­ble­ci­do a la ac­ti­vi­dad”.

—En la ba­se mi­li­tan­te hay una ne­ce­si­dad de en­con­trar un li­de­raz­go que los iden­ti­fi­que pe­ro en la ciu­da­da­nía hay mu­cha mo­les­tia con es­ta DC que rom­pe y no es ca­paz de su­mar vo­lun­ta­des pa­ra im­pe­dir que ga­ne la de­re­cha. —El pro­pio Ti­ro­ni se hi­zo eco de los ru­mo­res de que Goic po­dría ba­jar­se en agos­to. ¿Los ha oí­do?

—No... Ca­ro­li­na ha em­pe­ña­do su pa­la­bra y si se baja no se­ría una bue­na se­ñal. Ella es la pre­si­den­ta del par­ti­do, así que tam­po­co veo tan sen­ci­llo que la ba­jen. —¿Le pa­re­ce ade­cua­do el des­gas­te po­lí­ti­co de ir en pri­me­ra vuel­ta con Goic pa­ra una can­di­da­tu­ra que no se des­pe­ga del 3%? —Lo que no me pa­re­ce ade­cua­do es que los lí­de­res de la NM, to­dos, no se den cuen­ta de que

“CA­RO­LI­NA GOIC SE HA EQUI­VO­CA­DO AL JUZ­GAR A MI HER­MANO; A LO ME­JOR ES­TÁ MAL ASESORADA, SU­PON­GO QUE NO HA TE­NI­DO TIEM­PO PA­RA LEER LOS EX­PE­DIEN­TES, CO­SA QUE SÍ HE HE­CHO YO Y LOS MIEM­BROS DEL TRI­BU­NAL SU­PRE­MO DE LA DC”.

lo que es­tán pro­yec­tan­do es un ‘des­pe­lo­te’ que va a te­ner re­per­cu­sio­nes en la elec­ción pre­si­den­cial y par­la­men­ta­ria. Es co­sa de leer la pren­sa, to­dos los días hay al­guno apor­tan­do a es­te des­or­den. —Con es­ta crí­ti­ca fi­gu­ra, ¿le in­quie­ta el fu­tu­ro po­lí­ti­co de la NM?

—Siem­pre les di­go a mis hi­jos: son ma­yo­res de edad, por lo tan­to, son li­bres de ha­cer lo que es­ti­men, pe­ro las con­se­cuen­cias de sus ac­tos son su­yas y tie­nen que asi­mi­lar­las. Y creo que ese dis­cur­so es tre­men­da­men­te per­ti­nen­te aho­ra. Es­ta­mos ha­blan­do de di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos que no na­cie­ron ayer, que no lle­ga­ron re­cién a la po­lí­ti­ca y los ac­tos tie­nen con­se­cuen­cias.

A pe­sar de su vi­sión crí­ti­ca, la can­di­da­ta por el Maule di­ce que se­rá fiel a la de­ci­sión del par­ti­do y que vo­ta­rá por Goic y la apo­ya­rá pe­se a que la de­ci­sión la gol­pea des­de su flan­co in­terno: la pre­si­den­ta del par­ti­do li­de­ró ha­ce un mes la ini­cia­ti­va de no ava­lar la re­pos­tu­la­ción al Par­la­men­to de Ri­car­do Rin­cón —her­mano de Xi­me­na— por un ca­so de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar ocu­rri­do en 2002.

“Lo ha­blé con ella —re­co­no­ce por pri­me­ra vez que tu­vie­ron una con­ver­sa­ción pri­va­da—. Lo que hay es un vo­to po­lí­ti­co res­pec­to de un te­ma par­ti­cu­lar que es la no vio­len­cia con­tra las mu­je­res —que sus­cri­bo ab­so­lu­ta­men­te—, y otra co­sa es la si­tua­ción de Ri­car­do, quien ha si­do ab­suel­to no só­lo por la jus­ti­cia ci­vil y cri­mi­nal, sino que tam­bién por el Tri­bu­nal Su­pre­mo de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na. Aquí se ha pro­yec­ta­do una ima­gen inade­cua­da. Cuan­do el he­cho es fal­so uno tie­ne que ser ca­paz de se­ña­lar­lo. —No fue lo que trans­mi­tió la pre­si­den­ta del par­ti­do, quien in­clu­so re­co­no­ció que, de ser por ella, “ha­bría ex­pul­sa­do a Ri­car­do Rin­cón”.

—Se ha equi­vo­ca­do; a lo me­jor es­tá mal asesorada, su­pon­go que no ha te­ni­do tiem­po pa­ra leer los ex­pe­dien­tes, co­sa que sí he he­cho yo y los miem­bros del TS. —Su her­mano di­jo que se tra­ta­ba de un in­ten­to de afec­tar­la a us­ted, de en­su­ciar su nom­bre y su ima­gen co­mo can­di­da­ta a se­na­do­ra por el Maule y carta fuer­te de la DC.

—Me lo han di­cho tam­bién va­rios ami­gos y ase­so­res; de ser cier­to se­ría la­men­ta­ble...; no quie­ro ni pen­sar­lo.

La abo­ga­da es­tá acos­tum­bra­da a las tur­bu­len­cias. Su sa­li­da del go­bierno fue una más y

ase­gu­ra que en su de­ci­sión de de­jar el Mi­nis­te­rio del Tra­ba­jo no hay ren­co­res ni trau­mas. “Fue tran­qui­la, muy con­ver­sa­da con la Pre­si­den­ta. De do­lor na­da”. —Re­nun­ció lue­go de una se­rie de des­en­cuen­tros pro­fun­dos con el mi­nis­tro de Ha­cien­da.

—Más que eso, tu­vo ver con có­mo se tra­ba­ja en equi­po y có­mo nos re­la­cio­na­mos en­tre se­res hu­ma­nos. Pun­to. Ya di vuel­ta la ho­ja. —En el ve­rano op­tó por ir­se a es­tu­diar in­glés a Su­dá­fri­ca, ¿por qué tan le­jos ha­bien­do po­di­do es­co­ger EE.UU. o Lon­dres?

—Al sa­lir del go­bierno que­dé sin tra­ba­jo. A lo me­jor es­to no se di­men­sio­na, pe­ro cuan­do en po­lí­ti­ca uno se va de un car­go no re­ci­be in­dem­ni­za­ción ni una súper ju­bi­la­ción ni na­da: te vas co­mo lle­gas­te. Y yo es­ta­ba pa­gan­do —a tra­vés de un cré­di­to con el ban­co— mi deu­da por la cam­pa­ña se­na­to­rial y la ter­mi­né re­cién aho­ra, el 5 de fe­bre­ro, lue­go de 7 años de can­ce­lar un millón y me­dio de pe­sos men­sua­les, lo que no es po­co. Así que una de las ra­zo­nes por las que es­co­gí South

Afri­ca fue eco­nó­mi­ca; Chica­go —que era mi otra op­ción— cos­ta­ba exac­ta­men­te el do­ble.

Qui­so es­tu­diar in­glés pa­ra sal­dar una deu­da que te­nía con ella mis­ma: a los 16 años te­nía to­do lis­to pa­ra par­tir de in­ter­cam­bio a Es­ta­dos Uni­dos a tra­vés del sis­te­ma Ame­ri­can Free Ser­vi­ce pe­ro a úl­ti­mo mi­nu­to sus pa­dres se arre­pin­tie­ron. “Siem­pre fue un te­ma. Mi pa­pá mu­rió ha­ce dos años y siem­pre nos di­jo: “la úni­ca he­ren­cia que les voy a de­jar es la edu­ca­ción”. Al mo­rir nos de­jó al­gún di­ne­ro, no fue una for­tu­na pe­ro pen­sé: aquí hay que in­ver­tir­la y partí”. —De­jó afec­tos, fa­mi­lia, a su hi­ja que es­ta­ba em­ba­ra­za­da…

—Pe­ro to­do se cal­cu­ló pa­ra vol­ver con tiem­po su­fi­cien­te; pien­sa que mi nie­ta na­ció ha­ce ca­si dos se­ma­nas y yo vol­ví a fi­nes de mar­zo. Con mi fa­mi­lia ha­blá­ba­mos to­dos los días por Fa­ce­book, What­sapp. Ade­más, ne­ce­si­ta­ba des­co­nec­tar­me un ra­to y re­fle­xio­nar so­bre có­mo se ve­nía mi vi­da pa­ra ade­lan­te. —De­jó a su pa­re­ja tam­bién.

—Eso se ce­rró ha­ce mu­chos me­ses; aho­ra es­toy so­la, tran­qui­la, es­pe­ran­do a ver si apa­re­ce el prín­ci­pe azul. Hoy mi prio­ri­dad son mis ni­ños y mi nie­ta.

NUN­CA LE HE ES­CU­CHA­DO (A GOIC) DE­CIR QUE QUIE­RA ROM­PER A LA NUE­VA MA­YO­RÍA; SÍ SE LO HE OÍ­DO A OTROS QUE NO SON DI­RI­GEN­TES PE­RO QUE CUEN­TAN CON TRI­BU­NA...”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.